Policiales Viernes, 23 de diciembre de 2016

Preocupación porque volvieron a la calle casi todos los Wachos Atrevidos

A los pocos días de ser detenidos, salieron de la cárcel dos de los hermanos y la madre de la familia sindicada en robos de autos y venta de drogas en Las Heras.

Las autoridades policiales de Las Heras están preocupadas. Septiembre fue un éxito en la investigación contra la banda de los Wachos Atrevidos, una familiar investigada por presuntos vínculos con el narcotráfico y el robo y desguace de vehículos. Todos los integrantes quedaron tras las rejas luego de diversos operativos. Sin embargo, por estos días, recuperaron su libertad.

Brian Leonel Díaz (19), su hermano Luciano Pereyra Díaz (22) y la madre de ambos, Belén Díaz (42), habían caído en manos de las autoridades tras una serie de allanamientos realizados en los primeros días de septiembre, en el marco de distintas investigaciones.

En el caso del más chico, fue procesado por un robo agravado por el uso de arma de fuego. El hecho ocurrió el 23 de agosto pasado en el barrio Tamarindos II, cuando jóvenes armados intentaron robarle un vehículo a un muchacho que lo lavaba en la puerta de su casa. En ese momento salió el padre de la víctima a la puerta y abatió de un disparo a Facundo Olmedo (20).

Brian Díaz fue detenido el 9 de septiembre pero poco menos de dos meses después recuperó su libertad. Precisamente el 20 de octubre, el joven volvió a la calle por decisión de la Justicia.

Luciano Díaz fue detenido dos veces. La primera de ellas ese mismo 9 de septiembre, aunque recuperó la libertad ya que no había elementos en su contra. Sin embargo, el 16 de septiembre se realizó un nuevo operativo donde los uniformados le secuestraron un VW Vento el cual el joven solía presumir por las redes sociales. Si bien el vehículo está a su nombre, varias autopartes -llantas y faros, entre otras- eran de un vehículo similar que fue sustraído por cuatro hombres armados el 23 de abril pasado en Las Heras.

Tres días después, el joven recibió el beneficio de la prisión domiciliaria y desde entonces se encuentra detenido en su casa ubicada en la manzana 10 del barrio 26 de Enero.

Misma suerte corrió la madre de los jóvenes, Belén Díaz. Conocida en la zona como Madre Belén, había sido apresada en el operativo que la Unidad Investigativa (UID) de Las Heras realizó en el domicilio el 9 de septiembre. La mujer tenía en su poder 300 gramos de cocaína. Si bien fue procesada por la Justicia Federal y tenía una condena cumplida por estupefacientes, fue beneficiada con domiciliaria.

La preocupación de las autoridades policiales de Las Heras pasa por dos vías. Por un lado no encuentran motivos para que estén libres los sindicados tras el trabajo de investigación que se hizo para detenerlos. Por otro, el peligro de que vuelvan a recindir en los delitos, aunque se encuentran bajo la lupa de los policías y deben cumplir ciertos requisitos en la Justicia para mantener el beneficio de la prisión domiciliaria.

Los que quedaron detenidos

Dos integrantes de la familia se encuentran tras las rejas desde hace tiempo y parece que así seguirán hasta cumplir la condena. Uno es el padre de los jóvenes, Marcelo Petete Sosa, quien fue capturado con 90 kilos de marihuana en el límite con San Luis en octubre de 2015. Los sabuesos policiales creen que desde su detención, es la Madre Belén quien maneja la venta de drogas. Por otro lado, Jorge Díaz (24), el mayor de los tres hermanos, se encuentra cumpliendo una pena por un homicidio.

Más noticias