Tensión en Salud

El Gobierno elaboró un proyecto para formar a los anestesiólogos de Mendoza en Córdoba

El Ministerio de Salud de la provnica quiere que los especialistas hagan sus residencias allá y trabajan en esa idea desde hace tiempo, pero falta una respuesta del Consejo de Acreditación Universitaria. Los residentes denuncian maltrato de sus superiores y la ley de Emergencia sepultó un principio de acuerdo. El rol del PRO en las negociaciones

Es un conflicto histórico. Va más allá de la ola de renuncias que se vivió este año y también de la ley que el Gobierno sancionó en unos pocos días de sprint legislativo. El problema con los anestesiólogos lleva mucho tiempo y amenaza con ser una complicación también hacia el futuro. Pero en medio de todo eso, hay un plan: que los próximos especialistas mendocinos no se formen en la provincia, sino en la Universidad Nacional de Córdoba. Muy pocas personas están enteradas del proyecto.

El Gobierno denuncia una actitud corporativista que pone en peligro la vida de la gente. Los profesionales dicen no dar abasto con la formación, y que los futuros profesionales no se están capacitando lo suficiente para afrontar la responsabilidad que les espera; y los residentes más jóvenes acusan a sus superiores de maltrato y de haber decidido -unilateralmente- dejarlos sin formación; relegándolos a mirar las cirugías desde los rincones del quirófano y sin poder hacer preguntas. ¿Cómo se resuelve un combo tan complejo?

Con ayuda de otras provincias, al parecer. En el gabinete de Suarez vienen comentando esta posibilidad con muy pocas personas, y lo maneja apenas un puñado de funcionarios de Salud. Es así: como no hay espacio físico ni capacidad general para que los médicos continúen formando satisfactoriamente a nuevos residentes (eso es lo que plantean desde la Asociación de Anestesiología), buscan que los especialistas locales vayan a transitar el período de capacitación a la universidad cordobesa.

► TE PUEDE INTERESAR: Netflix: las 5 películas de terror para maratonear sobre todo el fin de semana

No está claro el tiempo de duración. Para algunos deben mantenerse los cuatro años que se demoran actualmente, pero esta semana corrió la versión -azuzada por la Ley de Emergencia- de que podría achicarse ese lapso a dos o tres años. Aunque para eso deberían destrabar, inclusive, algunas disposiciones legales. Lo importantes es que en el propio Gobierno admiten estar trabajando la idea y afirman que el trámite en la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (Coneau) ya está iniciado.

ana maria nadal ley de emergencia en anestesiología.jpg
La Ley de Emergencia no destraba el conflicto de los residentes, pero habilita al Estado a formar más anestesiólogos. Resta que el Gobierno brinde -públicamente- los detalles de cómo planea avanzar en ese sentido.

La Ley de Emergencia no destraba el conflicto de los residentes, pero habilita al Estado a formar más anestesiólogos. Resta que el Gobierno brinde -públicamente- los detalles de cómo planea avanzar en ese sentido.

A este diario lo confirmaron fuentes del Poder Ejecutivo y también desde la bancada oficialista. Ese proceso a nivel nacional es necesario, porque, para avanzar, deberían habilitar a la casa de estudios mediterránea a que articule con distintas jurisdicciones. Aunque no sería el escollo más complicado, por si acaso, también hay planes "B", que simplemente consisten en apuntar a otras universidades. La UBA -que actualmente brinda un curso de especialización al que acuden afiliados a la AMA- también es un destino posible y analizado en Casa de Gobierno.

"Flaco, no estés acá. Sos un estorbo"

Lo que precede es, textualmente, la frase que asegura haber recibido un residente de primer año en el hospital Lagomaggiore. Según dijo, la profirió hace algunos meses uno de sus jefes de especialización; es decir, un anestesiólogo formado. Es el botón de muestra para una denuncia mucho más grave y concreta: que los especialistas no quieren que se agreguen más personas a la formación y por ello ejecutan un plan de "vacío" a los ingresantes de primer año.

"No podemos hacer preguntas, porque no nos responden. Nos dan vuelta la cara y, directamente, nos dirigen la palabra. Es más: los jefes les dicen a nuestros residentes superiores (de segundo y tercero) que no nos enseñen absolutamente nada, porque nosotros supuestamente sabíamos el conflicto que había, y que por eso es nuestra culpa estar ahí, por el hecho de haber rendido e ingresado igual. Hasta hemos visto chicos echados de un quirófano", fue otro de los testimonios que aportaron.

► TE PUEDE INTERESAR:La Unidad Médica Presidencial explicó la compra de mamaderas e insumos para el hijo de Alberto

Los seis nuevos aspirantes -es decir, el 100% de la cohorte 2021- confirmaron esta situación. Los anestesiólogos la desmintieron a medias. Aseguran que sólo están velando porque haya una correcta capacitación de los futuros profesionales y que, en este contexto, es imposible brindarla si siguen sumándose en un número tan elevado. No negaron la existencia de ciertas actitudes incorrectas contra quienes ingresan, pero sí afirman que llega a haber hasta cuatro estudiantes en una sala de operación y que eso limita tanto el aprendizaje como la tarea de cirujanos y especialistas recibidos.

residentes anestesiología ley de emergencia.jpg
Son seis. El número más bajo de ingresantes a la residencia de Anestesiología en los últimos años. Sin embargo, los profesionales dicen que no hay espacio personal para formarlos correctamente.

Son seis. El número más bajo de ingresantes a la residencia de Anestesiología en los últimos años. Sin embargo, los profesionales dicen que no hay espacio personal para formarlos correctamente.

Por eso la idea del Gobierno va tomando forma. Porque liberaría el cupo y permitiría que quienes no tengan espacio para formarse en Mendoza puedan hacerlo en otras provincias. Por supuesto, con aspectos en contra: como los costos en alquiler, logística, y distintos menesteres que deberían pulirse si termina de concretarse el proyecto oficial.

De cualquier modo, sobre el sistema de salud pesa un problema urgente: hay 35 personas haciendo residencias en la provincia, y todos están distribuidos en solo tres hospitales (Central, Lagomaggiore y Notti); lo cual hace atendible el reclamo por la falta de espacio. A eso se suma que la pandemia obligó a la suspensión de miles de intervenciones; y -como si fuera poco- que, durante los últimos cuatro meses, el conflicto entre el Estado y los profesionales también postergó muchas otras. Por eso, todas las partes coinciden en que a los recién ingresados les falta capacitación. Parte del Gobierno busca dárselas en otros lugares, que no necesariamente sean de Mendoza.

► TE PUEDE INTERESAR: Más jueces de Mendoza volvieron a renunciar para jubilarse y hay problemas con liquidaciones de ANSES

La ley que cayó antes de darse a conocer y el encuentro con el Pro

La ley 7.857, promulgada durante el gobierno de Celso Jaque, reza que los residentes no pueden repetir un año. Aunque hayan aprendido poco, deben transitar los cuatro reglamentarios y, de pasar los exámenes, se transforman en especialistas. Sin embargo, el Ministerio de Salud y los médicos estuvieron a punto de cerrar un convenio que obligaba a los de primer y segundo año a permanecer durante doce meses más.

Los ingresantes estaban de acuerdo. Se reunieron con funcionarios de Nadal en el quinto piso de Casa de Gobierno hace poco menos de un mes -el 26 de abril al mediodía- y hasta lo redactaron con número de expediente y todo. Sin embargo, la aceleración del conflicto y la aprobación del proyecto de Emergencia echaron por tierra esas posibilidades. El documento quedó en la nada y finalmente no se pondría en práctica. Al menos por ahora.

nadal ana maría víctor ibañez salud anestesiólogos.jpeg
Ana María Nadal (Salud) y Víctor Ibañez (Gobierno), los dos ministros que participaron de la mesa de diálogo. Gobierno y anestesiólogos se fueron conformes de la reunión.

Ana María Nadal (Salud) y Víctor Ibañez (Gobierno), los dos ministros que participaron de la mesa de diálogo. Gobierno y anestesiólogos se fueron conformes de la reunión.

Con ese estado de cosas, la mesa de diálogo que instaló el Gobierno fue deficiente para encontrar una solución al problema. Las dos horas que se dedicaron en el Salón de Acuerdos no mencionó ese conflicto puntual y por eso quedó un final abierto: no se sabe si los residentes continuarán teniendo una formación incompleta o si el Estado tomará las riendas y mejorará el estado de la capacitación. Pero el oficialismo sí se anotó un triunfo: la AMA aceptó que el Gobierno tiene total potestad de formar nuevos profesionales. Por ley, quedan al menos tres cónclaves más.

Ahora también comenzará la repatriación de los que 67 que renunciaron. Son los primeros apuntados para cubrir los espacios vacantes en el sistema. Aunque el texto aprobado en la Legislatura permite convocar a ex prestadores estatales, la prioridad será que retomen sus cargos todos los que se fueron y que vuelvan a los hospitales cuanto antes (dado que hay casi 4.000 pacientes esperando). Tras salir del encuentro con Ibañez, Nadal y compañía, la AMA tuvo su propia asamblea con todos ellos, y ahí se les dijo que tenían absoluta libertad para tomar, individualmente, la decisión de volver o no.

Y este lunes tendrán otro encuentro. El Pro los convocó a una reunión en las oficinas de la Fundación Pensar, en calle España. A las nueve de la mañana, volverán a verse con dirigentes que responden a Omar De Marchi y que ya les brindaron su apoyo en días previos a la votación. Es que los anestesiólogos han tomado un lugar clave. Son pocos y son determinantes para el sistema de salud, pero ahora también son un interlocutor constante del Gobierno en un área clave.

Habrá que ver cómo responden a esta posible salida que estudia el oficialismo: que quienes no puedan ser correctamente entrenados en Mendoza vayan a otras provincias, para volver con toda la información necesaria.

► TE PUEDE INTERESAR: El hermano de Giuliana Lucoski aseguró que Ricardo Luna volverá a verla solo si ella pide por él

Temas relacionados: