Mendoza ya gesta la primera fiscalía especial de delitos deportivos, una unidad que tendría competencia en todos los casos de esta naturaleza relacionados con el fútbol, las hinchadas y los eventos masivos en los estadios. El proyecto, que abarca la violencia en el fútbol, pertenece al diputado oficialista Guillermo Mosso y apunta a la creación de una estructura similar a la que funciona en la Ciudad de Buenos Aires (CABA) desde 2020.

El proyecto, que aún no está terminado, pretende designar un fiscal entre los que actualmente trabajan en la provincia y formarlo especialmente en crímenes ligados al fútbol y a las barrabravas, además de crear cuerpos especiales con policías expertos y orientados a este problema.

Incidentes Huracán Las Heras - Ferro General Pico, violencia en el fútbol.jpg
Imágenes que dejó la balacera que se produjo durante el partido de Huracán Las Heras y Ferro de General Pico.

Imágenes que dejó la balacera que se produjo durante el partido de Huracán Las Heras y Ferro de General Pico.

“Es una tarea que vamos a profundizar después de las elecciones, pero que ya venimos trabajando bastante con los asesores para presentarlo en la Legislatura”, dijo Mosso a este diario. El legislador es, además, autor de dos de los proyectos “anti barra” que están pendientes de debate en el ámbito local.

“Hoy, detener la violencia y la ilegalidad en las canchas es uno de los grandes desafíos que tiene Mendoza, porque lo que hacemos muchas veces es actuar reactivamente, o sea, después de que ocurren los hechos, buscamos las soluciones. La idea es un cuerpo especial que nos permita anticiparnos, más de lo que se hace actualmente, a lo que pueda pasar”, completó.

Los cuerpos especiales tendrían una capacitación extra y estarían destinados a partidos de mayor peligrosidad y/o cantidad de hinchas, entre otras labores. Funcionaría tanto para los clubes locales como para los encuentros en los que Mendoza sirve de sede neutral y que atraen a miles de hinchas de todo el país.

violencia en el futbol tecnico herido.jpg
El técnico Mauricio Romero fue herido de bala en pleno partido en la cancha de Huracán Las Heras.

El técnico Mauricio Romero fue herido de bala en pleno partido en la cancha de Huracán Las Heras.

Aunque el proyecto puede avanzar por la vía legislativa, otra posibilidad es que la propia Justicia decida crear el organismo. Sin embargo, desde la Procuración General de la provincia le bajaron el pulgar a la idea, al menos por ahora: “La cantidad de delitos deportivos, hoy por hoy, no justifica una estructura así. Actualmente trabajan bien las unidades de homicidios y las correccionales para los casos en los que son necesarias”, afirmó el procurador Alejandro Gullé a Diario UNO. “Además, una cosa son los crímenes que se dan adentro de un estadio y, otra, los que ocurren fuera. Muchas veces los ámbitos propios de los barras no están en las canchas”, completó.

CABA, la "prueba piloto”

El proyecto local, aseguran, busca imitar la tarea que desde febrero se instaló en la Fiscalía Especial de Eventos Masivos de la Ciudad de Buenos Aires, un terreno en el que la criminalidad asociada al fútbol tiene mucha más historia, prontuario y “espalda” que en Mendoza.

Allí tiene sometidos a proceso penal a dos nombres emblemáticos de la violencia en las gradas: Rafael Di Zeo y Mauro Martín, históricos cabecillas de “La 12”, la barra de Boca Juniors. A ellos se suman otras 200 causas y más de 35 condenas efectivas.

Aunque la pandemia complicó los primeros tiempos del trabajo, ya que durante 15 meses no hubo público en los partidos, la estructura se encargó de avanzar en otros terrenos, incluso en las fiestas clandestinas que las hinchadas realizaban en los clubes, como ocurrió en la sede de Vélez Sarsfield en pleno período de aislamiento.

Cuidar la tribuna

Entre los proyectos presentados en la Legislatura, el de los diputados Pablo Priore y Hebe Casado propone crear un registro digital de Personas con Acceso Restringido a Espectáculos Deportivos: un listado que deje afuera a quienes tengan causas pendientes.

Concretamente, dispone que la policía no permita el ingreso a espectáculos (o expulse si ya lo hubiesen hecho) a quienes estén procesados o condenados por delitos dolosos o contra la Ley 23.184 (Régimen Penal de Violencia en Eventos Masivos), como así también a infractores del Código Contravencional de la provincia.

El mes pasado también se presentaron otros dos proyectos, también de autoría de Mosso. Apuntan a mejorar la infraestructura de los estadios en las zonas y herramientas que puedan ser determinantes para frenar el delito, tales como cámaras e iluminación.

El otro apunta a cambiar el Código de Contravenciones, incluyendo delitos de cancha y cambiando el derecho de admisión para liberar a los clubes y a sus dirigentes de esa responsabilidad que suele tornarse peligrosa.