Matías (24) y Diego Sicre (30) están acusados por homicidio simple tras la muerte, hace una semana, del recordado entrenador de vóley Carlos Amieva. El caso está en pleno avance: el miércoles se conocieron las primeras informaciones de la necropsia que se realizó sobre la víctima, que falleció tras un altercado en la vía pública. Paralelamente, se organizó una marcha para pedir justicia que tendrá lugar este jueves a las 21 en la plaza departamental de Tunuyán.

Respecto a la necropsia, se trata de datos preliminares que llegaron desde el Cuerpo Médico Forense durante una comunicación telefónica con la fiscalía y que fueron añadidos al expediente, aunque para tener certezas habrá que esperar a que los especialistas den a conocer los resultados definitivos.

Ese adelanto indica que la causa de muerte de Carlos fue "traumatismo de cráneo grave con hemorragia subdural en la región frontal bilateral, con fractura de base de cráneo". Además, el cadáver presentaba moretones en el párpado superior derecho, en la cara anterior del brazo izquierdo y en el brazo derecho.

De ahora en adelante, tanto la defensa como la fiscalía y la querella se disputarán la interpretación de esos datos y los que vendrán. Sebastián Capizzi, jefe de fiscales del Valle de Uco, ha optado por la cautela. Desde su oficina advirtieron que "todavía no pueden confirmarse con palabras oficiales las lesiones" pero que mientras tanto "se siguen tomando testimoniales".

En cambio la defensa está segura de que la necropsia la favorece. Daniel Sosa Arditi, el abogado de los detenidos -que ya pasaron al penal-, conversó con este diario y afirmó: "En la necropsia las partes pueden proponer perito, y desde que se inició el análisis la semana pasada nuestro perito de parte, Gerardo Mazziotti, nos dijo que todo indicaría que no hubo esa supuesta 'golpiza'".

Sostiene Sosa Arditi que hay una sola marca de trompada a la altura del ojo de Amieva. "Se quebró el cráneo al caer después de la piña", insiste. La semana que viene podría llegar el preinforme escrito de los forenses. El letrado avisa: "Después de eso, vamos a llamar a los médicos que intervinieron y les vamos a pedir que nos digan qué interpretan ellos que sucedió".

El caso conmocionó al Valle de Uco. En consecuencia, este jueves a las 21 se convocó a una marcha bajo la consigna "Justicia por el asesinato de Carlos Amieva". Se invita a concurrir a la plaza de Tunuyán de forma pacífica y con velas.

La noche de furia que terminó con la vida de Amieva

El sábado 15 de enero, cerca de las 23, Carlos Amieva iba junto a su pareja en su auto por calle Hipólito Yrigoyen, en Tunuyán, cuando tuvo una discusión con al menos dos hombres que circulaban en una camioneta detrás de él y lo acusaban de "ir muy despacio".

Llegado un momento, la camioneta en la que se desplazaban Matías y Diego Sicre se cruzó y encerró al coche que conducía Amieva. Este último descendió para hablar con los sujetos pero -según testigos- estos lo golpearon.

En ese punto se bifurcan las versiones, porque hay quien dice que fue una paliza pero la defensa sostiene que se trató de un solo golpe que ocasionó la caída fatal de la víctima, que dio contra el pavimento.

Luego los agresores escaparon. Amieva sufrió una grave lesión en su cráneo: lo llevaron al Hospital Scaravelli y al Hospital El Carmen, de Godoy Cruz, donde fue intervenido quirúrgicamente. Falleció poco después.

Finalmente, la Policía detuvo a los sospechosos, que fueron trasladados a la penitenciaría y aguardan el avance de la instrucción para saber qué panorama legal enfrentan.

Temas relacionados: