(Editado por Gustavo De Marinis) Aunque ya había formulado anteriormente declaraciones sorprendentes por sus críticas al Gobierno de la Nación, esta vez fue mayor el asombro por las declaraciones de Eduardo Duhalde quien dijo que hará todo lo posible para que Alberto Fernández no siga en la presidencia de la Nación.

"Voy a tratar por todos los medios que este Gobierno no pueda seguir porque Fernández no tiene capacidad para hacerlo", afirmó quien llegó a ocupar el máximo cargo entre 2002 y 2003.

Apenas difundidas sus declaraciones por el canal Crónica TV, las réplicas por las redes sociales no se hicieron esperar aunque en su mayoría no fueron de dirigentes políticos, sino de militantes. Más bien hubo silencio de la dirigencia sobre todo peronista. De todo tipo de calificativos le dedicaron a quien también fue vicepresidente de Carlos Menem.

Uno de los que salieron a fustigarlo fue Daniel Catalano, secretario general de ATE Capital Federal, quien lo consideró "mafioso y golpista".

https://twitter.com/DanielCatalano_/status/1401943459301363723

Duhalde intentó aclarar que buscará por "todos los medios democráticos" evitar el triunfo de la alianza gobernante en los próximos comicios y aseguró que la idea es "ganarle en las elecciones" al actual oficialismo sin "ningún intento antidemocrático o desestabilizador".

Duhalde se expresó de esta forma al anticipar que dialoga con diferentes sectores de la política para ver "cómo jugar" en las elecciones legislativas de este año, que tendrán el primer turno con las PASO el 12 de septiembre.

La idea es tratar de lograr la unidad de los argentinos. Sé que para la mayoría es una utopía La idea es tratar de lograr la unidad de los argentinos. Sé que para la mayoría es una utopía

"No sé para qué es presidente del Partido, si no se ocupa", aseguró Duhalde en declaraciones a Crónica TV, donde cuestionó el accionar de Fernández frente del Justicialismo, a quien le hizo saber por escrito que "si no se puede ocupar porque tiene mucho trabajo, que designe a otro compañero". Respecto a la vicepresidenta Cristina Kirchner dijo que ella "se cree de izquierda", por lo que consideró que "no es posible" compartir una alianza con ella.

Una vez más, el ex mandatario se vio envuelto en declaraciones polémicas, como sucedió el año pasado cuando expresó que en la Argentina no se habían terminado los intentos de golpes militares, y después se desdijo.

A principio de este año quedó en el ojo de la tormenta cuando formó parte del cuestionado listado de vacunados VIP, escándalo que provocó la renuncia del ministro de Salud, Ginés González García.

Seguir leyendo