La Suprema Corte de Justicia decidió descontar los días no trabajados y el ítem presentismo a 700 funcionarios y empleados del Poder Judicial nucleados en el gremio de judiciales que hicieron paro en julio. Ahora, repetirá esta mecánica por la huelga de este jueves y viernes por la nueva medida de fuerza.

Seguir leyendo

A cada uno de los funcionarios y empleados judiciales que pararon los días 8, 29 y 30 de julio les descontaron aproximadamente $2.350 (por los tres días no trabajados) más el presentismo, que es el 10% del total del haber.

Fue por orden del presidente de la Corte, Dalmiro Garay, que lo plasmó en una resolución dirigida al área Liquidación de Haberes del Poder Judicial de Mendoza.

Garay apertura.jpg
Dalmiro Garay, presidente de la Corte.

Dalmiro Garay, presidente de la Corte.

Entre los argumentos, un fallo de Aída Kemelmajer, por entonces ministra de la Corte, que resolvió los trabajadores tienen derecho a ejercer el derecho a huelga pero que esto no implica que el empleador (la Corte en este caso) esté obligado a pagarles el sueldo y el presentismo como si hubieran prestado servicios regularmente.

Esta semana, a raíz del paro de jueves y viernes, Garay repitió la orden de no pagar los días no trabajados ni el presentismo.

Así, a fin de mes, a cada empleado y funcionario le serán descontados $800 por día no trabajado más el ítem presentismo.

Este viernes los tribunales provinciales están prácticamente desiertos y desde el primer día de paro se lo ha visto a Garay controlar, en persona, el funcionamiento de las distintas dependencias.

Entre las consecuencias, se han cancelado audiencias programadas con antelación y que deberán ser reprogramadas.

El fuero penal y civil y comercial están entre los más afectados.