Policiales Viernes, 5 de octubre de 2018

Por el crimen de Dante Beneite quedó detenido un compañero de juego

Dos hombres se quebraron al ser indagados por el fiscal Héctor Gustavo Rosas y confesaron estar relacionados con el homicidio del comerciante. El Gordo Molina fue liberado.

El homicidio del empresario ganadero Dante Beneite, ocurrido en la villa cabecera de La Paz, al Este de Mendoza, en la madrugada del martes último, estaría prácticamente esclarecido a partir de las declaraciones de dos sospechosos que se quebraron al ser indagados por el fiscal del caso.

Es que en las últimas horas, dos conocidos de Beneite, que fueron indagados por la Policía, habrían admitido tener relación con el crimen, ya que todos estuvieran en la noche del lunes en un comedor de la villa cabecera, y al parecer habrían tenido alguna discusión.

De acuerdo a fuentes de la investigación, estas dos personas conocidas en el lugar como el Tanara y el Gordo Molina, habrían estado jugando dados por una fuerte cantidad de dinero, y al verse en desventaja se habrían molestado con Beneite, a quien horas mas tarde lo ejecutaron en la vivienda que habitaba junto al complejo de cabañas.

Los dos fueron indagados ayer por el el fiscal de Santa Rosa-La Paz, Héctor Gustavo Rosas y se habrían quebrado, aunque quedó claro que fue el Tanara el autor del crimen.

Siempre de acuerdo a trascendidos, los hombres jugaban dados por una suma de 100 mil pesos, aunque otra versión indica que Beneite le ganó al Tanara en el juego de dados, una gomería y una heladería ubicadas en la ciudad de La Paz.

Además, tiempo atrás, Beneite le había ganado al Tanara una panadería, que probablemente era la que el comerciante atendía todas las mañanas y que fue lo que despertó la sospecha sobre la suerte de Beneite, quien en la mañana del martes no la abrió y despertó la preocupación de los vecinos.

Rosas había sospechado en un primer momento del Tanara y el Gordo Molina, también conocidos en el departamento, ya que otros lugareños habían admitido que estuvieron junto a la víctima jugando cacho, en el que se utilizan dados y por fuertes sumas de dinero de por medio.

Abatido por haber perdido los dos comercios, una vez concluido el juego, el Tanara esperó la madrugada y se trasladó acompañado por el Gordo Molina hasta el domicilio de Beneite, quien ya estaba durmiendo.

Aparentemente alertado por los ruidos, Beneite habría reaccionado, y al reconocer al Tanara, éste le efectuó los cuatro disparos que dieron en el pecho del comerciante, terminando con su vida. Por esto, el fiscal Rosas ordenó su detención y lo acusó de ser el autor del homicidio, mientras que el Gordo Molina quedó liberado, aunque seguirá ligado a la investigación.

Más noticias