Conflicto

Los camioneros creen que en la aduana chilena les están mintiendo con falsos positivos  

Afirmaron que no les entregan los comprobantes y que los están usando como rehenes de un conflicto gremial. Además denunciaron que, si hay un chofer infectado, se llevan a los cinco que vienen atrás en otros vehículos, aunque no hayan tenido contacto entre sí

“Nos han tomado de rehenes. Somos prisioneros de sus intereses, que son laborales y son económicos, afirmó Cristian Ogas, uno de los choferes que participa de la medida, a Diario UNO. “Ellos están haciendo funcionar las plazas hoteleras con nosotros: antes te llevaban a una residencia en San Felipe, después al Hotel O’Higgins en Viña del Mar, a una pieza en la que te encierran como a un delincuente. Hay algunos que hasta a La Serena se los llevan. No confiamos en su palabra”.

Por ahora, las autoridades trasandinas no están cobrando por esos días de aislamiento, pero las empresas de transporte cuentan con la figura del “representante” cuando viajan a Chile. Son personas con domicilio en ese país que deben responder en caso de eventualidades. Según los conductores, la intención que tienen del otro lado de la cordillera es empezar a cargarles, a esos garantes, un pago por los días de aislamiento en los hoteles, que nunca son menos de diez noches.

Las sospechas de que los resultados que les brindan son falsos, no sólo se fundan en la ausencia de comprobantes a la que refieren, sino a que todos ellos llegan con pruebas PCR negativas, muchas de ellas realizadas sólo horas antes de arribar al complejo aduanero, y, finalmente, terminan con un diagnóstico de Covid positivo y conducidos a una cuarentena forzosa.

“El segundo punto es sindical. Ellos venían teniendo muchos problemas gremiales, por la cantidad de gente que trabaja y porque querían que les brindaran respuestas en lo sanitario, ahora nosotros estamos siendo presa de esos intereses. Se están aprovechando de nosotros y nos están usando”, comentó a radio Nihuil otro de los camioneros.

La carpa.jpg
La base del bloqueo en el ACI de Uspallata

La base del bloqueo en el ACI de Uspallata

Denuncian irregularidades

Uno de los hechos más graves que acusan los autoconvocados es que hay camioneros que dan positivo y que, a partir de eso, se llevan a los próximos cinco choferes que vienen viajando atrás en otros rodados, con la excusa de que son contactos estrechos de esos supuestos contagios, algo que no está validado por ningún protocolo Covid y no responde a criterios epidemiológicos vigentes.

“Es una locura, pero está pasando eso acá arriba. Agarran a todos los que vienen atrás de un positivo y se los llevan también como si estuvieran infectados. ¡Pero capaz que esos tipos no se han visto nunca en su vida! ¡Si están adentro de la cabina del camión!”, contó Ogas a este diario. “Lo que está ocurriendo en este lugar es increíble”.

La gran preguntan es si los transportistas se quedan de brazos cruzados cuando les dan ese diagnóstico del que desconfían plenamente. Lo que contestan es que no tienen opción, porque en la aduana rápidamente hacen uso de la fuerza y los conducen con efectivos hacia los vehículos o los cuartos donde deben aislarse. “Aunque les pidas el papel, el certificado, no te lo dan. Ni a los positivos ni a los negativos”, aseguraron.

En los siete días que lleva la escalada de tensión (el viernes pasado se tomaron las nuevas medidas), aseguran que los casos de coronavirus pasaron de ser unos pocos a más de cincuenta por día, según las cifras de la aduana. Los choferes creen que esos números son inventados por trabajadores chilenos.

Ya rige el corte en ambos sentidos

Desde el jueves por la noche, los camiones tampoco pueden venir de Chile a Argentina, una medida que se suma a la que habían dispuesto a principios de esta semana en el sentido inverso. Las autoridades trasandinas frenan a los conductores en la zona de Guardia Vieja y los hacen retornar. Saben que, de lo contrario, quedarán varados en este lado de la cordillera.

Entre los camioneros aseguran que hay solidaridad por la difícil situación que viven y que entre ellos están todos apoyando la misma decisión: argentinos, chilenos, paraguayos y brasileños, mayormente. “Aunque pudieran cruzar, dejan la carga y después no se van a poder volver a su país. Pero acá sabemos que padecemos lo mismo, así que se suman”, confirmaron en el campamento que está montado en Uspallata desde el martes.

Por ahora, la medida de fuerza continúa y no asoma ningún tipo de respuesta posible. Más allá de las reuniones políticas que hubo el jueves para motorizar una intervención de Cancillería, el propio coordinador del paso Cristo Redentor, José Báscolo, aseguró que los canales de diálogo con las autoridades chilenas están absolutamente cortados.

Temas relacionados: