Cuarenta días han pasado desde aquella fatídica madrugada en que Franco Pastrán (26) recibió una puñalada en el pecho que terminó con sus 26 años de vida. Y ha pasado la misma cantidad de días de que los dos sospechosos del crimen en Godoy Cruz están privados de su libertad. Y así continuará siendo.

Si bien el motivo del asesinato todavía sigue siendo difuso, para los investigadores está más que claro que quienes se pelearon aquel día con el joven frente al centro comercial Palmares fueron Carlos Paez (33) y Cristian Gelvez (38).

Cámaras de seguridad, la declaración de un amigo de la víctima fatal que presenció el hecho de sangre, la utilización de un cajero automático por parte de los sospechosos minutos antes del crimen en Godoy Cruz son algunas de las pruebas que esgrimió la fiscal Andrea Lazo en el pedido de prisión preventiva.

La jueza Miriam Núñez le dio la derecha y ordenó que Páez y Gelvez continúen alojados en la cárcel mientras avanza la investigación en la cual arriesgan una pena de 8 a 25 años de cárcel por homicidio simple.

Crimen en Godoy Cruz

Franco Pastrán, padre de una bebé, salió con un amigo la noche del sábado 20 de marzo a un bar ubicado en ruta Panamericana, en La Puntilla. Ya en la madrugada del domingo regresaba caminando por esa calle cuando, a la altura de Palmares tuvieron un altercado con otros dos sujetos. Se produjo una riña donde Pastrán se llevó la peor parte ya te terminó apuñalado en el tórax.

Los dos sospechosos fueron atrapados en el barrio Flor de Cuyo, ubicado en las inmediaciones del lugar del crimen.

Seguir leyendo