Inversiones frenadas

Fue pionera en tener la ley, pero a un año y medio Mendoza sigue sin reactivar la producción de cannabis

Rodolfo Suarez promocionó aquella ley de producción de cannabis para uso medicinal como la puerta para diversificar la matriz productiva de Mendoza, pero a un año y medio las inversiones siguen frenadas y los empresarios se quejan de que los protocolos mendocinos espantan

En marzo del 2021, el gobernador Rodolfo Suarez celebraba la reglamentación de la ley de producción de cannabis para uso medicinal como la puerta para empezar a diversificar la matriz productiva de Mendoza. Esa norma, entendían en el Gobierno, alentaba a los empresarios a invertir sobretodo en terrenos de la zona Este que contaban con las condiciones de riego y de clima que favorecían a las plantaciones de cannabis.

TE PUEDE INTERESAR: Una artista mendocina que tatúa a mujeres que han padecido cáncer de mama para resignificar sus cicatrices

En esa zona habrían varias hectáreas que anteriormente habían sido plantaciones de viñedos y que contaban con pozos de agua, que ahora se podrían convertir en unidades económicas de cannabis para uso medicinal.

Convenio de cooperación de producción de cannabis.jpg
La comuna de Santa Rosa hizo punta y consiguió el aval para un proyecto público-privado de investigación científica que aporte datos para la producción de cannabis medicinal.

La comuna de Santa Rosa hizo punta y consiguió el aval para un proyecto público-privado de investigación científica que aporte datos para la producción de cannabis medicinal.

Es más Santa Rosa hizo punta y firmó un convenio para un proyecto público privado de investigación para obtener información técnico-científica respecto a la producción agrícola para aplicaciones futuras. Ese proyecto fue el único que ya consiguió, en marzo pasado, el aval de la Nación para avanzar.

Sin embargo aquella explosión de inversiones que proyectó Suarez no ocurrió como lo esperaba. Hoy a más de un año y medio, los posibles inversores que incluso generaron la Cámara de Empresarios de Cannabis Mendoza (CECAM) siguen sin poder invertir lo que habían planeado y remarcan que uno de los mayores frenos son los estrictos requisitos de los protocolos mendocinos.

Es más, según admitieron desde el Gobierno, Mendoza aún no ha aprobado ninguno de los proyectos presentados, y otros tantos inversores decidieron no presentar sus iniciativas en la provincia, hasta tanto conocer la reglamentación de la ley nacional que se sancionó en mayo pasado y que aún espera a ser reglamentada. Esto es así porque entienden que algunos requisitos podrían flexibilizarse con la norma nacional.

"En Mendoza se creó la Unidad de Control de Cannabis, pero los protocolos desnaturalizaron el objetivo de la ley. Eso dificultó la inversión, para dar un ejemplo, en materia de seguridad hay que tener lo mismo que tiene la cárcel de Cacheuta: doble vallado perimetral y vigilancia las 24 horas provista por una agencia de seguridad privada. Eso hace que el valor de una hectárea para este fin sea de 40.000 dólares, a eso se debe sumar la eficientización de riego que exigen, es decir riego por goteo y la tela antigranizo. Estos protocolos empezaron a pedir cosas que hacen que el costo de invertir en Mendoza sean imposibles de pagar", contó a Radio Nihuil Ricardo Córica, presidente de aquella cámara de empresario de cannabis.

►TE PUEDE INTERESAR: El intendente de Malargüe convocó a una marcha a la Casa Rosada para reclamar por Portezuelo

Desde su mirada, esos duros protocolos y la decisión de Mendoza de no crear una empresa estatal para desarrollar el cannabis, como sí hicieron en otras provincias como Jujuy por ejemplo, hacen que hoy esta producción esté frenada.

Para encauzar ese reclamo de los empresarios, días atrás el diputado provincial del Frente Renovador José María Videla Sáenz generó una mesa de diálogo en la Legislatura en donde se puedan sentar todos los actores de la producción de cannabis en Mendoza, con el fin de poder revisar esos protocolos y discutir cómo se podrían flexibilizar.

"Si no se reglamenta la ley nacional no se puede importar semillas"

El diputado Videla Sáenz fue el autor de la ley provincial 9298 que propició la producción de cannabis para uso medicinal y por tanto es uno de los referentes que más ha estudiado el tema en Mendoza. A su entender el avance de la inversión y la posterior producción no dependen de que se cree una empresa estatal, sino más bien de que se reglamente la ley nacional que entre otros aspectos permitirá la importación de semillas.

cannabis 2.jpg
La producción de cannabis medicinal está proyectada sobretodo en la zona Este de la provincia, en donde hay grandes hectáreas que en otro tiempo fueron de viñedos, con pozos de agua y riego suficiente, y en donde el clima es favorable para que crezca el cannabis.

La producción de cannabis medicinal está proyectada sobretodo en la zona Este de la provincia, en donde hay grandes hectáreas que en otro tiempo fueron de viñedos, con pozos de agua y riego suficiente, y en donde el clima es favorable para que crezca el cannabis.

"En el mundo el desarrollo de la producción de cannabis de uso medicinal vino de la mano de los privados. Si se mira el crecimiento de la industria global, que hoy genera unos 40.000 millones de dólares, no se dio por la creación de empresas estatales, sino por el impulso privado. Acá lo que frena que esto pueda desarrollarse es que aún no se reglamenta la ley nacional que permitirá la importación de semillas", definió el legislador, que es parte del oficialismo de Cambia Mendoza.

Pese a endilgarle gran parte de la responsabilidad del freno de esta industria a la Nación, Videla también admitió que los protocolos de producción mendocinos deberían flexibilizarse. "Hay requisitos que son muy exigentes y pueden generar complicaciones, por eso es necesario que todos puedan aportar para revisar qué es lo que se debería cambiar en pos de incentivar la producción", reconoció.

Esa discusión es la que ya comenzó en la mesa de diálogo en la que confluyeron los empresarios, la referente del Gobierno provincial y titular de la Unidad de Control, Virginia Coraglia, y distintas asociaciones canabicultoras y productores de autocultivo.

TE PUEDE INTERESAR: Rolo Gabrielli sobre Portezuelo del Viento: "Pasó lo que todos sabían que iba a pasar"

"Los protocolos se flexibilizarán cuando se aplique la ley nacional"

Para que los proyectos de producción de cannabis medicinal avancen en Mendoza necesitan tener el aval de la Unidad de Control que es quien certifica que esa iniciativa cumpla con los requisitos previstos en los protocolos vigentes.

Esos protocolos son los que se definieron entre varios ministerios (Economía, Seguridad y Salud) cuando se sancionó la ley provincial en diciembre del 2020 y ahora parecen demasiado exigentes.

"La situación cambió desde que se sancionó la ley 9298 a ahora que ya salió la ley nacional, aunque aún no se haya reglamentado. En aquel momento fuimos pioneros y lo que se trató de hacer con los protocolos fue contemplar las medidas de seguridad para responder a los intereses de distintos sectores. Ahora que la ley nacional salió y cuando se reglamente es muy probable que los protocolos se flexibilicen", adelantó Virginia Coraglia, titular de esa Unidad de Control.

Si bien la ley nacional se sancionó en mayo de este año, esa norma aún no se reglamenta y el Ejecutivo tiene 180 días hábiles para hacerlo. Cabe acotar que después de la sanción de la ley hubo dos ministros de Agricultura que salieron del gabinete nacional por distintas razones, y ahora ese ministerio se convirtió en secretaría en el esquema del súper ministerio que comanda Sergio Massa. Esa secretaría es la que dirige ahora José Ignacio de Mendiguren y en ese espacio también trabaja una mendocina, la productora del Este, y directora del BICE Fideicomiso, Gabriela Lizana.

Según los funcionarios provinciales, la reactivación de inversiones en cannabis no tardará en llegar, porque si bien hay empresarios que deben cumplimentar requisitos para tener su aprobación, hay otros tantos posibles inversores que han decidido frenar sus iniciativas hasta tanto se reglamente la ley nacional para no avanzar en falso o encorsetarse con requisitos provinciales que quedarán caducos cuando se reglamente la norma nacional.

Temas relacionados: