Portezuelo del Viento

Ernesto Sanz: "Estoy indignado con la dirigencia política de Mendoza. Involucro a mi propio partido"

El radical, creador de Cambiemos, criticó a los gobernantes por el desaire a Portezuelo del Viento y a Malargüe. Ve a Mendoza sin horizonte y se pregunta cómo no puede generar empleo privado

Cuando el que habla es Ernesto Sanz, propios y ajenos paran la oreja y le prestan atención. Algunos se enojan, como él mismo reconoce, pero quizás porque saben en el fondo que su palabra tiene peso, y mucho. El sanrafaelino, referente del radicalismo mendocino y nacional, puso los puntos sobre las íes y generó un fuerte remezón en la dirigencia política de Mendoza, con quien aseguró estar "indignado", incluyendo a los políticos de su propio partido.

"Cómo se puede creer que la obra del siglo, la que durante todo el trámite de su planificación, licitación y lucha con la Nación para que mandara los fondos, nadie tenía objeciones, políticos, Justicia, todo el mundo y ahora que llega el momento de defenderla frente a arbitrariedades de ajenos a Mendoza, el debate es qué vamos a hacer con la plata de Portezuelo del Viento porque se cayó", explicó. "Me parece una fatla de respeto y un agravio más a Malargüe", agregó Sanz muy ofuscado.

"Malargüe podría estar dándole de comer a toda Mendoza pero la desprotegimos con el tema de la minería cuando podríamos haber protegido el agua por un lado y liberarle a Malargüe la minería, que podría haber generado 20.000 puestos de trabajo", sumó el dirigente radical que asegura estar "activo" pero como dice "cosas que a la dirigencia no le gusta", no quiere "incomodar" a nadie.

"Creo que Mendoza ha perdido la madurez institucional y en el debate público. Los problemas de la gente van por otro lado. Éste es el momento para defender una obra que va a generar mucho empleo y regalías y no veo a la dirigencia en ese caminio", dijo respecto de la postura que han adoptado tanto el Gobierno de Mendoza como la oposición sobre Portezuelo.

ernesto sanz ucr portezuelo.jpg
Ernesto Sanz reclamó que

Ernesto Sanz reclamó que "se dejen de joder a Malargüe" y cuestionó que Mendoza no pueda generar empleo privado

El propio gobernador Rodolfo Suarez admitió que desde el Gobierno se analizan varios planes en caso de que la megaobra se caiga y, entiende Sanz, que no hay una "fortísima acción conjunta a favor de la obra".

"Acá parecería que mientras más cerca del poder estás, más inconducente son tus acciones para defender los problemas de la gente", dijo con crudeza, involucrando "a los de mi propio partido, de mi propia coalición" y comparando lo que sucede en Mendoza con lo que pasa en la Nación.

Incluso Sanz va más allá de Portezuelo. Lo que afirma el expresidente de la UCR es que lo que está en juego en estos momentos es la "dignidad provincial".

"Dejamos pasar todo, Portezuelo, la reforma constitucional, la educativa, la minería, y mañana será otra cosa. Todo, porque no abordamos los temas con firmeza", criticó con palos a la totalidad de la dirigencia política mendocina.

Lo que no entiende Sanz es cómo "la provincia de Mendoza tiene referentes de alto poder nacional pero al mismo tiempo no podemos influir en un Gobierno nacional en un laudo que no tiene argumento sólido y solo lo hará por politiquería". "Me siento sorprendido", dice.

"Debería haber un scrum de todos, de los que tienen ese peso nacional y de los que tienen peso provincial, de los empresarios, de los medios, no para luchar por una obra sino para ver de qué va a vivir Mendoza. Nos dejamos ganar la minería, el petróleo y ahora la obra pública, entonces, ¿cuál va a ser el horizonte de Mendoza?", se pregunta con firmeza.

Y sobre la falta de defensa de Portezuelo del Viento agregó: "¿Cómo puede ser que los mismos que me nombras, cuando se pensó la obra, cuando se elaboró el pliego, cuando se licitó no dijeron nada y todas las objeciones vienen ahora?".

portezuelo del viento.jpg
Sobre el pulgar hacia abajo que está recibiendo Portezuelo tanto de la dirigencia política como de empresarios, advirtió:

Sobre el pulgar hacia abajo que está recibiendo Portezuelo tanto de la dirigencia política como de empresarios, advirtió: "Espero que no tengan un interés paralelo los que opinan ahora".

Y esbozó su peligrosa teoría: "Como ahora hay fondos y esos fondos se van a ir acumulando ahora es mucho más atractivo el abrir el debate para el gasto. Y tengo miedo de que ganen los proyectos que tienen grandes beneficios para sectores privados y que se instalan en el Norte de Mendoza. Espero que no tengan un interés paralelo los que opinan ahora".

"¿Cómo es posible que Mendoza no pueda generar empleo privado?", se pregunta Ernesto Sanz

La mirada del dirigente radical se centró también en una fuerte crítica respecto de la producción de empleo en la provincia. Para ello recurrió a una comparación con tiempos anteriores: "Me preocupa que los gremios estatales empiecen a ganar fuerza, no porque defiendan a sus afiliados, sino porque cuando eso pasa, cuando tienen más peso que los gremios privados, estamos complicado. Esto ya lo vivimos". Y explicó: "Eso significa que los privados, alimentación, minería, aserraderos, comercio, petróleo han perdido la batalla. Estamos volviendo por ese camino y eso es malo", dijo.

"Se publicaron informes que aseguran que Mendoza es una de las provincias que menos empleo privado creó. El dato revela que tenemos los recursos naturales y humanos para no estar en ese ránking pero no los explotamos. ¿Por qué no miramos a Malargüe que podría darle de comer a todos los mendocinos? Es muy chocante", advirtió.

"¿Cómo es posible que Mendoza no pueda generar empleo privado? Mendocinos a las cosas porque sino se nos va pasando el tiempo", opinó Sanz en una charla a fondo y muy cruda.

"Lo grave", dice, "es que cuando nos demos cuenta de que tenemos que abrir esas actividades, ya no van a hacer falta", lamentó.

La minería, Vaca Muerta, el rol de YPF en Mendoza y "la tozudez ambiental"

"Leés las noticias de Chile y con el cobre está bancando su economía. Esa lengua de cobre, la misma que le permite a los chilenos tener 21 mil millones de inversiones está de este lado, inexplotada. Lo mismo pasa con Vaca muerta", comparó Ernesto Sanz.

"Estoy muy enojado también con el rol de YPF en Mendoza", dijo. "Todas las miradas se posan en la Vaca muerta de Neuquén y resulta que llega hasta El Sosneado. Estamos en un corset de tozudez ideológica con el tema del medio ambiente. ¿Por qué no defienden los derechos ambientales en otros departamentos y liberan a Malargüe donde hay 20 proyectos que no afectan el agua y la gente está de acuerdo?", e insistió: "No jodamos a Malargüe".

Mineria en Mendoza 1

E incluso comparó lo que sucede en Mendoza con lo que pasa en algunas provincias del Norte del país, como Jujuy que, junto a San Juan, están en lo más alto del ránking de generación de empleo privado: "En Jujuy hay un programa fotovoltaico espectacular y acá no podemos poner en marcha ninguna de las licitaciones que Emesa ganó en la época de Macri. ¿Cómo puede ser que eso pase?", se preguntó.

"Hemos sido 'YPF-dependientes' y quizás lo sigamos haciendo", dice Sanz pero entonces, "¿podemos bancar que pongan toda la plata en Neuquén y que acá solo inviertan en la refinería?".

"Pongan la plata en la exploración y explotación, no la pongan toda en Vaca Muerta, pónganla en Mendoza", dijo ya elevando el tono. "Me revela que sigan pasando los años y sigan diciendo que van a invertir en Mendoza y solo invierten en la refinería. La verdad es que toda la plata va a Vaca Muerta", agregó con firmeza.

La interna de Juntos por el Cambio

Sobre su rol entre las sombras, Ernesto Sanz reconoció que está "activo" pero que dice "cosas que a la dirigencia no le gustan y no quiero incomodar a nadie. Estoy tratando de ayudar a mi Juntos por el Cambio".

"Ahora, lo que estoy viendo, una cosa es lograr el equilibrio teórico y otra cosa es administrarlo. Están peleando para ver dónde se juntan para discutir el acuerdo del Fondo (y no en el acuerdo en sí). Eso es no saber administrar el equilibrio para hacer cosas conducentes", dice y "mete en la bolsa" tanto al oficialismo como a la oposición pero, suma, "cuando digo estas cosas, algunos amigos se me enojan".

Uno de los principales problemas de Juntos por el Cambio para Sanz es que "no hay ningún jefe".

"El Viti Fayad decía que cuando todos mandan, nadie manda y cuando nadie manda, es un quilombo", recordó para explicar lo que cree que sucede en la alianza opositora entre el PRO, la UCR y la Coalición Cívica.

"De alguna manera, nosotros nos acostumbramos a explicarle al mundo que no era bueno tener un líder y era bueno tener un liderazgo colectivo y eso ya pasó de moda. Si lo hay, pues que lidere. Que no sea una guerra de vanidades", criticó.