Consejeros de la Comisión de Acusación y Disciplina del Poder Judicial de la Nación analizan parte del expediente judicial que tiene como principal imputado al juez federal Walter Bento por el delito de cohecho.

En las próximas horas, el consejero Pablo Tonelli, a cargo de la investigación sumaria que podría determinar el futuro laboral del magistrado, quedará en condiciones de convocar a sus pares para tratar el caso que hace tres semanas sacudió al mundillo tribunalicio local.

imagen.png

La pesquisa del Consejo de la Magistratura es administrativa y no tiene implicancia en la causa penal. Sin embargo, el avance de ésta sí puede ser determinante para el futuro laboral de Bento, que en el peor de los casos podría ser suspendido y sometido a juicio de destitución.

Tonelli es diputado nacional en nombre del partido PRO y sabe perfectamente que mientras más pronto se resuelva el caso Bento más a resguardo quedarán las elecciones en Mendoza, ya que el juez tiene la competencia electoral.

¿Qué documentación tienen los consejeros en la mano? La que inicia el expediente que tiene a Bento y a otras 15 personas como imputados. Es decir, el requerimiento fiscal que da cuenta de que se investiga una asociación ilícita. Pero no mucho más, especialmente porque la pesquisa será de largo aliento y está en el comienzo.

El terreno del Consejo de la Magistratura es eminentemente político. Y será una puja de fuerzas tan contrapuestas como el día y la noche: el macrismo y el kirchnerismo. Y eso lo saben perfectamente quienes defienden a Bento y quienes lo acusan de haberse enriquecido cobrando coimas gracias a su función de juez en lo Criminal y a costillas de presos e imputados en su juzgado.

De hecho, Mariano Cúneo Libarona, el defensor porteño que lidera el equipo de abogados que completa el mendocino Gustavo Gazali, dijo a Diario UNO que el caso Bento tiene un telón de fondo extraordinario: la batalla entre Macri y Cristina por el control de la Justicia Federal de Mendoza.

Seguir leyendo