Policiales Lunes, 5 de marzo de 2018

Sobreseyeron a un acusado de los abusos en el Próvolo, pero no quedará libre

La Justicia determinó que el hombre es ininmputable debido a que padece un retraso mental. Por el momento, continuará alojado en El Sauce.

Uno de los primeros imputados que tiene la megacausa por los abusos sexuales a jóvenes hipoacúsicos en el instituto Próvolo de Luján de Cuyo quedó desligado de la causa. Así lo determinó la Justicia, ya que los peritajes arrojaron que es ininmputable. Pese a esto, no recuperará su libertad.

La juez de Garantías Patricia Alonso protagonizó una audiencia en la mañana de este lunes donde se informó a las partes que J.L.O. -se reserva su identidad por orden judicial- será sobreseído en el expediente.

El hombre de 41 años trabajaba como jardinero en el establecimiento. Además de que testigos los señalaron como partícipe de algunos abusos, sus rastros de ADN se hallaron en una prenda de ropa interior de mujer hallada tras un allanamiento en el establecimiento.

Pero los informes psiquiátricos fueron contundentes: no comprende la criminalidad de sus actos. Sucede que además de ser hipoacúsico padece un retraso mental e incluso también fue víctima de abusos sexuales por parte de curas durante su niñez.

La situación era previsible ya que el miércoles pasado la juez había ordenado el cese de la prisión preventiva. Esto no significó su libertad, ya que J.L.O. fue trasladado desde la penitenciaría al pabellón judicial Hospital Neuropsiquiátrico El Sauce. Esta medida fue apelada por su representante legal, el defensor oficial Víctor Banco.

Cuando quede firme el sobreseimiento - hay tres días para apelar pero los abogados querellantes no lo harán- el hombre tampoco volverá a las calles. De hecho, el continuará en el hospital ya que así lo determinó la magistrada como medida de seguridad para él mismo y para terceras personas.

Mientras una Cámara del Crimen defina la apelación sobre esta situación, un equipo multidisciplinario de El Sauce evaluará si reúne o no los criterios de internación, según comentaron fuentes judiciales.

En caso que finalmente definan que quede alojado en esa institución, cada dos años se volverá a revisar la situación psiquiátrica de J.L.O. para que la Justicia penal defina el camino a seguir.