José Octavio Bordón es uno de los políticos argentinos con más experiencia. Haber sido gobernador de Mendoza, diputado y senador nacional, candidato a la presidencia y embajador en Chile y los Estados Unidos es sólo una parte de sus blasones. En la noche del miércoles fue el invitado especial en el programa 7D, de Canal 7, donde afirmó entre otras cosas que el gobierno nacional "es una coalición que no funciona".

"El Pilo" dejó varias definiciones jugosas en la larga entrevista que concretaron los periodistas Julian Imazio, Agustina Fiadino y Rosana Villegas. Y entre los primeros temas a abordar estuvo la dificultad de diálogo que parece reglar los vínculos políticos en el país.

"Cuando a nosotros nos tocó perder las elecciones de 1983, aquella misma noche, a las 23, me acerqué a la sede de la UCR con la poca gente que había quedado con nosotros tras conocer los resultados. Estábamos felices de todas maneras, porque se había recuperado la democracia. Por eso fuimos a hacer esa visita", recordó Bordón a modo de ejemplo.

Y añadió: "Todo el tiempo durante la administración de Alfonsín fuimos así, colaboramos en fortalecer la democracia junto al entonces gobernador radical, Felipe Llaver, y al mismo tiempo planteamos diferencias. En efecto, luego hasta logramos transformarnos en una alternativa de gobierno".

El ex gobernador José Octavio Bordón.
Bordón considera que los frentes políticos argentinos deben madurar.

Bordón considera que los frentes políticos argentinos deben madurar.

El desarrollo y las responsabilidades

Bordón -que nació en Rosario (Santa Fe) pero se afincó en pagos mendocinos hace más de medio siglo- recalcó que quizá uno de los problemas de la arena política argentina es que las coaliciones que ganan los comicios no logran adquirir volumen suficiente para convertirse en coaliciones de gobierno.

"Tenemos todo para ser un país justo y desarrollado -analizó-. Ahora es tiempo de interrogar por qué no lo hacemos, dejar de echar culpas a los demás y preguntarse qué le falta hacer a cada uno para que avancemos".

"Cuando uno prepara una coalición electoral, tiene que pensar que ganar los comicios es el primer paso, el objetivo final es gobernar", ilustró el entrevistado. Por eso, anticipó que durante los próximos dos años "la coalición opositora tiene que demostrar que a la hora de proponer, apoyar o rechazar hay una coherencia y que sus miembros se están preparando para gobernar si es que ganan las elecciones en 2023".

En cuanto al gobierno nacional, recalcó que "si los integrantes no mejoran las relaciones con la oposición, con la sociedad y con países vecinos, costará construir legitimidad para proponerse en 2023".

E incluso fue más allá: "Alberto había sido jefe de gabinete, pero nunca había encabezado una gestión, y fue designado por Cristina en una brillante maniobra. Hecha la decisión, una vez que ganaron mi deseo fue que esa coalición funcionara, pero coalición no funcionó. No digo que esto sea un desastre pero hay mala gobernanza, que es la calidad que un gobierno tiene de poder articular a su propia gestión, a la oposición y a otros sectores. Espero que logren cambiar eso".