Policiales Martes, 31 de julio de 2018

Seguirán presos dos hermanos acusados de un homicidio

A Franco y Antonio Mercado les dictaron la prisión preventiva por el crimen de Jorge Luis Oviedo. El ataque también dejó a un menor con muerte cerebral.

Avanza rumbo al esclarecimiento un violento suceso ocurrido hace casi dos meses en el barrio San Martín de Mendoza capital. El lunes les dictaron la prisión preventiva a dos hermanos acusados de asesinar a un joven y de dejar en gravísimo estado a un menor.

Franco Mercado (21) y su hermano Antonio (37) están detenidos desde el viernes 29 de junio, luego de que testigos presenciales declararan que fueron ellos quienes les dispararon a Facundo Tomás Moyano (17) y a Jorge Luis Oviedo (29) en calle Potrerillos de esa barriada de Capital.

El mayor de las víctimas murió camino al hospital, mientras el adolescente desde ese momento quedó en el Hospital Central con muerte cerebral, con un cuadro irreversible.

El ataque fue tan certero que ambos fueron baleados en la cabeza, por calibres 22 y 11.25. Al parecer, Moyano y Oviedo formaban parte de un grupo enemistado con los hermanos Mercado por "broncas barriales", tal como lo definió un pesquisa.

Incluso las víctimas habrían ido en busca de los acusados a bordo de una moto y fueron recibidos a balazos. Los testimonios recabados minutos después del crimen sindicaron a los dos detenidos, por lo que se ordenó su captura.

Fueron atrapados horas después del hecho en Las Heras, mientras andaban en un auto. Minutos antes les habían allanado la casa, en donde se encontraba la madre, quien prefirió no declarar pero sí deslizó que sus hijos tenían problemas con los baleados.

Además de los testigos, contra los sospechosos llegó una prueba que los complicó mucho. Un barrido electrónico sobre sus manos arrojó la presencia de restos de pólvora, indicador de que habían disparado armas de fuego recientemente.

Con varios elementos probatorios, el fiscal Gustavo Pirrello los imputó por un homicidio agravado por el uso de arma de fuego y por una tentativa del mismo delito.

Este lunes llegó la instancia de la prisión preventiva, en la cual el juez David Mangiafico avaló la investigación primaria y ordenó que los sospechosos sigan presos en la cárcel a la espera del juicio. Sus abogados habían solicitado la prisión domiciliaria.

En la audiencia fueron valoradas las declaraciones de dos testigos que indicaron que habían visto a las víctimas tiradas en el piso y a los acusados armados y escapando. Hay un tercer testimonio que hace referencia a una pelea previa entre los protagonistas, que habría sido instantes antes del ataque a disparos de aquella tarde.

Estas versiones, más el hallazgo en la escena de dos calibres de balas -coincidentes con dos personas que habrían disparado- y la pólvora encontrada en las manos de los hermanos, terminan por ponerlos en una situación comprometida y como únicos sospechosos.

Todos los protagonistas del caso son del barrio San Martín, y como hipótesis los pesquisas judiciales hablan de viejos conflictos entre ellos y roces que habrían sido permanentes hasta el violento y fatal desenlace.

Más noticias