Desde el momento en que murieron Ema Zapata (70), su nieta Aldana González (16) y su bisnieta Sheila Ares (10), se sospechó que el incendio en Guaymallén había sido causado en forma intencional. Esa teoría se terminó de confirmar este miércoles al ser condenado Julio Villarruel (54) a una pena de 20 años de prisión por los tres asesinatos.

A fines de junio se había confirmado que el hombre iba a enfrentar un juicio por jurados bajo la calificación de triple femicidio transversal -pena de prisión perpetua- , ya que las víctimas fatales del incendio en Guaymallén eran familiares de su expareja. Sin embargo, este martes se realizó un juicio abreviado donde admitió haber cometido el hecho y recibió un veintena de años de cárcel por incendio seguido de muerte.

Seguir leyendo

Fuentes judiciales explicaron que el cambio de calificación se debe a que Villarruel en realidad intentó agredir al actual novio de su expareja -padre de una de las niñas fallecidas- y no a las familiares de su expareja.

El pacto fue entre el abogado defensor Juan Rifo, la fiscal de Homicidios Andrea Lazo y bajo el consentimiento de la familia de las víctimas fatales que preferían resolver la situación mediante ese mecanismo y no revivir el trágico hecho en un juicio convencional, según detallaron fuentes judiciales. La sentencia fue dictada por el juez Luis Correa Llano.

ema-zapata-sheila-ares-aldana-gonzalezjpg.jpg
Las víctimas del incendio en Guaymallén.

Las víctimas del incendio en Guaymallén.

Incendio en Guaymallén

La madrugada del lunes 19 de octubre pasado sacudía al trascender la muerte de las mujeres. Ambas dormían cuando el fuego se desató en uno de los sectores. La necropsia indicó que Ema Zapata y las menores murieron asfixiadas, pese a la intervención de Bomberos y policías que les realizaron reanimación en el lugar.

Hasta allí parecía tratarse de una accidente trágico. Sin embargo, la investigación por el incendio en Guaymallén pasó a la Unidad Fiscal de Homicidios a los pocos días porque se probó que fue causado en forma intencional. Una persona abrió la única ventana que no tenía medidas de seguridad en la propiedad y prendió fuego una cortina que entró en contacto con unas bolsas de ropa.

La investigación apuntó contra Julio Villarruel tras el testimonio de la madre de Aldana González, su expareja, ya que ambos habían tenido conflictos anteriores. La acusación tomó fuerza cuando las cámaras de seguridad captaron al hombre en las inmediaciones de la propiedad incendiada minutos antes encendiendo un cigarrillo y segundos después cuando escapaba corriendo.