Diario Uno Política Edenor
Entrevista

José Luis Manzano: "Macri hizo un desastre"

El empresario mendocino José Luis Manzano cuestionó la gestión del ex presidente Macri. En una entrevista con Perfil también se refirió a su impronta peronista y a la compra de Edenor

Por UNO

En un repaso de la gestión de Mauricio Macri como presidente, José Luis Manzano aseguró estar sorprendido por la intolerancia que mostró el líder del PRO y por la persecución de la que fueron objeto él y su socio Daniel Vila. El ex dirigente político y ahora empresario evaluó como "mala" la gestión del macrismo e incluso señaló que en materia económica "hizo un desastre".

Manzano, alejado ahora de la actividad política y volcado de lleno a su actividad empresaria y académica, concedió una extensa entrevista al portal Perfil en la que no dejó tema sin abordar, como su impronta peronista y la compra de Edenor por parte del grupo económico que integra con Vila y Mauricio Filiberti.

Seguir leyendo

"Me sorprendió la intolerancia de Macri", dijo al ser consultado sobre el ex presidente y enseguida amplió su concepto: "Me sorprendió el nivel de conflicto que tuvo con Daniel Vila y conmigo, la persecución. La utilización de la SIDE (Secretaría de Inteligencia) para alimentar causas judiciales de sus oponentes políticos. Me sorprendió mal, me shockeó. Pensé que haría otra cosa. Tenía todo en la mesa para hacerlo. Le echamos la culpa a Marcos Peña (jefe de Gabinete de Macri) por costumbre. Pero quizás no era Marcos Peña. Esperaba otra presidencia".

Recordó Manzano que Macri "había construido un vínculo con Daniel (Vila), que confió en ese vínculo. Macri lo mandó a perseguir y se ensañó mucho por diferencias de opinión. Cuando se observa la intervención de la SIDE en la causa contra funcionarios y dirigentes del gobierno anterior, se percibe el mismo ensañamiento".

El ex diputado nacional y ex ministro del Interior durante el menemismo calificó la gestión de Macri como mala: "Al principio pensé que nos jubilaba a todos, que generaría una nueva situación en la Argentina, con un nuevo empresariado y una nueva dirigencia política, y no. En el empresariado hizo amiguismo y en la economía hizo un desastre. Quedamos 100 mil millones de dólares abajo. Va a costar mucho volver a los niveles pre-Macri. Fue una sorpresa terrible. Si se hubiera llevado a Horacio Rodríguez Larreta de jefe de Gabinete, y a Hernán Lacunza desde el principio, no hubiera pasado. No los llevó porque se ve que le gustaba gobernar solo".

A esto último Manzano lo consideró como una "sorpresa absoluta. Uno se pone a pensar quién estaba en ese gobierno en condiciones de decirle que no. No tenía balances" y opinó que gobernó como "dueño una empresa privada primitiva. En una empresa privada grande hay check and balance (controles y contrapesos). Uno no puede hacer lo que quiere. Hay reglas de gobernanza. Pensé: 'Él busca opiniones diversas de gente muy calificada. Después hará un balance de eso y tratará de actuar acorde a eso'. No vas a llevar semejantes personas calificadas, tenerlos en un consejo asesor, y no escucharlos. Macri no buscó eso".

"Macri no quería frenar la sangría de dólares. Hubo discusiones en la transición entre los equipos económicos de Alberto Fernández, que todavía ni se sabía quiénes iban a ser, y los que estaban. Así pararon la sangría. El gobierno de Macri estaba en una posición delirante. Autorizaron 5 mil dólares de importación libre por correo sin límite. Fue enorme la fuga, que se suma a la de sus amigos. Hubo negociaciones por abajo, Lacunza y no me acuerdo qué otro se sentaron sobre los dólares. Se frenó un poco la sangría, se hizo más lenta, no hubo estallido hiperinflacionario y terminó. Si lo dejaban solo en la mística de quemar los dólares, se le hubiera ido a 300 y se tendría que haber ido antes porque le prenden fuego la ciudad", también señaló Manzano

No había check and balance. Ya había tenido un episodio parecido raro, cuando iban a venderle a Fiat. Macri llegó a la negociación y se peleó. Me enteré después. Esas cosas no suceden con los check and balance. No había check and balance. Ya había tenido un episodio parecido raro, cuando iban a venderle a Fiat. Macri llegó a la negociación y se peleó. Me enteré después. Esas cosas no suceden con los check and balance.

Socialdemocráta y peronista

Así se definió José Luis Manzano en su entrevista con Perfil, en la que contó que fue amigo de Néstor Kirchner y que votó a Daniel Scioli y al actual presidente, Alberto Fernández.

“Soy peronista, voto por el peronismo, prefiero que gane el peronismo, pero no hago política partidaria. Y casi no estoy en los medios”, resumió.

Y contó: "La relación personal con Néstor fue de amistad. Cuando se lanzó le dije a Daniel que era muy probable que llegue porque tenía mucha voluntad. Daniel hizo una tapa en la revista Poder, con el título 'El candidato que viene', o algo así. Néstor me buscó a través de Carlos Ávila y me dijo que participara de la campaña. Le respondí: 'No estoy para hacer campaña. Tenemos el concurso de Supercanal. Tenemos mucha deuda. Estoy ayudando a Daniel y a Freddy (Vila) en esto, así que no puedo. Lamentablemente no puedo'. Siempre tuvimos una amistad. Después tuvimos bastantes agarradas políticas cuando fue la Ley de Medios. Por pegarle a Clarín nos pasaban por arriba a nosotros también. Tengo intelectual y emocionalmente un apego al peronismo muy grande, porque creo que es la fuerza de transformación social y de modernización de Argentina. Lo mismo con Cristina y hoy con Alberto. Si uno mira hitos grandes de los últimos ciento y pico de años de modernización de la Argentina, encuentra la jornada laboral, las vacaciones pagas, el voto femenino, la ley de divorcio, el matrimonio igualitario, la legalización del aborto, la participación de las mujeres en las listas. Hay gran cantidad de capital político del peronismo en esas transformaciones. Hay cosas que hacemos muy mal y la gente nos lo recuerda en elecciones, por eso no estamos siempre. Pero el peronismo fue el gran motor de esas cosas. En cada cosa hay que mirar quién puso el capital político, y siempre fue el peronismo".

El peronismo es movimientista por la alta exclusión social de Argentina El peronismo es movimientista por la alta exclusión social de Argentina

Manzano destacó como logro del kirchnerismo el hecho de que consiguió que las nuevas generaciones vuelvan a interesarse en la política como son los casos de Martín Lousteau y Facundo Manes y resaltó que la gran mayoría de la dirigencia que asoma es procedente de la Juventud Peronista.

Edenor

En la entrevista con Jorge Fontevecchia, cofundador de Editorial Perfil y CEO de Perfil Network, le dedicó un importante espacio a la compra de Edenor por parte del grupo empresario Vila-Manzano-Filiberti a Marcelo Mindlin, tema que ha ocupado la agenda periodística y política en las últimas semanas.

Algunos de los conceptos que expresó Manzano sobre este emprendimiento fueron los siguientes:

"Daniel (Vila) está muy entusiasmado con Edenor. Es una empresa muy grande. Puede tener un rol muy importante en la transformación energética por la cantidad de usuarios. El mundo está marchando a un sistema donde los usuarios son consumidores y proveedores de energía, ponen paneles solares en el techo y despachan. El mundo va a que la flota de automóviles sea eléctrica tarde o temprano y a que el grueso de la generación sea de energía renovable. Edenor puede ser un gran protagonista en Argentina. Está entusiasmado, pero normalmente tuvimos una división de tareas donde sigo más de cerca todo lo energético y él lo editorial".

"La decisión de diversificación fue mía y Daniel la apoyó porque nos era muy difícil hacer medios y cables fuera de Argentina. En Argentina el acceso al financiamiento es esporádico. Si estuviésemos en un país central, quizás hubiéramos hecho solo medios y cables. Desde Argentina era muy difícil. Nos diversificamos horizontalmente. Energía es un sector en el que la capacidad de inversión es prácticamente infinita. La demanda solo crece. En este caso, crece y cambia. Este cambio de las renovables es crecimiento y demanda. Hay que rehacer la matriz. Es un sector siempre demandado. Puede haber momentos en que hay un exceso de oferta, pero está siempre demandado. Se produce algo que se va a poder vender".

"Un amigo dice que soy emprendedor serial. Es verdad. La parte más atrayente es cuando uno pasa del concepto a crear una empresa. Ser médico me sirvió porque en el sector energético hay un componente científico importante. En petróleo y gas y en electricidad hay un componente científico. Identificar tendencias, entenderlas e intentar navegarlas, participar o surfearlas. Es un sector que me permite aplicar muchas horas de leer, de pensar y de hablar con gente que sabe. Tomar el conocimiento y ponerlo en la práctica. Me gusta mucho. Es un sector en el que Argentina podría liderar en la región en las circunstancias adecuadas, Argentina tendría todo para liderar, tanto en hidrocarburos como en materiales críticos. Argentina tiene reservas de litio y cobre de nivel mundial, de hidrocarburos de nivel mundial, vientos y radiación solar de los mejores registros del mundo. Con un sistema de interconexión regional importante, Argentina debería ser un exportador neto absoluto de energía. Hay tres sojas. Hay que incorporar estas sojas que están en la cordillera y bajo tierra y en el viento y en el sol. Permitirían salir de la controversia entre sectores, hacer políticas de inclusión. Requieren un volumen alto de inversión y no se puede hacer solo con ahorro interno.

Los capitales

El doctor Manzano explicó cómo se formaron los capitales de las empresas de las que forma parte:

"Tiene mucho que ver con la confianza de Daniel, y en su momento del hermano, que después se separó de nosotros. Fueron ellos y algunos amigos míos del exterior y de fondos del mercado. Los fondos invierten y acompañan ideas que creen viables. Siempre hemos hecho una parte de capital mío, una del capital de los Vila y capital del mercado, deuda y acciones. Así pudimos hacerlo. Tenemos participaciones significativas que nos permiten manejar las compañías o influir en el manejo sin que seamos el accionista más grande. Es un modelo que funciona en todo el mundo. En Argentina a veces cuesta más por la inestabilidad económica, pero es un modelo parecido al del grupo de Marcelo Mindlin, a la manera en que se construyó IRSA. Es capital inicial nacional, familiares y amigos y fondos institucionales que entran después.

También explicó: "Las normas de cumplimiento de los requerimientos bancarios de los fondos institucionales son cada día más altas. Uno puede decir cualquier cosa, el papel aguanta cualquier cosa, pero hoy es imposible. Mucha gente no puede acceder al financiamiento institucional. Es un requisito de transparencia y de información. En Edenor tenemos dos bolsas: la de Buenos Aires y la de Nueva York. Hay acciones y bonos. Es muy alto el nivel de reglas.

"¿Haber estado en la política es como una mancha venenosa que genera un prejuicio?", le preguntó Fontevecchia a Manzano y la respuestas fue: "Para muchas cosas, sí. Por ejemplo, nunca hicimos obra pública. En los cuadernos no estamos ni Daniel ni yo, a diferencia de casi todos los demás. No pasamos ni cerca. No hacemos negocios con el Estado. Algunos los habrán inventado. Otros estarían de verdad, aunque se justifican diciendo que son las reglas del juego. Pero no: no son las reglas del juego. Cuesta más, pero se duerme más tranquilo".

La operación

"Un día me llamó Marcelo (Mindlin) y me dijo que quería vender Edenor. Agregó: 'A ustedes les interesa el sector. Si no me chicanean con los valores, vos vas a entender, yo tengo un valor que no puedo bajar. Si te sirve, lo hacemos. Y si no te sirve, tan amigos como siempre'. Así de simple. Le dije: 'Tengo que hablar con Daniel y con Claudio'. La respuesta fue: 'Son tus socios, me parece muy bien. Te llamo porque creo que es momento de salir y a ustedes siempre les interesó el sector'. Así de simple. Lo demás son fantasías", narró Manzano sobre la negociación por Edenor.

Lo que me dijo Mindlin: 'Ustedes van a poder reconstruirle el valor y yo me quiero enfocar mucho en Vaca Muerta'. Estamos entrando a un valor compañía de 300 y algo, porque es 100 millones por el 51%. Quiere decir que hay otros 100 millones en el 49% y 100 de deuda. El valor compañía es 300, 320. No es un quinto. Se debería normalizar en algún momento. Mis amigos de afuera se ríen de mí porque dicen que yo siempre tengo motivos para invertir en Argentina. Si en Argentina andan bien las cosas, hay que invertir. Si no están bien, hay que invertir porque se van a recuperar. Se ríen de mí. Pero es cierto que tengo pasión por Argentina. Creo que en algún momento va a funcionar muy bien. No soy una fuente objetiva con el país. Lo que me dijo Mindlin: 'Ustedes van a poder reconstruirle el valor y yo me quiero enfocar mucho en Vaca Muerta'. Estamos entrando a un valor compañía de 300 y algo, porque es 100 millones por el 51%. Quiere decir que hay otros 100 millones en el 49% y 100 de deuda. El valor compañía es 300, 320. No es un quinto. Se debería normalizar en algún momento. Mis amigos de afuera se ríen de mí porque dicen que yo siempre tengo motivos para invertir en Argentina. Si en Argentina andan bien las cosas, hay que invertir. Si no están bien, hay que invertir porque se van a recuperar. Se ríen de mí. Pero es cierto que tengo pasión por Argentina. Creo que en algún momento va a funcionar muy bien. No soy una fuente objetiva con el país.

Las tarifas

Sobre las tarifas y Edemsa (empresa de energía mendocina) Manzano explicó: "Las deudas están vinculadas al pasado. Hay temas de stock y de flujo. Son cosas distintas. La deuda está vinculada a todo el tiempo del congelamiento tarifario. Cuando hay tarifas apropiadas, todo el mundo paga. De hecho, nosotros ahora pagamos el 100%, pero la deuda tiene una acreencia también de deuda del Estado con las compañías. Está incompleta la información (cuando hablan de Edemsa). Está mal leído. Son cosas de flujo y de stock. Hoy pagamos el 100% en Mendoza porque cobramos. La deuda es de cuando no cobrábamos. Está todo el sector así. Todas las compañías están endeudadas por los períodos de congelamiento. Ahora hay un período de transición donde creo que tenemos que ser muy conscientes de que hay muchos hogares y muchas pymes con grandes dificultades a los que la pandemia golpeó mucho más. Tuvimos devaluación, inflación y pandemia. No es solo el servicio público, el balance de las compañías. Es la situación de los hogares y de las pymes. Por eso hay un período de emergencia tarifaria donde el Estado pondrá todas esas cosas en la balanza y tiene la primera palabra. Soy muy consciente de esa situación tan crítica. Hay que ver cómo sigue con la pandemia. Si la vacunación funciona y la recuperación económica es más rápida, habrá una normalización. Si las cosas van más lerdas, deberemos acompañar. Esto no es un negocio a un año. Es a muchos".

Definiciones de Manzano

Mauricio Filiberti: "Nosotros estábamos mirando antes una distribuidora de gas y creíamos que estábamos yendo muy bien. Pero el vendedor se nos desaparecía. Y resulta que el competidor era Filiberti. Cuando apareció esto de Edenor le dije a Daniel 'vamos a buscarlo', porque nos va a competir. Lo conocía socialmente, nos llevábamos bien. Lo buscamos para evitar un competidor. Y la verdad es que hemos desarrollado una muy buena relación".

Claudio Belocopitt: "No participó en Edenor. Pero por una cuestión de gentileza, y por la buena relación, lo invitamos. Prefirió seguir concentrado en el sector salud y en los medios".

La compra de El Cronista: "El Washington Post, el Financial Times y The Economist fueron adquiridos por los inversores más sofisticados. El Washington Post por Jeff Bezos en persona. El Financial Times por el grupo japonés Nikkei; y The Economist, por las familias Rothschild y Agnelli. No son productos que apunten a un público masivo. Son productos de nicho que se basan en la calidad. Preservaremos la autonomía editorial de El Cronista, porque es un producto muy reconocido y especializado. Es para economía y finanzas, no para público masivo. América es para público masivo. El Cronista, especializado. En esto somos copiones. Copiado lo del Financial Times, lo del Economist y lo del Washington Post".

El legado de Menem: "Hubo una sombra en la década, la de Yabrán. La sociedad argentina pudo sacarse la sombra porque él se sobrepuso con la muerte de Cabezas, pero impregnaba. Muchos miraron para el costado. A mí no me sale.Hay cosas indiscutibles y cosas que se deberían haber corregido a tiempo. El legado fue la vocación de insertar a Argentina en el mundo y de entender que la economía tiene que funcionar estable, que tiene que ser predecible y estable. No puede ser que la inflación sea parte de la cultura económica de un país. El precio de eso fue la falta de sintonía fina, a un costo de pérdida de empleo y desindustrialización. Es la autocrítica que faltó y la ausencia de respuesta. A partir del '93, '94, cuando la pérdida de empleo se acelera, había que responder, crear instrumentos de mantenimiento de empleo, instrumentos más finos de protección de la industria nacional. En ese momento ya se habían puesto místicos Menem y Domingo Cavallo. Con la mística de mercado sola no se puede. Es más complejo. Requiere disciplina fiscal, monetaria y política activa de mantenimiento de una base industrial y creación de empleo. El saldo es la vocación de una economía estable con un país insertado en el mundo. Lo negativo es que no debe hacerse al precio de perder el plexo industrial y el empleo. El desafío es armonizar. La construcción de Menem era totalmente personalizada, muy dependiente".

La política: "Dejé de aspirar a cargos electivos o a querer liderar. Pero de participar como ciudadano, como peronista, nunca dejé. Nunca dejé de involucrarme, mantener mis creencias, apoyar a los que creo mejores. No siempre se trata de liderar. Muchas veces es para acompañar. Acompaño como un peronista o como un argentino más. Me buscaron, me buscó Menem, me han buscado varias veces. Ayudé mucho a Francisco De Narváez, a Sergio Massa, en una elección, pero siempre sin buscar ningún protagonismo personal, sino contribuir en algo útil".

La relación con Daniel Vila: "Nos conocimos siendo jóvenes. Daniel y su papá habían comprado Radio Nihuil, en Mendoza. Después, cuando estuve en el ministerio les faltaba el decreto de transparencia y Menem hacía una picardía. Le decía a Daniel: 'Te quiero hacer el decreto; el que no quiere es José Luis'. En realidad, no podíamos hacer el decreto porque no había expediente originario del Comfer. Nos peleamos porque estaba obsesivo. Nos peleamos, no mal, pero nos peleamos. Yo le decía que era imposible sin el expediente y él afirmaba que el presidente y el ministro podían hacerlo. Que les correspondía porque habían comprado en buena ley. Es la radio más importante de Mendoza. Luego me fui a Estados Unidos y sí, efectivamente él fue. Apareció. Adelina lo había vinculado con Mas Canosa. Yo conocía a Mas Canosa por otro cubano de Georgetown University, muy amigo de Mas Canosa. Así hicimos Supercanal. Conceptualizamos hacer una consolidación de cable, después de cable y medios. En ese momento el mercado era muy propicio para Argentina. Siempre habíamos sido muy amigos con Daniel. Después, cuando vino el default en Argentina, yo me quedé con él y me asocié. Siempre lideró los medios. Es el responsable editorial, el único que lidia con los periodistas, los contenidos, para mantener distancia, para tener independencia. Yo soy muy político, muy peronista. También para evitar conflictos con la política. Hasta acá llegamos. Terminaremos siempre así. Somos amigos por elección. Daniel es muy celoso de la independencia de los medios. Respeté eso. Por eso trabajamos juntos desde hace tantos años".