Una investigación por un presunto intento de abuso sexual que habría ocurrido en una dependencia policial de Mendoza y que involucra a dos uniformados parecía que estaba agotada, pero la Justicia determinó que la pesquisa se continúe profundizando.

El expediente se inició el 7 de abril pasado luego de que se activara el protocolo en el seno del Cuerpo de Infantería, ubicado en calle Rodríguez de la Quinta Sección. En la noche anterior, una policía se encontraba descansando en una de las guardias ubicadas en el establecimiento. Según relató, en ese momento ingresó uno de sus superiores -de rango sargento primero- y comenzó a tocarle la pierna. La uniformada se despertó y le pidió que se retirara.

Seguir leyendo

Embed

Cuando una colega de la víctima se enteró de la situación fue que se activó el protocolo, se realizó la denuncia policial y se inició una investigación administrativa. Fuentes policiales detallaron que a ambos le retuvieron el arma reglamentaria por un tiempo, pero luego regresaron a sus labores en Infantería. La denunciante finalmente fue trasladada a cumplir funciones en el Metrotranvía.

En sede judicial se inició un expediente en la Unidad Fiscal de Delitos Sexuales bajo la calificación de abuso sexual simple en grado de tentativa. El sargento nunca estuvo imputado en la causa e incluso el fiscal que la lleva adelante decidió archivarla hace algunas semanas.

El investigador consideró que no se podía probar el delito ya que existían una seria de conversaciones de Whatsapp entre la policía y su superior que sugerían un consentimiento para una relación sexual.

Los abogados Guillermo Yornet y Luis Santamaría, que representan legalmente a la uniformada, apelaron la resolución asegurando que los chats no tienen relación con lo ocurrido esa noche del 6 de abril en la guardia de Infantería, más teniendo en cuenta que existe una situación de superioridad de poder y se debe aplicar perspectiva de género. El jueves pasado se realizó una audiencia donde la jueza María Pietrasanta le dio la derecha y ordenó que el presunto intento de abuso sexual se siga investigando.