El acusado tiene 43 años

Un cocinero de un merendero de San Martín es juzgado por abusar de una sobrina de 14 años

El sujeto de 43 años arriesga una pena de 8 a 28 años de cárcel por los presuntos vejámenes que cometió a mediados de 2020 contra la adolescente. Desde el entorno del sospechoso sostienen que todo es una mentira de la madre de la chica

Cualquier causa de abuso sexual es de por sí estremecedora. Pero aún más si se agregan componentes como un merendero infantil, un arma de fuego y que la víctima sea menor de edad. Estos son los ribetes de un expediente originado en una zona rural de San Martín que por estos días llevó a juicio a un hombre de 43 años.

Desde hace algunas jornadas, el sospechoso -se reserva su identidad para resguardar la de la víctima- comenzó a ser juzgado por el ataque que habría perpetrado contra su sobrina de 14 años. La historia comenzó en los días de confinamiento por la pandemia del coronavirus, a mediados de 2020, en la localidad de Alto Salvador. Toda la familia reside en dos viviendas colindantes donde a la vez funciona un kiosco. A pocos metros también hay un comedor social donde el sospechoso colaboraba como cocinero.

A fines de junio surgió la denuncia en su contra. La hermana de su pareja aseguró que el día 26 ingresó a la habitación de su hija de 14 años. La menor le pidió que no le toque el cuerpo, lo que llamó la atención de la madre y comenzó a indagar. "Mami, el tío abusó de mí", le reveló su hija, según la acusación judicial.

► TE PUEDE INTERESAR: ANSES: hasta cuándo se podrá inscribirse para acceder al bono de refuerzo

Los investigadores ordenaron las primeras medidas al respecto. Si bien los médicos no detectaron lesiones en las partes íntimas de la menor, los peritajes psíquicos del Cuerpo Médico Forense (CMF) revelaron que tiene un relato creíble, espontáneo y sin tendencia a la fabulación.

Con estas primeras pruebas, el fiscal departamental Gustavo Jadur ordenó un allanamiento el 7 de agosto siguiente donde se detuvo al sospechoso y se incautó rifle de aire comprimido. Un dato no menor ya que la víctima detalló que en una de las ocasiones el sujeto la amenazó "con una escopeta" para luego abusarla.

Marcelo Coria 2.jpg
El hombre acusado de abuso sexual en San Martín -se pixela su rostro para resguardar la identidad de la menor-.

El hombre acusado de abuso sexual en San Martín -se pixela su rostro para resguardar la identidad de la menor-.

La niña declaró en cámara Gesell y detalló que en dos ocasiones su tío le había mostrado sus genitales y le dijo "esto te tiene que gustar". Pero en un tercer hecho aprovechó que ambos habían quedado solos en el domicilio, le apuntó con el arma de fuego y comenzó a penetrarla. La víctima logró escapar tras gritar y morderle la mano al hombre.

El sospechoso fue imputado por dos hechos de exhibiciones obscenas y por abuso sexual con acceso carnal agravado por el uso de arma de fuego, por lo que arriesga una potencial condena de 8 a 28 años de cárcel. Desde entonces se encuentra privado de su libertad. Los psicólogos que lo examinaron no lo ayudaron mucho. Detectaron que tiene una tendencia antisocial, agresiva, sin autocrítica, con exagerados intentos de manipulación y con características psicopáticas.

La contraparte

Algunas de las mujeres que viven con el sospechoso declararon a su favor, incluida su suegra, es decir, la abuela materna de la niña. Apuntaron a que todo fue armado por la madre de la niña ya que en otras ocasiones había realizado denuncias falsas del mismo estilo y que tenían problemas intrafamiliares, incluso hasta llegar a agredir con un hacha.

El propio imputado declaró en el expediente en ese sentido: "Nunca hice una cosa así. Tampoco podría haberlo hecho porque estamos siempre juntos en la casa con mi suegra, mi mujer y mis hijos. De hecho mi suegra tiene 80 años y no se puede mover del lugar. La madre de la nena siempre ha sido de denunciar".

"Después que me han denunciado fue el cumpleaños de esta niña y a mí me invitaron, estuve y hasta me saludo con un abrazo y un beso. Quiero que se acabe esto, mi hijo me llama por teléfono llorando porque no puede salir a la calle porque le dicen que tiene un padre violín", argumentó.

La verdad quedará en manos del juez Eduardo Orozco, quien lidera el juicio y en los próximos días analizará todas las pruebas para definir si declara culpable o inocente al sujeto de 43 años.

Temas relacionados: