Emergencia ambiental

Juri y Cornejo piden beneficios impositivos y asistencia financiera para los afectados por el Zonda

El proyecto de los senadores nacionales pretende que los perjudicados por el zonda o los incendios que provocó tengan prórrogas en los impuestos nacionales

Luego de que el viento Zonda provocara varios focos de incendio que consumieron alrededor de 35 inmuebles sólo en Luján de Cuyo y centenares de daños en propiedades afectadas por la caída de árboles y postes de energía, los senadores nacionales Mariana Juri y Alfredo Cornejo idearon un proyecto para que a los propietarios afectados se les ortorguen beneficios impositivos o se les contemplen prórrogas en los vencimientos mientras dure la emergencia ambiental y habitacional.

El objetivo es eximir total o parcialmente u otorgar prórrogas al vencimiento del pago de los impuestos federales que graven el patrimonio, los capitales o las ganancias de las explotaciones afectadas cuyos vencimientos se operen durante el período de vigencia del estado de emergencia.

Además propone que el Gobierno nacional, a través del Banco de la Nación Argentina, avance en la "refinanciación de las obligaciones de los comerciantes/productores/etc. afectados" y se instrumenten regímenes especiales de pago por parte de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES).

►TE PUEDE INTERESAR: Nuevos aumentos en telefonía, internet, alquileres, empleadas de casas particulares y otros servicios

Mariana Juri Alfredo Cornejo.jpg
Los senadores nacionales Mariana Juri y Alfredo Cornejo proponen beneficiar impositivamente a los afectados por el viento zonda y los incendios que provocó en Mendoza.

Los senadores nacionales Mariana Juri y Alfredo Cornejo proponen beneficiar impositivamente a los afectados por el viento zonda y los incendios que provocó en Mendoza.

Por otro lado el proyecto pide asistencia técnica y financiera realizando aportes no reembolsables para gastos de reparación de viviendas y de inversión y operación para recomponer la capacidad productiva, con preferencia a emprendimientos familiares con pequeñas escalas de producción y subsistencia, facilitando en tales casos el cumplimiento de los requisitos formales exigidos para el acceso a los beneficios del sistema.

El planteo de Juri y Cornejo está alineado con el decreto de Rodolfo Suarez en el que estableció la Emergencia Ambiental y Habitacional. A través de ese instrumento Suarez autorizó al Ministerio de Hacienda y Finanzas a realizar las modificaciones presupuestarias necesarias para brindar la atención adecuada a las situaciones derivadas de esta contingencia climática.

Además, se les da la potestad a la Dirección General de Escuelas y a la Subsecretaría de Infraestructura Escolar de realizar las contrataciones que resulten necesarias para la urgente puesta en condiciones de los edificios escolares afectados. A esto se suma la autorización a la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial para que realice el relevamiento de los daños ambientales causados en los distintos sectores de la provincia y a realizar las contrataciones que resulten necesarias para su remediación.

El balance de los daños en cabañas y en terrenos quemados

Según precisó el intendente de Luján, Sebastián Bragagnolo los inmuebles más afectados por los incendios fueron 18 cabañas que quedaron totalmente destruidas.

Otros 6 complejos de cabañas también fueron afectados al igual que 7 viviendas de alquiler temporario. A ello se sumaron 3 casas familiares y un comercio, lo que totaliza 35 inmuebles que padecieron las consecuencias causadas por el fenómeno climático.

Por todo eso Bragagnolo ya pidió tanto al gobernador como al Presidente, que se instrumente un programa de asistencia que permita paliar las consecuencias materiales y económicas producidas por el evento climatológico de los días sábado 29 y domingo 30, específicamente en la zona comprendida por el piedemonte lujanino.

El departamento fue uno de los lugares más damnificados de la provincia por las fuertes ráfagas de viento Zonda que aquejaron a Mendoza el fin de semana. Las principales complicaciones fueron prominentes focos de incendio generados en las localidades de Las Compuertas y Vertientes del Piedemonte, que fueron controlados en la madrugada del lunes.

Además de esas cabañas y viviendas, desde el Gobierno también aseguraron que se quemaron unas 4.000 hectáreas, entre los terrenos que ardieron tanto en la zona de El Challao en Las Heras, como en los incendios en Luján, sobre todo en Los Cóndores y La Crucesita.

►TE PUEDE INTERESAR: El lunes no habrá bancos: la razón detrás de esta medida