Policiales Domingo, 30 de septiembre de 2018

Policías defienden al compañero juzgado por la muerte de Lucas Carrazco

En las últimas audiencias del debate declararon colegas del imputado, Diego Guzmán. Buscan demostrar su inocencia en el caso de homicidio.

De a poco ingresa en la recta final el segundo juicio por la muerte de Lucas Carrazco (22), el hincha de Independiente Rivadavia que perdió la vida tras salir de la cancha. El acusado es un policía de Infantería, y en las últimas audiencias sus compañeros lo defendieron.

El auxiliar Diego Guzmán (28) es el imputado que tiene la causa, por el delito de homicidio culposo en concurso real con incumplimiento de los deberes de funcionario público. El segundo debate del caso lleva un par de semanas desde que arrancó, y gran cantidad de testigos han pasado frente al tribunal conformado por los jueces Mauricio Juan, Laura Guajardo y Eduardo Martearena.

En primer turno dieron testimonio los propuestos por la querella, sobre todo amigos del joven que fueron con él a la cancha aquel 14 de marzo de 2014. En las jornadas de jueves y viernes les tocó a varios policías que trabajaron con el acusado en aquel operativo, marcado por los disturbios y enfrentamientos de hinchas con la fuerza.

Los uniformados que declararon, en términos generales, coincidieron en decir que en el momento en el que se produjeron los conflictos sobre un callejón cercano al estadio, ellos ya se habían quedado sin municiones para disparar y tratar de persuadir a los revoltosos.

Lucas Lecour y Sergio Salinas, abogados de la familia de Carrazco, encontraron contradicciones en las testimoniales y buscarán que queden evidenciadas durante el proceso judicial.

Una prueba importante sobre este punto será cuando en la sala se escuchen las grabaciones del CEO (Centro Estratégico de Operaciones), ya que si los policías se habían quedado sin municiones cómo dicen, debieron haberlo reportado, según indica el protocolo.

La defensa de Guzmán apunta a probar que a Carrazco lo hirieron en la cabeza con otro objeto contundente, y no con una cápsula que sale despedida de los gases lacrimógenos que usan los efectivos tal como quedó reflejado en el expediente. En un primer momento se dijo que a la víctima le pegaron con una botella de vidrio, pero luego esta hipótesis fue perdiendo fuerza.

La semana que viene se retoma el juicio con más declaraciones, entre ellas la de un médico del hospital Lagomaggiore que atendió al joven luego de que fue agredido y que en su primer informe detallaba una herida de arma de fuego. Después de una ronda más de testimoniales, será el momento de los alegatos.

El 14 de marzo de 2014 Lucas había ido a la cancha de Independiente Rivadavia para presenciar el partido con Instituto de Córdoba, que finalmente no se jugó por un corte de luz. A la salida algunos hinchas se enfrentaron con policías y allí el muchacho resultó herido. Dos días después murió por una hemorragia cerebral.

Guiándose con la declaración de testigos que aseguraban que la víctima había sido agredida por uniformados, el fiscal Daniel Carniello comenzó a investigar el proceder de los efectivos.

La acusación recayó sobre Guzmán, que fue imputado y siempre se mantuvo en libertad. En 2016 se realizó el primer juicio, que quedó trunco tras haberse suspendido algunas audiencias.