Nuevas sanciones

A multas de más de un millón de pesos se arriesgan los conductores borrachos en Mendoza

Más de $1 millón de multa, inhabilitación por más de un año y el pago de la asistencia médica es el combo que el Gobierno impulsó. Aún no entran en vigencia

Conducir bajo los efectos del alcohol tendrá consecuencias más graves en Mendoza, una vez que se publiquen las leyes que fueron sancionadas por la Legislatura provincial antes del receso de invierno.

El miércoles pasado, la Cámara de Diputados sumó la tercera norma con la aprobación de la reforma del Código Contravencional. En esa ley, que espera la publicación en el Boletín Oficial para su entrada en vigencia, se grava con multa de hasta $1.397.000 a quienes manejen con alcoholemia igual o superior a un gramo por litro de sangre.

►TE PUEDE INTERESAR: Alcohol al volante: ya detectaron más de 1.000 conductores borrachos en Mendoza este año

El combo de leyes se completa con las modificaciones en la Ley de Seguridad Vial y el pago de la asistencia médica en el sector público. En la reglamentación de esta última norma trabaja el Ministerio de Salud con intenciones de que salga antes de que termine julio.

senadores soto eisenchlas chappel vicchi cano.jpg
El Senado aprobó reformas en la Ley de Seguridad Vial.

El Senado aprobó reformas en la Ley de Seguridad Vial.

Más de 1 g/l de alcohol al volante: multas que superan los $1.300.000 y retención del auto

El último proyecto aprobado en la Legislatura establece que quien conduzca con uno o más gramos por litro de sangre será sancionado con multa desde 4.000 hasta 11.000 U.F. o arresto de hasta 120 días.

Teniendo en cuenta que la U.F. este año tiene un valor de $127, esas multas van de $508.000 a $1.397.000.

alcoholemia borrachos al volante.jpg
Uno de los controles del alcoholemia en Mendoza.

Uno de los controles del alcoholemia en Mendoza.

La norma también prevé la inhabilitación para conducir vehículos como accesoria a la multa o el arresto. Lo que cambia en este caso respecto de la ley vigentes es que se amplían los plazos y ahora irán desde 90 hasta 545 días, es decir, hasta un año y medio.

Hasta ahora, el límite de la multa era de 9.000 U.F., la inhabilitación hasta un año y el arresto hasta 30 días.

Además, según la nueva ley, el juez podrá imponer al conductor borracho la obligación de concurrir a cursos de capacitación, prevención y/o conducción responsable.

Y suma que "siempre corresponderá la retención del vehículo" que no se reintegrará a su propietario o legítimo usuario hasta que no haya cumplido con la sanción.

Conductores borrachos: más inhabilitación y cursos para reflexionar

El Senado aprobó hace dos semanas la reforma de la Ley de Seguridad Vial, que marca un endurecimiento de las sanciones para los conductores que superen el límite de alcoholemia de 0,5 g/l. Esta norma tampoco ha sido publicada en el Boletín Oficial para su entrada en vigencia.

La nueva ley plantea la incorporación de la facultad del juez para exigir, según la gravedad del caso, la asistencia del infractor a cursos de capacitación, prevención y/o conducción responsable.

Prevé además que en casos de una primera reincidencia de la infracción -conducir con más de 0,5 g/l-, la sanción de inhabilitación podrá extenderse hasta 365 días, más la posibilidad de que los jueces ordenen al conductor concurrir a dichos cursos.

Por otra parte, la reforma habilita a los municipios y a la Dirección de Seguridad Vial a obtener la certificación de calibración de los alcoholímetros utilizados en Mendoza, lo que facilitaría la presencia de ese tipo de aparatos. Para ello, podrán suscribir convenios con universidades públicas o privadas, organismos estatales o privados, organizaciones no gubernamentales y otras entidades, tanto nacionales como internacionales.

El cobro de las prestaciones de salud a los conductores borrachos espera reglamentación

El ministro de Salud Rodolfo Montero confirmó a Diario UNO que se está trabajando en el seno de su cartera en la reglamentación de la ley Nº 9.555 que se sancionó el pasado 19 de junio.

La norma faculta al ministerio al cobro o recupero de las prestaciones de salud que se hubieran realizado en los efectores del Sistema de Salud Público, en beneficio del conductor que habiendo incurrido en las prohibiciones del artículo 52 incisos 7 y 8 de la ley 9.024 (pasar el límite de alcohol permitido o conducir bajo efectos de estupefacientes), participare u ocasionare un accidente de tránsito.

La importancia de la reglamentación de esta norma para su entrada en vigencia está dada en que el ministerio debe encontrar la forma de hacer práctica la medida.

Una de las alternativas que se estudia, en caso de que el conductor ebrio no tenga obra social o prepaga y sea solvente, y no proceda al pago de su deuda hospitalaria, es proceder al embargo de sus bienes.

Pero otra de las posibilidades, especialmente en el caso de que esos conductores no tengan bienes a su nombre, podría ser que pasen a un registro de morosos que les impida hacer trámites en el Gobierno de Mendoza o incluso aquellos que requieran la habilitación de éste, como por ejemplo para sacar o renovar la licencia de conducir.

Según cálculos del Ministerio de Salud, una asistencia médica a una persona que requiera una semana de internación y alguna intervención médica en los hospitales públicos implica un gasto en promedio $15 millones.