Paola Johana Díaz tenía 29 años. El domingo por la noche fue atropellada tras un accidente en Tupungato y terminó muriendo en las últimas horas del martes. Los detalles de una pelea callejera entre amigas que terminó con un desenlace trágico.

La secuencia tuvo lugar minutos antes de las 23 del domingo, cuando un grupo de jóvenes había salido de una fiesta y se dirigía a otro evento. Venían arrastrando un conflicto desde ese primer baile ya que dos muchachas habían discutido por un hombre.

Seguir leyendo

Según reconstruyó la fiscal Eugenia Gómez en base a una decena de declaraciones testimoniales, la discusión continuó durante el trayecto por calle Liniers. El grupo de amigos iban a bordo de tres vehículos: dos autos y en el medio una camioneta Ford F-100.

Paola Díaz 2.jpg
La víctima del accidente en Tupungato tenía 29 años.

La víctima del accidente en Tupungato tenía 29 años.

En un momento, una de las chicas descendió de un VW Bento y empezó a agredir a la acompañante de la camioneta. La riña se trasladó al asfalto, mientras algunas personas intentaban separarlas. Dentro de este último grupo estaba el propio conductor de la camioneta y Paola Díaz, que iba a bordo de uno de los autos.

En medio de esa secuencia, Paola Díaz cayó al suelo y aparentemente nadie lo notó. Justo en ese momento, el conductor de la camioneta comenzó a hacer marcha atrás para salir del lugar y allí fue cuando atropelló a la víctima. La mujer sufrió un aplastamiento de tórax que terminó con su vida cerca de las 22 del martes en la terapia intensiva del Hospital Scaravelli, nosocomio donde la trasladó el propio conductor.

hospital-scaravelli-tunuyanjpg.jpg
El Scaravelli, de Tunuyán, es el hospital de cabecera del Valle de Uco.

El Scaravelli, de Tunuyán, es el hospital de cabecera del Valle de Uco.

El joven de 30 años quedó aprehendido tras el hecho y fue imputado por lesiones culposas. Sin embargo, tras el fallecimiento de la víctima el delito cambiará a homicidio culposo, que prevé de 2 a 5 años de cárcel. De todas formas, al tratarse de un delito excarcelable y no tener antecedentes, el sospechoso recuperó su libertad tras rendir una fianza de 20 mil pesos.

Quedaron descartados de plano los agravantes de darse a la fuga –en un principio existía esa versión- y de conducir alcoholizado. Fuentes ligadas a la causa detallaron que el conductor tenía un poco de alcohol en sangre pero no superó el gramo que exige el Código Penal para agravar la calificación legal por el accidente en Tupungato.

Por otro lado, ninguna de las jóvenes que participó de la pelea sufrirá algún reproche penal ya que los testimonios apuntaron a que Paola Díaz cayó sola al asfalto y no fue empujada por ninguna persona.