Un hombre oriundo de Tucumán que a mediados del año pasado viajó a Mendoza y no pudo volver a su provincia por la cuarentena ahora está detenido acusado de haber cometido un abuso sexual contra dos de sus nietos entre el año pasado y junio de 2021.

La denuncia se radicó el 22 de junio pasado, cuando el caso de abuso sexual en Maipú saltó a la luz. En ese hecho la víctima fue un niño de 7 años, nieto del sospechoso de 60 años. Según la acusación fiscal, el 20 de junio el hombre -se reserva su identidad para preservar la de las víctimas- se había quedado a dormir en el domicilio de su hijo, ubicado en la localidad de Villa Seca. En horas de la madrugada y aprovechando que compartía la habitación con su nieto lo violó analmente.

Seguir leyendo

El mismo día en la tarde salió con el menor de la casa asegurando que iba a comprar a un kiosco pero en realidad lo llevó hasta un descampado ubicado en la intersección de calles Necochea y Perito Moreno. Allí le pidió que le practicara sexo oral pero el menor de edad se negó.

Tras la denuncia se destapó otra acusación que tiene como víctima a otra nieta del sospechoso. La reconstrucción apunta a que el abuso sexual en Guaymallén ocurrió a mediados de 2020 cuando el hombre tocó en sus partes íntimas a la menor de 11 años. Meses después, en mayo de 2021, estuvieron sentados en el techo de un departamento ubicado en Jesús Nazareno y le pidió a la pequeña que lo besara, pero la víctima se resistió.

carcel penal boulogne sur mer.jpg
El imputado por abuso sexual en Maipú y abuso sexual en Guaymallén está alojado en el penal de Boulogne Sur Mer.

El imputado por abuso sexual en Maipú y abuso sexual en Guaymallén está alojado en el penal de Boulogne Sur Mer.

Una semana después de la denuncia, el abuelo fue detenido e imputado por una batería de delitos entre los que se encuentran abuso sexual con acceso carnal, abuso sexual simple y los mismos delitos en grado de tentativa, todos agravados por su vínculo con las víctimas.

La fiscal de Delitos Sexuales Cecilia Bignert pidió la prisión preventiva del acusado, la cual fue otorgada por el juez Diego Flamant este miércoles. Entre las principales pruebas se encuentra una pericia del Cuerpo Médico Forense (CMF) que detectó las lesiones anales del niño de 8 años, además de los informes psicológicos del Programa Provincial de Maltrato Infantil (PPMI) que hicieron sobre los menores. Las víctimas todavía no han declarado en cámara Gesell hasta el momento, según detallaron fuentes ligadas a la causa.