Diario Uno > Política > Malargüe

Malargüe: el intendente Ojeda le pidió la renuncia a todo su gabinete

Con el objetivo de achicar el gasto el intendente de Malargüe, Juan Manuel Ojeda, pidió la renuncia a todos los integrantes de su gabinete

Aunque la idea ya la había expresado y la tenía en mente, sorpresivamente Juan Manuel Ojeda, intendente de Malargüe, se anticipó y lo que se especulaba que iba a suceder en un tiempo no tan cercano pasó en las últimas horas: el jefe comunal les pidió la renuncia a todos los funcionarios de su gabinete. Esto no indica que todos dejarán sus cargos, pero sí habrá una importante reestructuración que implicará fusionar algunas dependencias y con ello achicar el gasto.

Ojeda aún no hizo el anuncio oficial pero se espera que en días más dé a conocer cómo quedará delineado su equipo de trabajo. Los pedidos de renuncia los hizo el propio intendente, en forma verbal, o por mensajes de WhatsApp. Las dimisiones ya comenzaron a ser presentadas y se estima que este miércoles todos lo habrán hecho.

Te puede interesar...

"Oxigenar el equipo y reacomodar piezas", es lo que viene diciendo Ojeda desde diciembre pasado y ahora lo concreta. También ha asegurado que no hay cuestiones internas y que lo que viene será un cambio de roles. Los instados a renunciar son todos los miembros del gabinete que involucran a directores, secretarios y coordinadores. Algunos continuarán en su cargos, de acuerdo con la que decida el intendentes; otros tendrán diferentes funciones; un grupo dejará de desempeñarse en la municipalidad y también están los que retornarán a sus cargos de planta.

Lo que se sabe es que las cuatro secretarías que hay actualmente serán eliminadas: la Secretaría General y de Desarrollo Social: la de Finanzas; la de Ordenamiento Territorial, Obras Públicas y Ambiente y la de Servicios Públicos, Higiene y Revaloración de Espacios Públicos. Están a cargo de María Constanza Segura, Fosé Luis Lopez, Maximiliano Zenobi, y Gabriel Ferrero.

Algunas versiones publicadas por medios malargüinos indican que lo que precipitó a Ojeda a adelantar sus planes de reestructuración fue que en una fiesta clandestina se detectó la participación de dos funcionarios municipales aunque la decisión del intendente ya estaba encamina de mucho antes.