Policiales Lunes, 13 de agosto de 2018

Policía en la mira por hacer un falso allanamiento y llevarse un vehículo

Ocurrió este domingo en Maipú. El efectivo y dos civiles fueron capturados. Habrían intentado recuperar un auto que vendieron pero cobraron con cheques sin fondos.

Problemas en la compra-venta de un vehículo, un allanamiento ilegal, un policía y dos civiles detenidos. Todos estos elementos se están investigando en una causa que se inició en las primeras horas del domingo tras un llamativo hecho ocurrido en Maipú.

La historia tuvo su punto de partida minutos antes de las 11 en la localidad de Fray Luis Beltrán. Más precisamente en una casa ubicada en el barrio Juanita, donde vive un hombre de 32 años junto a su madre, su hermana y cuñado. En ese horario, los moradores escucharon que golpeaban la puerta y un hombre pedía hablar con el individuo.

La misma víctima relató lo ocurrido: "Cuando me estaba levantando para atender escuché un golpe y que las personas ingresaban a mi casa. Empezaron a decir '¡dame las llaves del auto!'. Después patearon la puerta de mi dormitorio y era un hombre vestido de policía. Me empezó a apuntar con un arma y tenía otra en su cintura. Me insultaba y me pedía las llaves del auto".

El hombre comentó que, debido a las amenazas y golpes que recibieron algunos de sus familiares, accedió a lo solicitado. "Me decían que era una orden de allanamiento pero no me mostraban ningún papel", agregó.

En ese momento lo llevaron hasta el vehículo, un Peugeot 407 color negro que había comprado el 28 de junio pasado -ver más abajo-, y se encontró con otras dos personas uniformadas -una con traje militar- y dos más de civil. "Me pidieron los papeles y se llevaron el auto. En el interior tenía 30 mil pesos en la guantera y 25 mil en una cartera", narró.

Inmediatamente alertó al 911 por lo que se realizó un operativo cerrojo en la zona. A los pocos minutos, el rodado sustraído fue recuperado en ruta 60 y Urquiza. Lo conducía Leandro Roldán (34), quien fue aprehendido.

En tanto que en la misma ruta pero en el cruce con Maza detuvieron un auto Peugeot 408 color blanco, ya que la víctima había señalado que los delincuentes también escapaban en un rodado de esas características. Estaba ocupado por Diego Grimalta (38) y Heber Santo Alaniz (37), un policía auxiliar de la Distrital de Seguridad Uno que recién había salido de guardia. Estaba uniformado y tenía su pistola 9 milímetros reglamentaria y otra arma similar con su documentación correspondiente. El otro individuo también portaba una pistola.

Los tres individuos quedaron alojados en la Comisaría y a disposición del fiscal de Robos y Hurtos Gustavo Fhelmann, quien pidió una prórroga hasta este martes para definir su situación judicial.

Independientemente de esta causa, desde la Inspección General de Seguridad (IGS) iniciaron un expediente contra el efectivo policial y se solicitó que sea pasado a pasiva, es decir, cobrará la mitad de su sueldo y no podrá ejercer su cargo mientras avanza la investigación. En las próximas horas le tomarán declaración, ya sea citándolo si recupera su libertad o en una dependencia judicial si el fiscal dispone que continúe detenido.

¿Falsa compra?

En el expediente de Fhelmann todavía no han declarado los sospechosos, pero extraoficialmente trascendió que el problema sería entre la víctima y Roldán. La esposa de este último le vendió el auto en cuestión a fines de junio, el cual fue pagado con cheques. Lo cierto es que cuando Roldán y su pareja fueron a cobrarlos, se encontraron que no podían sacar el dinero.

Al ser consultado, el comprador detalló que esto ocurrió porque el 4 de agosto le robaron su documentación personal entre las cuales tenía su chequear -aseguró tener constancia de la denuncia de robo-. "Es por esto que el banco canceló todos los cheques pero no me había notificado que pasaba esto. Ya pregunté y me dijeron que los pagos van a entrar en los próximos días. Mi intención es pagar el vehículo, pero lo que me hicieron el domingo es un robo a mano armada", dijo.

"Hay otros medios para arreglar esta clase de trámites. No podría estar contando esto si me hubieran pegado un tiro", concluyó.

Más alla de esta situación, que en caso extremo deberá definirse en el fuero civil, fuentes judiciales destacaron que en caso de que compruebe el falso allanamiento que realizaron los individuos su situación será complicada.

Más noticias