Por ahora, en la cuarentena del Gran Mendoza, no corren peligro las reuniones familiares ni las salidas recreativas, ya que no hay intenciones de avanzar en nuevas restricciones. Eso es lo que convinieron este lunes los intendentes de la zona metropolitana con el gobernador Rodolfo Suarez. La apuesta será a mantener el aislamiento voluntario que pregona el mandatario. Sí se incrementarán controles en geriátricos y templos religiosos.

Te puede interesar: ANSES ProCreAr 2020: Cómo es el acceso al crédito para construcción de viviendas y compra de lotes

" No habrá nuevas restricciones por el momento. En la reunión de la que participó la ministra de Salud, Ana María Nadal se nos actualizó la situación del sistema sanitario y todos los intendentes acordamos mantener la medida de aislamiento voluntario porque es la forma que tenemos de convivir con el virus. La sumatoria de responsabilidades individuales nos va a permitir dar una respuesta comunitaria a la pandemia", remarcó el intendente de Ciudad, Ulpiano Suarez, en el programa Al rojo vivo de Floyd tv on line.

De la reunión que se concretó en la tarde del lunes, participaron todos los jefes comunales del Gran Mendoza, quienes atentos al notorio aumento de contagios de coronavirus en al provincia,que ya alcanzó los 958 casos positivos, pusieron especial atención en el nivel de ocupación del sistema sanitario mendocino.

Te puede interesar: Coronavirus en Mendoza: se igualó el récord de contagiados y hubo tres muertos

"La ministra nos confirmó que el sistema de terapia intensiva tiene menos ocupación que en un año normal. De las 330 camas disponibles sólo se ha ocupado el 60%, cuando en esta época solía estar ocupado un 90% por la distintas enfermedades respiratorias. Ocurre que nos hemos contagiado menos porque nos hemos cuidado y también se nota que la gente que tiene algún síntoma vinculado al virus consulta más temprano, lo que hace que no necesite cuidados intensivos",explicó Marcelino Iglesias, jefe comunal de Guaymallén.

Más controles en geriátricos y templos religiosos

En la cumbre de intendentes surgió también la preocupación de varios que habían detectado en sus comunas varias reuniones religiosas en las que no se respetaban los protocolos sanitarios, ni el nivel de ocupación que establece como máximo un tope de 30 asistentes a esas celebraciones.

"Se han dado casos de celebraciones evangélicas en lugares que no están habilitados y en donde, al finalizar el culto el pastor ha salido a saludar a todos con abrazos y besos. Eso es lo que hay que salir a controlar para evitar contagios en ese tipo de reuniones", comentaron algunos jefes comunales.

Te puede interesar: Cambio del IVA a la leche: a quién beneficia y a quién perjudica

También se mostraron preocupados por la situación de los geriátricos y el nivel de contagio que se evidenció, por ejemplo, en uno de Luján, y acordaron incrementar los controles sanitarios en eso lugares cuya población es más vulnerable a los embates del coronavirus.

Te puede interesar...