Un policía de 32 años que se encuentra detenido desde fines de noviembre pasado por un presunto abuso sexual en Maipú sumó una nueva complicación en su contra. Una jueza ordenó que continúe alojado en la penitenciaría mientras avanza la investigación por el hecho que habría ocurrido a la salida de una boliche.

El expediente penal que instruye la Unidad Fiscal de Delitos Sexuales tiene como único acusado al efectivo que prestaba servicios en el Centro Estratégico de Operaciones (CEO), a cargo de la vigilancia con cámaras de seguridad. Está imputado por abuso sexual con acceso carnal -de 6 a 15 años de cárcel- y hace un puñado de días una jueza dictó la prisión preventiva en su contra, por lo que continuará alojado en el complejo San Felipe.

La investigación nació en la madrugada del 27 de noviembre pasado, cuando el efectivo había salido a bailar con un grupo de amigos al boliche El Santo, ubicado en Rodeo del Medio. La denunciante, de 25 años, y el efectivo regresaron en un remis hasta la casa de este último, ubicada en la misma localidad.

► TE PUEDE INTERESAR: Liberaron a un atleta que debe ser juzgado por el abuso sexual de su hijo: "Soy una persona de bien"

Allí surgen las versiones encontradas. La joven aseguró el policía le pidió que se quedara pero ella se negó, por lo que se quedó esperando a otro amigo que la iba a buscar. En un momento se quedó dormida, probablemente motivada por el consumo excesivo de alcohol.

La víctima declaró que entreabrió los ojos y se encontró con el sujeto que la estaba abusando sexualmente. Volvió a quedarse dormida y minutos después se despertó nuevamente. Allí se encontró con el uniformado acostado al lado suyo, por lo que aprovechó para huir del lugar con el celular del acusado ya que el suyo no tenía batería.

La mujer se dirigió a una para de colectivos y llamó al 911. Un móvil policial llegó al lugar y, si bien en primera instancia negó haber sido víctima de un delito, los efectivos decidieron trasladarla a la Comisaría 49 ya que se encontraba desorientada. En esa dependencia fue entrevistada por una policía mujer y allí relató el abuso sexual que había sufrido. Minutos después llegó el acusado a la seccional y terminó detenido.

► TE PUEDE INTERESAR: La Fiscalía pidió que sigan presos los acusados por las dos muertes en geriátricos clandestinos

La investigación no encontró lesiones en las partes íntimas de la víctima, pero sí se hallaron rastros de semen en la ropa íntima de la denunciante y en la habitación del sospechoso. Además, se determinó que 7 horas después del hecho la mujer tenía casi 0,60 gramos de alcohol en sangre, lo que evidencia que al momento del contacto con el policía se encontraba con un grado de ebriedad importante por lo que difícilmente pueda haber consentido una relación sexual.

Con estos elementos, la jueza Claudia Tula dictó la prisión preventiva de uniformado pese a las objeciones que realizó el abogado defensor Diego Rozzi.

Temas relacionados: