Desde el ministerio de Turismo que encabeza Mariana Juri dicen haber hecho todos los deberes a rajatabla para que la Nación avance con la reapertura del aeropuerto El Plumerillo. Presentaron los protocolos y los modificaron 5 veces hasta la última versión que enviaron hace 10 días. Por eso creen que es inminente la habilitación del aeropuerto como corredor aéreo seguro, en principio para que puedan volver repatriados. Si bien la fecha clave era este lunes 6 de septiembre, esa reapertura no se publicó en el Boletín Oficial.

Desde la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) ya adelantaron a las empresas de las líneas aéreas que la reapertura del aeropuerto mendocino se dará en los próximos días, pero saben que habrá que esperar para el retorno de los vuelos internacionales para turistas.

Seguir leyendo

Lo cierto es que esta reapertura de El Plumerillo será para los repatriados que hasta ahora sólo ingresan por el aeropuerto de Ezeiza. En las intenciones del Gobierno es que se amplíe ese cupo de repatriados de 1.700 a 2.300, tal como estipulaba la decisión administrativa 793/2021, del 6 de agosto pasado.

Esos repatriados deberán contar con un PCR negativo emitido del país de origen del que salgan, deberán hacer en estas tierras un nuevo PCR que deberá dar negativo y cumplir luego con una cuarentena de 7 días en el domicilio que declaren a las autoridades. Después de cumplidos esos días también tendrán que hacerse un nuevo testeo en un efector público.

Pero además, el Gobierno de Suarez mantiene intactas las expectativas de que puedan volver los vuelos internacionales para turistas, pensando fundamentalmente en el ingreso de chilenos y brasileros, que apuntalan a la economía local, aunque tienen ciertos reparos a algunas condiciones con las que podría insistir la Nación.

Sucede que desde Nación insisten en que los turistas que ingresen deban contar con el esquema completo de vacunación, un PCR negativo y que además cumplan con una cuarentena, como lo hacen los repatriados.

"No tiene sentido que se les exija a los turistas que hagan cuarentena porque eso destruiría la intención de venir a disfrutar de Mendoza, y nos destruiría como destino turístico. En el caso del repatriado es lógico, porque esa persona viene a su domicilio y guarda ahí la cuarentena, pero al turista no se le puede pedir que haga una cuarentena en un hotel porque eso desalienta a cualquiera", plantean desde Turismo.