La crónica novela del acuerdo entre el Gobierno de Mendoza y el Banco Nación, por la deuda de la provincia con la entidad, podría decirse que llegó a un fin de temporada. Es que luego de trajinar y negociar por 9 meses, y pagar cuotas de unos $300 millones mensuales, finalmente este miércoles se firmó el convenio que permite que la provincia pueda renegociar su deuda y le da 5 años para pagar con 6 meses de gracia.

La deuda de la provincia con la entidad que es su agente financiero ronda los $12.000 millones. Eso es parte de lo que tomó el ex gobernador Francisco Pérez en el 2015 y que el ex gobernador Alfredo Cornejo refinanció al inicio de su gestión.

Te puede interesar...

El anuncio que el ministro del Interior, Eduardo Wado De Pedro le hiciera al gobernador Rodolfo Suarez, a mediados de septiembre se cumplió y la aplicación del ansiado y dilatado acuerdo, que consiguió el aval del Ministerio de Economía y del Banco Central, se firmó entre un enviado del Banco Nación y autoridades de Hacienda de la provincia.

La firma formal le da un respiro a las arcas provinciales que desde octubre y por 6 meses dejará de ver cómo se esfumaban cuotas que con los intereses superaban los $300 millones.

En total, en este difícil 2020 cuando hubo que hacer frente a numerosos gastos de pandemia, Hacienda debió pagar $2.364 millones para saldar esta deuda, cuya renegociación ya estaba pactada.

Ahora restará ver si la otra parte de la promesa del ministro De Pedro se cumple: al anunciar la vigencia de este acuerdo, él aseguró que lo que se le había descontado a la provincia para pagar esta deuda con el Banco Nación, es decir esos $2.364 millones, se compensaría en créditos del Fondo Fiduciario para las provincias.

Con la firma de este acuerdo, en 6 meses más las autoridades del Ministerio de Hacienda y del Banco Nación podrían volverse a sentar a una mesa y plantear si la entidad sigue o no siendo el ente financiero de la provincia, ya que ese convenio se vence en el 2021.