Trabajo en cárceles de Mendoza

Los presos de Almafuerte podrán fabricar paneles de construcción, pintura y uniformes

El titular del Sistema Penitenciario, Eduardo Orellano negocia instalar en los galpones de la cárcel de Cacheuta diversas empresas que empleen a los internos

"Tenemos galpones de 600 metros cuadrados y la necesidad de capacitar y emplear a los internos, y a las empresas les conviene instalarse acá porque se ahorran montar la infraestructura, no pagan servicios ni seguridad y el Estado cubre parte de las cargas sociales de los empleados", explicó Eduardo Orellana, el titular del Servicio Penitenciario, para graficar lo conveniente crear una fuente de empleo para presos en la cárcel de Almafuerte.

Él es quien por estas horas negocia los acuerdos con diversas empresas que podrían instalarse en esos galpones de Cacheuta. Van desde firmas de paneles termoaislantes y estructuras de metal para la construcción, pasando por fábricas de pintura y una empresa de transporte a los que les podrían elaborar los uniformes al personal.

"Estamos en diálogo con Frío Latina, que está interesada en instalarse y formar a los internos, otra empresa de steel frame que son estructuras de metal para construcción en seco y podríamos negociar con Andesmar para confeccionarle sus uniformes en nuestros talleres. Desde el IPV han sugerido a una fábrica de pintura, pero estamos viendo las medidas de seguridad", amplió Orellana.

Faena. Presos de Almafuerte trabajando en un taller textil del penal.
Las empresas se ahorran parte de las cargas patronales, que son absorbidas por el Estado.

Las empresas se ahorran parte de las cargas patronales, que son absorbidas por el Estado.

TE PUEDE INTERESAR: El Gobierno tiene un plan piloto para que los presos trabajen en las cárceles a cambio de un sueldo

El funcionario aclaró que en los acuerdos a los que le da forma queda claro que la empresa que emplee a los internos les pagará el 50% de los ingresos y que del 50% restante, que son las cargas sociales y las obligaciones que deben cubrir los presos se hará cargo el Estado.

Así funciona en la actualidad con los 3.547 internos que ya están empleados en los 107 talleres que funcionan en el penal de San Felipe, en Boulogne Sur Mer; en la Colonia Penal de Lavalle; y en Almafuerte I.

La confirmación de que al Gobierno le interesa impulsar el trabajo de los internos de Almafuerte II la dio el mismo gobernador el lunes pasado, cuando anunció el plan piloto al que le dan forma.

Tan decididos están que desde el Ministerio de Seguridad ya firmaron un acuerdo con el intendente de Las Heras, Francisco Lo Presti, cuya comuna será la primera en comprar lo que produzcan los internos en los penales. En principio arrancarían con el calzado y borcegos para los empleados municipales.

►TE PUEDE INTERESAR: El intendente de Luján reclamó a Vialidad Nacional por el estado de la Ruta 7: "Se escandalizaron al verla"

Si el preso trabaja, ¿quién cobra su sueldo?

Por estar privados de la libertad cumpliendo una condena por un delito, los internos de los penales mendocinos que trabajan en aquellos talleres no perciben un sueldo como lo hace cualquier empleado.

La ley que rige ese trabajo, la 8.465 -que se modificó en el 2017- no sólo establece la obligatoriedad de estar empleado o estudiar, sino que fija cómo se les retribuirá su labor.

"Lo que dice la ley es que como el interno no puede recibir el sueldo, esa parte que aporta la empresa se le paga a un familiar directo que esté en la tarjeta de visita del interno, no lo puede cobrar ni un representante ni se puede elegir a una persona que cobre el ingreso de 20 presos. A ese pago se le hace un seguimiento", marcó Orellana.

►TE PUEDE INTERESAR: La Justicia afirmó que no cometieron delito las empresas que usaron documentos falsos en el programa Enlazados

Temas relacionados: