Policiales Miércoles, 29 de agosto de 2018

Otro suculento robo a una estación de servicio de Las Heras

En menos de 1 año la misma YPF fue asaltada 3 veces. En estos hechos se llevaron $1 millón. Todos los casos fueron un lunes, para hacerse de la recaudación del fin de semana.

Otra vez la misma estación de servicio, otra vez un lunes. En menos de un año una YPF de Las Heras ha sido el blanco de delincuentes en tres oportunidades, y en todos los casos se han llevado suculentos botines. Los malvivientes siempre eligieron el comienzo de semana para dar los golpes, ya que van en busca de la recaudación que queda del fin de semana.

La estación de servicio de Doctor Moreno y Roca, en Las Heras, sufrió un nuevo hecho de inseguridad este lunes, alrededor de las 3. Según declaró la víctima, un bombista que se encontraba trabajando en ese momento, un par de sujetos llegaron en un vehículo blanco y le pidieron cargar combustible. Sin embargo, el pedido era parte del plan de los ladrones.

El trabajador tomó el surtidor y echó la nafta. Una vez que terminó le pagaron, pero se vio obligado a buscar el vuelto del dinero en una oficina. Cuando iba llegando a ese sector, lo agarraron por la espalda y lo dejaron inmovilizado. A partir de allí, lo obligaron a ingresar adonde estaba la caja fuerte.

La víctima fue atada con precintos y los delincuentes tomaron el dinero que estaba guardado. Con el objetivo cumplido escaparon, pero antes dejaron encerrado al hombre en el baño.

Una vez que logró liberarse, el bombista le avisó a su jefe, el dueño de la estación, lo que había sucedido. Horas después el propietario se trasladó a la Oficina Fiscal 5, donde le detalló a las autoridades que el monto robado ronda los 400.000 pesos.

En la fiscalía se espera la declaración del hombre que fue asaltado, para que trate de aportar características físicas de los malhechores. Por el momento se sabe que llegaron en un vehículo blanco, que podría ser un Toyota Corolla. El atraco es investigado por la fiscal de Robos y Hurtos Florencia Díaz Peralta, que ordenó revisar las cámaras de seguridad apostadas en la zona para busca más detalles.

Otro lunes de robo y disparos

Minutos después de las 5 del lunes 27 de noviembre del año pasado, la misma estación era atendida por un empleado que fue sorprendido por dos ladrones armados que salieron detrás de unos autos.

Sin mucho que hacer, el hombre de 37 años atinó a darles lo que tenía en la billetera, pero los delincuentes iban por más. Así se lo hicieron saber cuando uno de ellos le disparó muy cerca y el balazo rebotó en el capot del rodado del empleado, que aterrado les entregó los $300.000 que había en una oficina, fruto de la recaudación de todo el fin de semana. Con el tentador botín, los agresores huyeron corriendo.

Plan, seguimiento y asalto

El 11 de septiembre del 2017, también un lunes, trabajadores de esta estación fueron asaltados, aunque no en el mismo lugar. La secuencia comenzó por la mañana, cuando un hombre retiró la recaudación de la sucursal de Roca y Doctor Moreno. Al parecer su conducta para depositarla en un banco de Mendoza capital era siempre la misma y esto fue advertido por un datero que se puso en contacto con los delincuentes.

Minutos después de que esta persona -el encargado del local- saliera de la estación y tras hacer algunos kilómetros para llegar a la entidad bancaria, se encontró en Tiburcio Benegas y Laprida, plena Sexta Sección, con dos individuos vestidos como obreros que le hicieron señas para que se detuviera. Hasta habían colocado un par de conos para simular que hacían arreglos.

El encargado y otro muchacho que iba con él no sospecharon lo que pasaría. Es que a metros estaba la obra del Procrear y pensaron que la presencia de esos obreros respondía tareas relacionadas con los departamentos que se estaban construyendo.

Los sujetos en cuestión se acercaron hasta el Peugeot 308 de las víctimas y luego de un breve diálogo,se estacionó detrás otro vehículo. De allí bajaron dos hombres armados que rápidamente los apuntaron con armas.

Hubo resistencia al asalto y fueron golpeados, hasta que les sacaron dos cajas donde se guardaba el dinero, unos 420.000 pesos. Con la plata ya en su poder los cuatro delincuentes escaparon a toda velocidad y hasta levantaron los conos que habían puesto en la calle para no dejar evidencias.

Las víctimas, totalmente desesperadas, llamaron al 911 y esperaron a la policía para explicarle lo sucedido. El encargado de la estación debió ser trasladado al hospital Lagomaggiore, ya que lo golpearon duramente.

Más noticias