Ley Ómnibus

Legisladores libertarios faltaron a la reunión que convocó la COVIAR para frenar las retenciones

Los diputados y senadores nacionales que acudieron se comprometieron en modificar el proyecto que fija el 8% de retenciones al vino y dar la pelea en el recinto

La Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) no se da por vencida en la batalla por eliminar el 8% de las retenciones al vino que pretende instalar la Ley Ómnibus que impulsa Javier Milei. Este miércoles logró que legisladores nacionales de 9 provincias acudan a la reunión que organizó para mostrar los efectos negativos de esas retenciones, y se ilusionó con el compromiso de los legisladores de frenarlas en el Congreso. Los tres diputados libertarios por Mendoza no asistieron.

"Hubo legisladores de todos los partidos políticos y pudimos reflejar cómo nos impactará negativamente esas retenciones a la exportación. Lo que muchos no saben es que ese 8% de retención a la exportación del producto final se traduce en una retención del 50% si se traslada a toda la cadena productiva, desde la uva al corcho y la botella", definió el presidente de la Coviar, Mario González.

Luego de la exposición de los dirigentes de la COVIAR, que rondó en cómo la retenciones perjudican el eje de exportación que ellos han plasmado en el Plan Estratégico Vitivinícola, fue el turno de los legisladores y según contaron los presentes, hasta dos libertarios reconocieron que ese impuesto a las exportaciones es uno de los peores desde el punto de vista del impacto en la producción.

"Tenemos claro que más allá de la letra del proyecto de la Ley Ómnibus sabemos que la gran batalla será en el Congreso y por eso, nos ilusionamos ante el compromiso de los legisladores de modificarlo en comisiones y dar la pelea en el recinto", proyectó.

Twit de Adolfo Bermejo sobre la reunión con Coviar.jpg

Previamente el titular de la Coviar, el ministro de Producción de Mendoza, Rodolfo Vargas Arizu y el de Economía de San Juan, Gustavo Fernández se habían reunido con el titular de Bioeconomía de la Nación, Fernando Vilella, para transmitirle la preocupación de la industria vitivinícola por el regreso de las retenciones al vino, pero regresaron a sus respectivas provincias sin el gesto que esperaban.

De los 13 legisladores nacionales mendocinos sólo acudieron 5

Con la intención de garantizarse la mayor cantidad de legisladores posibles, la Corporación decidió hacer la reunión en el hotel Savoy, ubicado a sólo 3 cuadras del Congreso, sabiendo que varios de los diputados debatían los alcances de la Ley Ómnibus en el plenario de comisiones.

La estrategia sirvió ya que, según contabilizaron acudieron legisladores nacionales de 9 provincias vitivinícolas.

Sin embargo de los 13 legisladores mendocinos sólo acudieron las senadoras Anabel Fernández Sagasti (PJ) y Mariana Juri (UCR); y los diputados Adolfo Bermejo (PJ) y los radicales Pamela Verasay y Lisandro Nieri (en la foto abajo).

Pamela Verasay en la reunión de Coviar.JPG

Entre los ausentes estaban el ex gobernador y actual senador nacional Rodolfo Suarez (UCR), y los diputados justicialistas Martín Aveiro y Liliana Paponet, y los tres libertarios que se sumaron recientemente a la Cámara de Diputados, Mercedes Llano (hoy una de las exponentes en el plenario de comisiones), Facundo Correa Llano y Lourdes Arrieta.

Los argumentos de la COVIAR para pedir retenciones 0

Entre los argumentos que apuntaron desde la COVIAR para exigir retencione 0 a la vitivinicultura figuran:

  • Gran cantidad de empresas exportadora: alrededor de 500 exportadores en 15 provincias, la mayor parte pequeñas y medianas empresas. Una modificación en los derechos de exportación afectaría a este universo de empresas.
  • Valor agregado: la cadena vitivinícola es generadora de empleo y en relación a ello, de valor agregado.
  • Distribución territorial: 16 provincias cuentan con establecimientos vitivinícolas y 18 provincias producen uva lo que marca el carácter federal de la actividad.
  • Alto impacto socioeconómico: en datos de 2021, la cadena vitivinícola (vino) es superior a otras cadenas agroindustriales del país en relación a: cantidad de empleo cada millón de dólares exportado; cantidad de destinos internacionales a los que llega; cantidad de empleo generado cada 100 hectáreas; valor agregado por hectárea; dólares exportados por hectárea. Solo era superada por la cadena sojera en términos de derechos de exportación por hectárea ya que en el 2022 la cadena tributaba derechos de exportación y posteriormente fueron eliminados.
  • Demanda de insumos y generadora neta de divisas: la cadena vitivinícola demanda un número importante de insumos, la mayor parte de origen local por lo cual es una actividad neta en lo que respecta a generación de divisas. En estimación considerando el año 2022, se demandaron alrededor de 835 millones de dólares en insumos de los cuales alrededor de 535 millones son nacionales y el resto importados (esto solo considera al vino).
  • Alta presión impositiva: según el informe de la Universidad Nacional de Cuyo "Estimación de la carga impositiva que soporta la vitivinicultura argentina", para una bodega pequeña, casi el 80% del excedente de explotación se paga al Estado (nacional, provincial y municipal) en materia de impuestos, mientras que para una bodega grande es el 70% aproximadamente.
  • Caída de exportaciones: en términos de volumen, todos los productos vitivinícolas registraron bajas en sus exportaciones en 2022 respecto a 2021 y la caída continuó en el 2023. "Se han perdido 70 millones de litros de vino y alrededor de 40.000 toneladas de mosto", dice la COVIAR.
  • Cosecha baja 2023: la última cosecha fue la más baja de los últimos 60 años. Se espera una recuperación en 2024, no obstante en términos productivos el año fue negativo.
  • Cambios en el costo energético: la concreción de una modificación en el costo energético (combustibles fósiles y energía eléctrica) impactará negativamente en la producción de uva y en las bodegas. Para el caso de la producción en Mendoza alrededor del 50% de la superficie es irrigada a través de pozos subterráneos, este porcentaje se incrementa en provincias como San Juan y La Rioja llegando a casi el 100%.