Policiales Viernes, 9 de junio de 2017

Tras la declaración del cura Corbacho, hay un nuevo sospechoso

Durante 10 horas el sacerdote estuvo en tribunales. Se declaró inocente y quiso probarlo con chats en Facebook. La causa sumará un séptimo acusado, un jardinero del instituto

Una jordana importante fue la del jueves en la megacausa que investiga los abusos sexuales a chicos hipoacúsicos del instituto de Luján Antonio Próvolo. El cura Horacio Corbacho (58) declaró ante la Justicia, tal como había pedido, durante unas 10 horas. Además se confirmó que el expediente tendrá un séptimo acusado: un jardinero que trabajaba en el colegio del horror.

El nuevo imputado, de nacionalidad boliviana, está en el Próvolo y lleva varios años residiendo allí.

En cámara Gesell una de las víctimas lo señaló como quien la había manoseado en una oportunidad.

Por esta declaración este hombre será imputado de abuso simple. Este paso podría ser realizado hoy mismo por el fiscal Gustavo Stroppiana, quien citaría al sindicado para notificarlo.

"Es inminente esto", explicó una fuente allegada al caso.

Más allá de la imputación que recibirá el sospechoso, se estima que no quedará detenido por el delito que se lo acusa.

Su situación quedará reflejada en una compulsa que se extraerá de la causa madre, un expediente que acumula varios cuerpos. En caso de que continúen sumándose los involucrados, se seguirán sacando compulsas.

Este será el segundo jardinero implicado en los abusos sexuales, ya que José Luis Ojeda, quien también realizaba esas tareas en el instituto, fue uno de los primeros arrestados en noviembre del año pasado y se encuentra en la cárcel.

El resto de los acusados son: los curas Nicola Corradi y Horacio Corbacho, los empleados Armando Gómez y Jorge Bordón y la monja Kumiko Kosaka. A excepción de Corradi, que está con prisión domiciliaria por su edad (tiene 82 años), el resto está alojado en penales locales.

Se defendió con Facebook

El sacerdote Corbacho declaró ayer en tribunales desde las 11 hasta pasadas las 21. Según pudo saber Diario UNO, muy poco dijo para todo el tiempo que duró la medida realizada en la Unidad Fiscal de Luján.

Cómo se esperaba, sólo respondió preguntas de su abogado, sin lugar a los interrogantes de la fiscalía y la querella. Se declaró inocente y mostró chats en Facebook con alumnos del instituto, intentando reflejar la buena relación que tenía con los niños.

Prueba contra Corbacho. La fiscalía pretende obtener una muestra del cura para cotejarlo su ADN con manchas de semen que se detectaron en la ropa de una víctima. El acusado se niega a esta medida y será la Justicia de garantías la que defina.

Más noticias