La interna de Cambia Mendoza

En la Legislatura de Mendoza hay un nuevo escenario de poder: De Marchi tiene nueve bancas

El PRO nunca había tenido tantos legisladores en Mendoza. Buscan marcar la cancha con proyectos en seguridad, educación y críticas a la reforma constitucional de Suarez

El PRO desembarcó en la provincia hace poco más de una década, y nunca en su historia había logrado tanto peso en la Casa de las Leyes como el que manejará desde el año que viene. Con cinco senadores y cuatro diputados, tendrá nueve representantes en total. En el medio, juegan las intenciones de Omar De Marchi: arrebatarle el gobierno a los radicales en 2023.

“Indudablemente la UCR nos va a tener que dar más espacio y prestar más atención. Lo que venimos reclamando desde el 2015, ahora nos lo hemos ganado con mayor contundencia que otras veces y con un respaldo ciudadano visible, palpable”, avisa uno de los nombres más fuertes del PRO mendocino.

“Hoy la coalición tiene dos espacios, que son ellos y nosotros, lo demás son monobloques, o partidos con muy poca participación. A esto que hemos conseguido, sumale un intendente, dos diputados nacionales, concejales en algunas comunas, estamos cosechando trabajo”, se jactan.

Lo cierto es que el partido pasó de tener una única banca en 2015, a manejar nueve en seis años. Y no sólo mantuvo los lugares que puso en juego con las elecciones de noviembre, sino que duplicó esa cantidad. Saben que son datos contundentes y que hoy ostentan una robustez inusitada hacia el interior de Cambia Mendoza. Aunque también hay algunos puntos en contra.

Una de ellas es que no todos los legisladores se van a encolumnar tras la figura de De Marchi: Rolando Baldasso y Pablo Priore, por ejemplo, que se quedan en la Cámara Alta son dos de los observados con recelo en el bloque amarillo. Entienden que no están en total sintonía con las decisiones del lujanino y, según afirman, “aunque suelen acompañar, se sienten más cómodos en la mitad de la cancha”. Así lo graficó uno de los debutantes que hace rato camina las filas amarillas.

El pro en la legislatura_senadores.jpg

También duelen algunos municipios en los que se cedieron bancas de los concejos deliberantes. No extremadamente valiosas, pero que marcan un debilitamiento: Las Heras, San Martín y General Alvear son tres ejemplos en donde el PRO perdió piezas.

Entre los debutantes y las caras conocidas

Se suman seis legisladores nuevos. Cuatro de ellos van a la Cámara de Senadores.

Gabriel Pradines (hijo de Roberto, ex diputado nacional por el PD) milita en el PRO desde fines de 2007 –cuando era un adolescente- y es el nombre fuerte del partido en Guaymallén, donde maneja un emprendimiento gastronómico. “Suele sentarse a la mesa chica, tiene pasta, pero habrá que ver cómo se desempeña”, dijeron desde adentro.

También se suma Germán Vicchi. Es quien creó en 2014 la Fundación Pensar, el think tank que respalda gran parte del proyecto político del PRO y con el que De Marchi planea su candidatura a 2023. Dice tener una visión crítica del desempeño político en general y tiene agenda legislativa propia. Algunos de los proyectos más fuertes que presentará el bloque están bajo su brazo.

Ambos vienen a complementar a los únicos dos senadores que tenía el partido: los mencionados Baldasso y Priore, y también se suma Valentín González, un contador surgido del PRO maipucino que viene militando desde hace algunos años en el espacio.

El pro en la legislatura_diputados.jpg

En la Cámara Baja aparece la figura conocida de Enrique Thomas, quien fue diputado nacional, además de funcionario del INV durante casi 27 años y mantiene una relación de cercanía con Patricia Bullrich. “Es el único nombre que no está puesto totalmente por el Omar, sino por su relación con Patricia y con el PRO porteño”, explican. “Pero es bueno que esté. La legislatura necesitaba un representante de ese sector, sobre todo esperando a ver qué hará Bullrich de cara a las próximas elecciones”, manifestaron.

Entre las caras nuevas también está Laura “Lula” Balsells-Miró, maestra de primaria y presidenta de Pro Mujeres Mendoza desde este año. Había llegado a la Legislatura asesorando a la ex senadora Cecilia Páez -con quien sigue trabajando en el concejo de Luján- y es propulsora de los proyectos en materia educativa que presentará el partido.

Por último, se mantendrá Gustavo Cairo y se sumará la figura de Gabriel Vilche, presidente del comité partidario en San Rafael.

La agenda legislativa del PRO

“Lo de la unicameralidad es demagogia pura”, respondió uno de los senadores próximos a asumir ante la pregunta de Diario UNO. “El proyecto es bueno y tiene puntos valiosos como la autonomía para los municipios, pero que no nos vengan con el gasto de la política porque sabemos que los lugares donde hay que bajar los costos son otros. Por ejemplo, la cantidad de asesores y hasta de choferes que tenemos ahí”, apuntó.

Es uno de los puntos sensibles y el Gobierno sabe que necesitará el apoyo en pleno de su socio político si -efectivamente y como afirman tanto en público como en privado- quieren avanzar con la reforma de la Constitución. El PRO también lo sabe y por eso apunta a las terminales nerviosas del radicalismo, los detalles de la ley impulsada por Suarez. De todos, lo más resistido es la idea del recinto único.

“No nos gusta. Se pierde el concepto de la cámara revisora. Siempre hay cosas que se pasan de largo o que están mal en los proyectos y es el otro cuerpo el que corrige esos errores. No estoy diciendo que por esto no vamos a acompañar, pero sí que vamos a plantear una disidencia”. Ahora la voz es de alguien que irá a la Cámara de Diputados.

Y vuelve la RTO: a días de que la obligación se haga efectiva en Mendoza, el PRO avisa que presentará un proyecto para modificar, no la esencia de la norma, pero sí uno de los aspectos de rigor: que en vez de ser chequeos cada doce meses, los vehículos sean revisados cada tres años. Además, lo hacen con argumentos que usó la oposición en campaña: “El número de accidentes causados por autos en mal estado es bajísimo, por lo menos no molestemos a la gente tan seguido. Que sea cada tres es lo mejor”, resumieron.

Otro proyecto con el que insistirán es el que busca que la policía maneje pistolas Taser. Álvaro Martínez (hoy diputado nacional) encabezó el intento que casi logra sanción hace dos semanas, pero que se vio truncado cuando el propio gobernador Suarez dijo que no era el momento. “Especificaciones técnicas”, marcaron ese día, poniendo el énfasis en las comillas para que se notara el enojo de sus filas para con los radicales.

“Tal vez no nos supimos comunicar bien, porque hay quince unidades de esas pistolas acá en Mendoza, no es que hace falta comprar más. Con la ley nos asegurábamos, por lo menos, que se pusieran en práctica, así que sin dudas que vamos a avanzar para que se vote”, respondieron con cierto enojo.

Asoman otros dos proyectos interesantes. Uno busca una Ley de Agua, que extreme los cuidados del recurso. El otro es un observatorio normativo, una mirada de la Legislatura a su propio funcionamiento, según explicaron.

“Queremos una evaluación de las leyes que se voten de acá en más y también las anteriores, a ver si se cumplen, si funcionan. Y que se deroguen las que haya que derogar, porque hay muchas que quedaron viejas”, explicó uno de los hombres que más proyectos enunció ante la consulta de este diario. “Hay que mirar bien qué se hace, porque se legisla mucho al pedo en Argentina y, así como estamos, necesitamos un Estado más eficiente”.

Por fuera de eso, están conformes con que Suarez haya promovido la boleta única. De hecho, la Fundación Pensar hará una cena de fin de año el próximo viernes 17 donde anunciarán ideas para el 2022 y revelarán un estudio acerca de cuánto dinero se ahorraría Mendoza con el nuevo sistema.

Por último, hay dos posturas en lo educativo: unos quieren que se vuelva a tratar el borrador de reforma que proponía el gobernador y que naufragó a finales de 2020, mientras que otros dicen que “es por ahí, pero mucho más”. Es decir, apoyan, pero quieren otro texto, sobre todo apuntando a cambios en el nivel secundario y sumando más evaluaciones que revelen el estado de los aprendizajes. “Como las Pruebas Aprender”, resumen.

De Marchi candidato y dos nombres clave

En medio de todo esto, el PRO no esconde que su gran objetivo es llegar al 2023 con un sólido candidato a gobernador. A estas alturas, el nombre de ese candidato es una obviedad. Pero desata una serie de preguntas. Por ejemplo: ¿cuánto le suma a ese proyecto contar con esa cantidad de legisladores?

“Mucho. A ver, nosotros nunca dejamos de pensar como grupo, como Cambia Mendoza. Pero sabemos que hoy, como PRO, tenemos otro panorama a futuro. Omar va a empezar a caminar la provincia en cuestión de días y ya está construyendo con los actores que para él no pueden faltar en ese esquema”, dice un colaborador estrecho del lujanino.

“Hoy tenemos lo que no tuvimos nunca: territorialidad. Fijate, hay representantes en los cuatro distritos, es completamente nuevo para nosotros. Nos da otra llegada provincial, a escuchar problemas y ofrecer soluciones. Ahora depende de que podamos hacerlo valer”.

Algunos sorprendieron, porque entre los nombres propios que dicen necesitar para una tracción fuerte de cara a las urnas, el primero y el más nombrado fue Luis Petri.

“Sería para armar algo fuerte, una alianza, porque él no se sumaría al PRO. Nuestra estructura en este contexto a él le puede servir mucho. Aparte tiene buena relación con nosotros y con Patricia (Bullrich) y eso puede sumar”, analiza uno de los que pide por el esteño.

Además, agregó algo desconocido: “En 2017, el tercer lugar en diputados de Cambia, correspondía a alguien de las filas de De Marchi, pero peleamos porque fuera Luis porque sabíamos que iba a representar bien nuestras ideas. Y peleamos nosotros más que los radicales, que no estaban seguros. Fijate que en 2019 y 2021 sí nos hicimos de ese tercer lugar con el Omar y el Álvaro”, explicó. Luego, dos fuentes del radicalismo negaron rotundamente esa versión.

Claramente, el lanzamiento de Petri a la carrera por el 2023 hizo ruido entre los amarillos, que ahora lo miran de reojo –un poco con cariño y otro poco con cautela-. También saben que añora el mismo sillón que el líder de su espacio, lo cual haría muy difícil un acuerdo.

El otro nombre que surge es el de Carlos Ianizzotto. Varios son los que se quedaron esperando unas PASO en la que el PRO lo incluyera para medir fuerzas con el radicalismo, y aseguran que no deberían dejarlo afuera del próximo armado. “Igual siempre estamos en contacto”, deslizaron.

Una relación tensa

“Nunca nos invitaron a una sola reunión en Casa de Gobierno, ni siquiera al presidente del bloque. Y eso que hemos puesto la cara siempre, incluso en temas álgidos como fue lo de la minería”. La frase resume el enojo de algunos en el partido. Se quejan de no ser parte en la toma de decisiones de la provincia y aducen –con algo de autocrítica- que les hacen “lo mismo que Macri a ellos cuando gobernó Cambiemos”.

Hoy, algunos referentes del PRO dicen ser “la mitad dialoguista de Cambia Mendoza”, y se jactan de tener convocatoria con sectores y referentes que no encuentran espacio en el radicalismo.

“Es razonable que hayan crecido en número de bancas, porque ahora quisieron acordar y no jugársela en una primaria como hicieron en 2019. Justamente, que tengan cada vez más espacio en la Legislatura, demuestra que somos un frente sano y que se escucha”, dijo un histórico dirigente de la UCR.

“El tema no es el número, sino que hagan algo. Yo no les conozco ningún proyecto a los legisladores del PRO, la vedad es que no los veo muy activos, para nada”, señaló otro radical, sólo que mucho más punzante.

Serán tiempos de ver qué roles juega cada uno desde sus bancas y cuánto de ese debate pase efectivamente por la Legislatura. Mientras, el clima de ruptura siempre amenaza con volver a inundar la coalición.

Chispazos ya hay. Y eso que asumen dentro de cinco meses.

Temas relacionados: