La puja que encabeza el gobernador Rodolfo Suarez para que avance su proyecto de Reforma Constitucional se trasladó ahora al Consejo Económico Ambiental y Social (CEAS) que se creó como un órgano consultivo, para fomentar el consenso y se ha convertido en los últimos días en otro ring, en el que los golpes entre oficialistas y oposición van y vienen.

El miércoles 10 a cada uno de los 84 consejeros les llegó un mail en donde el Gobierno les consultaba qué opinaban de que se abriera en la Legislatura el debate sobre la Reforma Constitucional. Sin demoras, el primer rechazo vino de parte del PJ, luego de que la consejera que representa al partido, Patricia Fadel, considerara la consulta como "caprichosa y antidemocrática". Entre los argumentos enumeró que ni siquiera se ha definido cómo funcionará ese Consejo, que esas consultas debían debatirse en un plenario y recordó que ese órgano "no estaba hecho para atender los caprichos del gobernador de turno".

Te puede interesar...

También rechazó la consulta "individual" Alberto Sabás, representante de Protectora, quien fundamentó ese no diciendo que "en el ámbito de este Consejo; las opiniones individuales de cada uno de los miembros, deben ser parte de un organizado debate, que debe tener reglas del mismo; que no confundan las representaciones de cada uno de los miembros".

Sin embargo, y pese a esos dos reveses, en el Gobierno aseguran que en el resto de los consejeros consultados que ya han respondido al mail oficial (tienen tiempo para hacerlo hasta el jueves 18) tienen "aval" para que se abra el debate en la Casa de las Leyes.

"Acá la consulta no es si está a favor o en contra de la reforma, lo que se les consultó es si se debe abrir el debate, no hay gesto más democrático que ese, ¿desde cuándo es antidemocrático que uno consulte algo?. Ante esa consulta ya son varios los consejeros que están a favor de que se debata la reforma. Lo que pasa es que la oposición se mantiene en su postura de no debatir y buscan excusas para sostener ese no porque no. Ellos no van a la comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales (LAC) y se juntan en Tunuyán para rechazar el proyecto. Alguna vez podrían fundamentar porqué se oponen", disparó, molesto aunque quisiera disimularlo, el ministro de Gobierno, Víctor Ibañez, quien es autor del proyecto y presidente el Consejo.

Según Ibañez "no es necesario que este tipo de consultas se hagan en un plenario, no se está sometiendo una moción, es sólo una consulta", minimizó, y aseguró que en breve se les informará a los consejeros sobre la fecha del primer plenario.

La fecha clave para saber cuál fue el resultado de esa consulta del Gobierno, que se ha propuesto demostrar que a la sociedad mendocina le interesa debatir la Reforma Constitucional, será el 18 de marzo, cuando todos los consejeros hayan respondido al mail.

Si la mayoría se expresara a favor, en el oficilialismo verían una pequeña luz de avance para retomar la discusión en la Legislatura, sino fuera así, el proyecto de reforma habrá recibido una estocada más y podría quedar gravemente herido.