Policiales Martes, 21 de agosto de 2018

Piden que sea condenado un hombre con antecedentes de violencia y femicidio

Se trata de Gustavo Calderón, quien en 2009 ahorcó con un cable a su pareja frente a sus dos hijos de 2 y 3 años. Hoy es juzgado nuevamente por el presunto abuso sexual de una hija mayor.

La familia de Fernanda Toledo, asesinada por su pareja delante de sus dos pequeños hijos en 2009, le pide a la Justicia que Gustavo Calderón (autor del asesinato) no quede en libertad, debido a que ahora es juzgado por presuntos abusos sexuales a una de sus hijas biológicas. Convocaron a una manifestación el miércoles a las 11 frente a la Legislatura.

Calderón fue condenado a 10 años en el 2011 por asesinar a su pareja frente a sus dos hijos de 2 y 3 años, en su casa de Godoy Cruz.

Luego de recibir la libertad condicional en 2017, se fue a vivir a la casa de una hija que tuvo con una pareja anterior a Fernanda Toledo.

A los tres meses, la joven de poco más de 20 años, pidió ayuda a su madre por miedo a que la matara a ella y a sus tres hijos.

En ese momento, la víctima, quien estaba golpeada en varias partes de su cuerpo, dijo que hacía dos meses que era abusada sexualmente por su padre.

Pero después se retractó. Dijo que era una relación consentida y que estaba enamorada de él.

En el debate, que ya llegó a la etapa de alegatos, la fiscal Mónica Fernández Poblet pidió al tribunal la pena de 15 años de cárcel para Gustavo Calderón, mientras que el defensor solicitó la absolución. Ahora falta que los jueces indiquen la fecha en la que darán a conocer la condena.

La familia de Fernanda Toledo

Rodrigo, hermano de la mujer que fue estrangulada con un cable frente a sus pequeños hijos, dijo a este portal: "Estamos muy preocupados y llamamos a la solidaridad de toda la sociedad a juntarnos mañana a las 11 en la Legislatura para pedir apoyo político de todos los bloques legislativos y encargarle al juez Martearena que por favor nos indique la fecha de cuándo va a dar su sentencia y que se arrime a la justicia que está faltando en Mendoza últimamente".

Hoy, los hijos de Fernanda Toledo tienen 11 y 12 años. "Ellos están muy bien, pero claro que no entienden muchas veces por qué no pueden ir solos a la escuela, por qué no pueden ir al club, por qué tienen que esconderse, por qué tienen que estar dentro de la casa y eso es durísimo. Si la Justicia libera a una persona que fue femicida, que violó y que además hay pruebas de que sigue amenazando por teléfono y por escrito que va a violar y matar a sus propios hijos, me parece que tenemos una Justicia miope que necesita que la sociedad le ayude a viralizar estas situaciones para que no se vuelvan a repetir".

El más grande de los chicos recuerda esa noche de julio de 2009: "Él fue el que salió de la casa, tenía 3 años. Vio, participó de todo lo que pasó ahí, cómo fue el estrangulamiento con un cable".

"Esa es la situación que tuvo que vivir mi sobrino y con la que nosotros nos encontramos, por eso nos parece muy aberrante si este juez considera dejarlo en libertad y hacernos pasar una vida de infierno a estas tres familias que estamos padeciendo a este señor", agregó Rodrigo Toledo.

¿Quién es Gustavo Calderón?Su prontuario es extenso y macabro. Lo que se conoce es a partir de la década del '90 cuando estaba en pareja con una mujer con quien tuvo 3 hijos. La mujer fue víctima de manipulaciones, maltratos y severos golpes, hasta que la relación se terminó.

Tiempo después Calderón estuvo en pareja con Fernanda Toledo. Vivieron varios años juntos en una casa del barrio La Gloria, en Godoy Cruz, y tuvieron dos hijos.

En julio de 2009, el hombre usó el cable de un velador para estrangular a la mujer delante de sus propios hijos, a quienes mantuvo a su lado mientras cometía el crimen.

Su hijo más grande, de solo 3 años, logró salir de la casa y pedir ayuda a los vecinos. Una vez que se conoció la muerte de Fernanda, quien tenía 30 años, el hombre dijo que se había suicidado, pero todas las pericias y pruebas indicaron lo contrario.

En el 2011 todavía no existía el agravante de femicidio, por lo que fue condenado en un juicio abreviado a 10 años por homicidio simple. Esto generó repudio de parte de la familia de Toledo debido a que recibió una pena baja, siendo que el homicidio simple prevé penas que van de 8 a 20 años.

Mientras estuvo en la cárcel formó pareja con otra mujer, con quien tuvo dos hijos más, y quien ahora, según trascendidos, vive bajo las constantes amenazas de Calderón, quien la llama y le escribe desde su celda del penal de Cacheuta, Almafuerte.

Los años pasaron, hasta que a principios del 2017 los hermanos de Fernanda se cruzaron con el asesino en la calle, dos años antes de terminar la condena.

Calderón recibió la libertad condicional porque para la Justicia el hombre tenía buena conducta, los informes estaban bien e indicaban que se encontraba en condiciones de solicitar los beneficios correspondientes para reinsertarse en la sociedad.

"Lo encontramos en la calle. Insultó a mi hermana que fue una de las primeras que lo encontró. Después me encontró a mí, agachó la cabeza y se fue, porque él sabe a quién amedrentar y a quién no", contó Rodrigo Toledo.

"Estamos muy sorprendidos que la Justicia no pueda frenar este tipo de situaciones y que encima corramos riesgo de tenerlo en las calles para que siga hostigando hasta a sus propios hijos, porque hay amenazas por escrito donde promete que va a violar y matar a sus propios hijos. Eso lo tiene la justicia, está en sus manos, por eso no entendemos cómo el Doctor Martearena no encuentra la información suficiente como para poder determinar justicia para que estas familias dejen de sufrir la situación que estamos viviendo".