Diario Uno > Policiales > Tragedia

Tragedia en San Carlos: un conductor ebrio que acabó con la vida de dos amigas inseparables

La amiga de una de las víctimas fatales se refirió al enojo y la tristeza que hay en el pueblo luego de que un conductor ebrio matara a dos madres y a una niña

La tragedia en San Carlos ocurrida este lunes puso al pueblo del Valle de Uco bajo una tristeza mezclada con algo de enojo y descreimiento. Alrededor de las 20.30 de ayer, Gabriel Capo, a bordo de un Peugeot 206 y en total estado de ebriedad atropelló a seis personas que circulaban en bicicleta. Mató a tres: Romina Lazcano, su hija de seis años llamada Luana y Marcela Salinas, madre de dos pequeños.

Las otras personas resultaron heridas. En el medio de todo, el conductor abandonó su auto y se fugó por el interior de una finca. Minutos después lo detuvieron en su casa. Cuando se le hizo el dosaje, el resultado fue que había manejado con cuatro veces más de alcohol en sangre de lo que se permite.

Te puede interesar...

"Me enteré por un llamado que me hicieron. Eran personas sanas, buenas. Salieron con sus hijos a dar una vuelta en bici y no volvieron. Mariana iba a con sus dos criaturas y Romina con sus dos nenas. Salían a andar en bici porque las las criaturas hacían mountain bike.", explicó Laura Ponce a Radio Nihuil.

Laura era amiga de Mariana. Igual que sus familias, se la oye destrozada. Sin poder creer lo que ocurrió este lunes.

tragedia en san carlos.jpg

"Como fueron ellas podría haber sido cualquier persona. El pueblo solo quiere justicia. Es muy doloroso esto, más para las familias", explicó la joven.

"A Mariana la vi el viernes y el sábado porque ella tiene una tienda de ropa de niños. Me abrazó muy fuerte porque soy madre y me regaló una caja de bombones. Haré de cuenta que se fue de viaje y no que me la mataron", manifestó con la voz llena de dolor.

En cuanto al conductor que manejaba alcoholizado y que protagonizó la tragedia en San Carlos, lo calificó de "inconsciente total".

"No queremos fianza, ni prisiones domiciliarias. Queremos que hagan cumplir la ley como se merece", explicó y agregó: "Nos vamos a juntar entre todos a hacer justicia. Esto no puede quedar impune. Somos un pueblo chico y nos conocemos todos. Con este tema de la pandemia no podemos ni despedir a nuestras amigas", aseguró.

Laura manifestó que las dos madres, Mariana y Romina, eran muy amigas al punto de que eran madrinas de sus hijos.

"No se separaban. Andaban siempre juntas. Dejó a dos familias destrozadas de por vida. No se merece que pague una fianza y siga como si nada", adujo.