Policiales Jueves, 15 de noviembre de 2018

Va a juicio el acusado de violar a tres alumnas en el barrio Unimev

Tras dos años y medio, se cerró la investigación primaria contra hombre de 68 años que daba clases particulares en su domicilio junto a su esposa.

Luego de más de dos años y medio, finalizó la investigación primaria contra el hombre de 68 años acusado de abusar sexualmente a tres menores de edad que acudían a clases particulares en su domicilio ubicado en Guaymallén. La defensa buscó una calificación más benévola para el sospechoso pero una juez lo rechazó.

Este jueves se realizó la última audiencia en lo que respecta a la etapa de instrucción de los dos expedientes -ver más abajo-. La juez Érica Sánchez confirmó la elevación a juicio bajo las calificaciones que dispuso la fiscal de Delitos Sexuales Virginia Rumbo.

Jorge Elías Ramón Caligiuri está acusado por abuso sexual gravamente ultrajante y abuso sexual con acceso carnal, ambos agravados por ser encargado de la educación. El otro hecho -las víctimas son mellizas- está caratulado como abuso sexual gravemente ultrajante y corrupción de menores, también con el mismo agravante.

En la audiencia de este jueves, la última de decenas que hubo durante la investigación, la defensa reclamó quitar los delitos de acceso carnal y corrupción de menores.

En primera instancia, los abogados Edgardo Izura y Cristian Vaira Leyton alegaron que cuando se realizó el cambio de calificación penal no estaba presente la defensa técnica del sospechoso.

Más allá de este formalismo, argumentaron que no está probado el acceso carnal mediante peritajes físicos. Una de las víctimas declaró en cámara Gesell que el hombre lastimó su ano al penetrarla. Ante esto, la defensa de Ramón solicitó una pericia médica para confirmarlo pero la Fiscalía se negó dado que había transcurrido dos años desde la presunta violación.

Los abogados del imputado explicaron que no quedó probado científicamente si el sujeto accedió a la menor. Además plantearon que era poco posible que lo realizara ya que los alumnos recibían las clases particulares en un garaje de la vivienda y resulta complicado que el hombre pudiera violar a las menores sin ser descubierto por su esposa o los demás niños.

Con respecto a la corrupción de menores, aseguraron que no puede contemplar esa calificación por el sólo hecho de ser vejadas ya que, en ese sentido, la jurisprudencia marca que el abusador satisface su libidinosidad y no lo hace para corromper la actitud de las víctimas.

También esgrimieron que no se terminó una pericia psicológica del Cuerpo Médico Forense (CMF) para determinar si Ramón tiene alguna patología sexual y agregaron que los informes sobre las víctimas no arrojaron trastornos emocionales o actitudes de rechazo hacia el imputado.

De todas formas, la juez Sánchez desechó los planteos de la defensa y elevó la causa a juicio tal como lo había solicitado la fiscal Rumbo. De esta manera se cerró la etapa de instrucción y el próximo paso será realizar una audiencia preliminar al juicio oral que se desarrollará para esclarecer los casos.

Aberrante

Jorge Ramón fue denunciado en marzo de 2016, cuando los padres de mellizas de 9 años descubrieron que sus hijas habían sufrido abusos cuando tomaban clases particulares en la casa del hombre, en el barrio Unimev. Según la denuncia que radicaron los progenitores,los hechos ocurrieron durante un lapso de dos años.

Tras esta presentación judicial, dos semanas después se sumó otra víctima de 10 años quien también acudía a clases en ese lugar.

En la causa consta que en realidad la docente era la esposa de Ramón, pero este último solía ayudarla debido a la cantidad de niños y jóvenes que asistían al domicilio.

Más noticias