Ellas al poder

Las mujeres en la política, su lucha por romper el techo de cristal y el futuro para las que vienen

Se avanza y se retrocede. El "privilegio" de las políticas frente a otras trabajadoras, el rol de los hombres y la responsabilidad de las propias mujeres a la hora de abrir puertas

Ella confesó hace unos días en diálogo con Diario UNO que no sintió las diferencias "pero -reconoció- lo más grave es que tal vez me pasó, lo naturalicé y no me di cuenta".

Y es que tanto en la vida pública como en la privada, las mujeres vivimos en una lucha constante por ser reconocidas, por ocupar cargos que por capacidad merecemos y lograr, de esa manera, que la sociedad contemple esa visión distintiva que podemos dar desde nuestra perspectiva.

La discriminación positiva hizo que en parte del ámbito público la mujer pasara a ocupar lugares que le eran esquivos pero aún queda mucho por conquistar: "Mientras no deje de llamar la atención que haya una mujer (en puestos de decisión) habrá que seguir forzando leyes", dice Fernanda Lacoste, ex senadora provincial y actual secretaria de Gobierno en Maipú.

Las mujeres en la política mendocina

La senadora Natacha Eisenchlas consideró que ser presentada como "la mujer que será la tercera autoridad de de la Provincia" podía ser una forma de mostrar lo que se ha logrado hasta el momento en el ámbito político.

Esa postura llamó la atención de Gabriela Lizana, líder del Frente Renovador en Mendoza y directora del BICE a nivel nacional, quien advirtió que hay que hacer una mirada más aguda no solo en el Poder Legislativo sino también en el Ejecutivo. "La política partidaria y la gremial de Mendoza es extremadamente machista", opinó.

gabriela lizana.jpg
Desde su lugar, Gabriela Lizana sigue luchando por la paridad de género en la política y en el ámbito privado:

Desde su lugar, Gabriela Lizana sigue luchando por la paridad de género en la política y en el ámbito privado: "No se trata de feminismo alocado", dice.

Al ser consultada por Diario UNO, la funcionaria profundizó su visión. "En el último tiempo he visto un retroceso entre los que son protagonistas en Mendoza, donde no se visibiliza el trabajo de un montón de mujeres que estamos preparadas y que pareciera que no existimos", reclamó.

Para Lizana, la estructura patriarcal sigue imponiéndose en la Provincia, también en el ámbito empresarial, lo que hace que muchas de las medidas que se tomen tanto en lo público como en lo privado tengan una mirada masculina.

Y arroja parte de la responsabilidad también a aquellas que "llegan". "La que llega dice 'si vos querés, podés' y eso no es verdad", opina y abre el juego a la sociedad. Para los que miramos desde afuera, dice Lizana, la mujer que alcanza ese lugar de poder lo hizo porque "es la mujer maravilla, porque es brillante" y se pregunta, ¿pensamos lo mismo de los hombres? No, se responde. "No se juzga ese mérito cuando se habla de los varones".

Reclama entonces que aquellas que logran alcanzar cierto status de poder tienen la "obligación de ayudar a otras mujeres, compañeras, amigas, militantes" para desde adentro romper las estructuras hasta que las oportunidades sean naturales.

"Los hombres se mencionan entre ellos. Es muy difícil que reconozcan que hay que deconstruir, es un arraigo cultural. Las mujeres están invisibilizadas. Y somos las propias mujeres las que tenemos que tratar de no entrar en esa visión", aporta Lizana advirtiendo la lógica: "A las mujeres también nos gusta el poder".

La discriminación positiva y el camino a la naturalización de la mujer en la política

Cecilia Rodríguez, presidenta del bloque de la UCR en la Cámara de Diputados provincial, atiende a Diario UNO en medio de una reunión en la que es minoría. Son dos y una pero en otro momento, posiblemente, no hubiese habido ninguna.

Partiendo de ese enfoque, la diputada advierte que hoy por hoy la mujer de la política se encuentra en una posición privilegiada respecto del resto de las mujeres en la vida laboral. "En líneas generales venimos bastante atrás pero en el sector público, en la política, hemos avanzado bastante. En el sector privado se ven muchas menos mujeres en cargos jerárquicos", dice y es un buen punto.

cecilia rodriguez diputada ucr.jpg
Cecilia Rodríguez será nuevamente presidenta del bloque radical en la Cámara de Diputados.

Cecilia Rodríguez será nuevamente presidenta del bloque radical en la Cámara de Diputados.

Es que aquella lucha por la discriminación positiva, que se conquistó al menos para los cargos legislativos, "le hizo lugar a la mujer y, con el tiempo, con el correr del proceso, se irá naturalizando". "En el ámbito privado tenemos que trabajarlo más", dice casi pidiendo que la lucha no cese.

"La política en el buen sentido empuja a que haya cada vez más presencia femenina, empuja a ir ocupando lugares. Y como la experiencia ha sido buena, se les han ido abriendo las puertas a otras mujeres", remarca.

Claro que es la sociedad toda la que aún está en proceso de naturalizar que las mujeres ocupen cargos importantes y es desde allí donde las diferencias no dejan de hacerse notar: "Nadie le pregunta a los varones a dónde dejan a los hijos cuando están en una actividad".

Y es cierto. Nunca hemos visto a un varón con un bebé en brazos en una sesión de la Legislatura y en cambio sí a Cecilia, entre otras tantas, que a los seis días de haber parido fue a sesionar con cochecito incluido.

"Ocupar lugares de poder y decisión hace que las mujeres podamos gobernar para las mujeres, en base a la experiencia que nosotras mismas hemos tenido", dice Rodríguez haciendo foco en un argumento esencial que le da fuerza a la importancia de la igualdad de perspectivas en el ámbito público.

"Nosotras -dice la diputada provincial- vemos necesidades que hemos sufrido y legislamos en torno a eso, como lo hice en su momento con la regulación del jardín maternal privado que ya es ley en Mendoza", dice dando un ejemplo palpable.

Una lucha a escondidas para conquistar derechos para las generaciones venideras

En la Cámara de Diputados de Mendoza, los varones representan el 54,2% del total de los miembros: 26 a 22 es la ecuación. En la de Senadores, la brecha es mayor: son 22 varones frente a 16 mujeres, lo que da que ellos tienen el 57,9% de presencia en la cámara alta.

Créase o no, somos "nuevitas" en esto de la paridad de género. La ley 9.100 se sancionó recién en octubre de 2018, apenas unos meses después de la nacional.

La legislación mendocina establece en su artículo 1: "Las listas que se presenten para candidatos/as a diputados/as y senadores/as provinciales, concejales/as y convencionales constituyentes deben respetar la paridad de género entre mujeres y hombres, con el objetivo de garantizar a los candidatos/as de ambos géneros una equitativa posibilidad de resultar electos".

"A tal fin deberán postular un/a candidato/a de cada género por cada tramo de dos candidaturas. Entendiéndose por tramo de candidaturas el primer y segundo lugar en el primer tramo, el tercer y cuarto lugar en el segundo tramo y así sucesivamente hasta completar los tramos en la lista respectiva", es decir que la conformación es por "binomios" y que no es necesario que los géneros estén intercalados.

Una de las mujeres que luchó por la sanción de esta ley fue Fernanda Lacoste, ex legisladora y secretaria de Gobierno de la municipalidad de Maipú.

fernanda lacoste alejandro bermejo.jpg
Fernanda Lacoste y Alejandro Bermejo, dos referentes del peronismo maipucino.

Fernanda Lacoste y Alejandro Bermejo, dos referentes del peronismo maipucino.

Lacoste recuerda aquel tiempo de conquista -que no está tan lejos en la memoria- y cuenta una anécdota que a esta periodista incrédula aún le cuesta procesar: "El trabajo para lograr la igualdad de género lo hacíamos a escondidas. Nos juntábamos en un café para que ni los hombres de nuestro partido se enteraran y así no bajaran el proyecto".

"Vinimos para quedarnos", dice sin bajar el tono de lucha. Y es que "ha costado mucho y siempre ha sido luchando" analiza frente a los avances de la mujer en el acceso a la política.

"El peronismo ha sido importante en la conquista de derechos y ahora hay que cuidarlos", dice Lacoste y para eso, aporta, "lo fundamental es aliarnos".

Y es que no se queda en la paridad en el ámbito legislativo: "Queremos la paridad para las que no llegan, queremos ir por la igualdad en el Ejecutivo".

Porque al proceso de naturalización hay que darle una manito: "Habrá que seguir forzando leyes hasta que deje de llamar la atención que haya una mujer en cargos importantes".

"Cuando tenés la lapicera en la mano tenés que luchar por el feminismo", dice poniendo la responsabilidad de aquello en quienes hoy tienen poder de mando.

El cambio se ve venir

"En algunos años no será necesario ni hablar de género. Lo veo con mis hijos. El rol de la mujer se respeta de manera innata. Las nuevas generaciones, gracias a lo que se fue conquistando, ya vienen con otro chip", dice la senadora nacional de la UCR, Mariana Juri.

Después de una semana intensa de trabajo en el Congreso, quien hasta hace poco fuera una de las dos mujeres ministras en el gabinete de Rodolfo Suarez (la otra es Ana María Nadal y ella misma fue reemplazada por otra mujer, Nora Vicario), pone en valor también la necesaria perspectiva de género del hombre que está en el poder.

Para no estar en la foto de decorado, son ellos, los varones, los que hoy por hoy siguen siendo mayoría a la hora de tomar decisiones, quienes también tienen que tener una mirada distinta para que las conquistas de las mujeres se vean reflejadas.

"Me he sentido valorada, respetada por el gobernador Suarez", dice desde su experiencia. "Es muy importante la participación de la mujer pero también contar con un gobernador con perspectiva de género. Es interesante el equilibrio".

mariana juri rodolfo suarez pamela verasay.jpg
La senadora nacional Mariana Juri resaltó la importancia de los hombres con perspectiva de género. En la foto, junto al gobernador Suarez y la diputada Pamela Verasay.

La senadora nacional Mariana Juri resaltó la importancia de los hombres con perspectiva de género. En la foto, junto al gobernador Suarez y la diputada Pamela Verasay.

La participación activa de las mujeres, dice Juri, es importante porque "podemos aportar una mirada diferente, más conciliadora" y ahí marca otro punto muy particular: a ella no le da lo mismo que llegue al poder una mujer que otra. "Que llegue una mujer confrontadora no me gusta", dice por ejemplo respecto de la personalidad de Cristina Kirchner.

Y me hace googlear aquella campaña de la Universidad Nacional de Cuyo que yo no tenía en mi mente: "En caso de desigualdad, rompa el cristal".

Hacía referencia así a ese techo de cristal, esa limitación velada del ascenso laboral, ese techo invisible y difícil de traspasar que impide a las mujeres seguir avanzando y que con un martillo en mano debemos seguir insistiendo en romper porque aunque no lo veamos, está.

400 mujeres en San Rafael

La diputada nacional Liliana Paponet fue una de las anfitrionas de un encuentro de mujeres de la política en San Rafael, su tierra natal.

Allí debatieron "sobre las desigualdades estructurales que sufrimos, los pisos pegajosos que muchas veces no nos permiten avanzar y los techos de cristal donde el poder de decisión es limitado", dice justamente haciendo referencia a lo que decíamos ut supra.

victoria tolosa paz liliana paponet san rafael.jpg
Victoria Tolosa Paz visitó Mendoza. En San Rafael fue recibida por la también diputada nacional Liliana Paponet en un encuentro de mujeres de la política en San Rafael.

Victoria Tolosa Paz visitó Mendoza. En San Rafael fue recibida por la también diputada nacional Liliana Paponet en un encuentro de mujeres de la política en San Rafael.

"Las mujeres argentinas hemos sido pioneras en el mundo entero en la búsqueda de construcción de una sociedad más justa. Y es por eso, que creemos fundamentales estas instancias, para cuestionar el poder como privilegio de unos pocos, colectivizarlo para que la política sea una herramienta para derribar desigualdades y lograr así, construir los departamentos, la provincia y el país que soñamos", reflexiona mirando hacia adelante.

►TE PUEDE INTERESAR: "Giuli es amor y solidaridad", aseguraron las amigas de Lucoski, que sigue internada en el Central