Avances

Un tatuaje de estrella en la cara complicó a un imputado por el crimen del fletero de Guaymallén

Marcelo Mendoza, pidió el fin de su prisión preventiva por el crimen del fletero Juan Villanueva, de 55 años. Su defensa alegó que no fue partícipe del homicidio del fletero de Guaymallén, pero varios testigos lo identificaron por su particular tatuaje

Uno de los acusados del asesinato de Juan Mauricio Villanueva, de 55 años, intentó una vez más despegarse del hecho ocurrido en abril en Guaymallén. Marcelo Mendoza pidió que se terminara la prisión preventiva que pesa sobre él, y sus abogados indicaron que no tuvo nada que ver con el homicidio. Varios testigos lo ubicaron en la escena del crimen y lo reconocieron por el tatuaje de estrella que tiene en su cara, cerca de uno de sus ojos, y el pedido fue rechazado.

Marcelo Gastón Mendoza, de 32 años, está imputado junto con Gabriel El Gordo Romero, de 37 años, por homicidio criminis causa, que prevé una pena de prisión perpetua, por el asesinato de Juan Villanueva, ocurrido en calles Gutemberg y Colón, de Guaymallén, cerca de las 21 del domingo 10 de abril, cuando dejó a su madre y a una amiga en su casa luego de ir a misa.

juan-mauricio-villanueva-4-1jpg.webp
Juan Villanueva tenía 55 años y trabajaba como fletero. Fue baleado en Guaymallén donde dos delincuentes le dispararon y le robaron su camioneta.

Juan Villanueva tenía 55 años y trabajaba como fletero. Fue baleado en Guaymallén donde dos delincuentes le dispararon y le robaron su camioneta.

El Gordo Romero es el más complicado de los dos. El crimen ocurrió delante de los ojos de la madre de la víctima, una mujer de 85 años, quien lo identificó inmediatamente como uno de los autores que atacó y mató a su hijo.

En cambio, Mendoza creyó que tendría más chances, y sus abogados defensores intentaron despegarlo del hecho, pero para el juez no fueron contundentes sus argumentos. Además, una particular característica fue identificada por varios testigos. Un tatuaje de estrella que tiene en su cara, cerca de uno de sus ojos, que fue reconocido por quienes presenciaron el momento.

► TE PUEDE INTERESAR: Crimen en Guaymallén del empresario Emilio Giménez: las coartadas de los detenidos que los podrían dejar libres

Por otro lado, en el allanamiento en la casa de Mendoza encontraron ropa de similares características a las que describieron los testigos que presenciaron el momento en que le robaron la camioneta a Villanueva. Y, como si fuera poco, Mendoza y Romero eran amigos en Facebook, y muy pocos días antes del crimen los vieron juntos.

La defensa de Mendoza solo acreditó que el día del crimen trabajó en una obra en construcción, de la que salió a las 17, y el hecho ocurrió a las 21. Durante ese período, no pudieron demostrar dónde estuvo el sospechoso.

En la audiencia realizada el jueves, con la presencia de la fiscal de Homicidios Claudia Ríos, quien investiga el caso, el juez Sebastián Sarmiento decidió que Mendoza no está en condiciones de salir en libertad, y seguirá en el penal con prisión preventiva hasta que la causa llegue a juicio y un jurado popular decida si es culpable o inocente.

El crimen del fletero de Guaymallén

Eran las 21 del domingo 10 de abril de este año, cuando Juan Villanueva, de 55 años, llevó a su madre y a una amiga hasta su casa de calle Gutembert al 2.365, a pocos metros de calle Colón. Las mujeres habían salido de misa y el las llevó en su Nissan Frontier, la camioneta que usaba para trabajar.

juan villanueva crimen en guaymallen.jpg
El hecho ocurrió en calle Gutemberg, a pocos metros de calle Colón, en Guaymallén.

El hecho ocurrió en calle Gutemberg, a pocos metros de calle Colón, en Guaymallén.

Antes de bajarse del vehículo, fueron atacados por dos delincuentes que los amenazaron a los tres con armas de fuego. De esa manera bajaron a la fuerza a las dos mujeres, pero Villanueva se resistió.

El agresor no podía con el fletero, por lo que le disparó, lo bajó de la camioneta, y los dos asaltantes se subieron. A pesar de estar herido, la víctima se colgó de la caja de la Nissan y fue arrastrado por lo menos por dos cuadras, hasta que los ladrones lo vieron.

Le dispararon de nuevo y allí Villanueva se soltó y quedó tirado en el cruce de calle Gutemberg y Los Álamos, donde fue auxiliado por los vecinos que llamaron varias veces al 911.

► TE PUEDE INTERESAR: Testigos y el pasado carcelario complicaron a los sospechosos del crimen del fletero en Guaymallén

Luego de ser asistido por una ambulancia del Servicio de Emergencias Coordinado, fue llevado al Hospital Central, donde quedó internado en grave estado. Una de los proyectiles entró y salió de su brazo derecho, pero otro que entró por su pecho había quedado alojado entre su esternón y la columna.

La salud del hombre se agravó con el correr de las horas y luego de haber sido sometido a una cirugía. El 19 de abril confirmaron que Villanueva había muerto en terapia intensiva del Central.