En dos hechos sangrientos ocurridos en la madrugada de este domingo en el Gran Mendoza, dos hombres resultaron heridos en riña con arma blanca, mientras que uno de los agresores fue detenido y el otro se dio a la fuga.

La inseguridad en Mendoza a veces toma caminos "cinematográficos", y parodiando el título de la película oriental La casa de las dagas voladoras, los partes policiales de la madrugada de este domingo podrían resumirse en la Madrugada de los cuchillos voladores, por la coincidencia de dos hechos violentos donde hubo peleas con heridos a puñaladas.

Pelea familiar en Godoy Cruz

Cronológicamente, el primer incidente de este domingo se produjo en las primeras horas, cuando cerca de la una de la mañana el personal de la Comisaría N° 50 de Godoy Cruz tomó conocimiento del ingreso de un herido con arma blanca al hospital Lencinas, donde llegó trasladado por sus vecinos. Se trató de un hombre de 35 años, identificado como M. J. B. R., con una profunda herida en el tórax.

► TE PUEDE INTERESAR: Le tajeó la pileta y después lo mató a puñaladas

La víctima de este ataque producido por una riña intrafamiliar fue derivado al hospital Lagomaggiore, donde fue diagnosticado con herida corto-punzante costado izquierdo del tórax, y por ello lo intervinieron quirúrgicamente y quedó internado luego en sala común para su recuperación.

El hombre de 35 años resultó herido de un cuchillazo luego de discutir con la pareja de su madre, identificado como M. A., en un domicilio de calle Pismanta al 1400, de Godoy Cruz. El agresor quedó detenido e imputado en una causa.

inseguridad en mendoza movil policia guaymallen.jpg
Imagen ilustrativa. Una madrugada de puras riñas y peleas con armas blancas se dieron en el Gran Mendoza

Imagen ilustrativa. Una madrugada de puras riñas y peleas con armas blancas se dieron en el Gran Mendoza

Fiesta con fin casi trágico en Las Heras

Cerca de las 4.30 de este domingo, una fiesta que se realizaba en el barrio Santa Teresita, de Las Heras, casi tiene un desenlace mortal.

En el festejo de un cumpleaños de 15 se produjo un descontrol, y la buena intención del joven A. F. F. F., de 18 años, casi le cuesta la vida.

En una riña que se produjo dentro de la celebración, al ver que unos amigos se peleaban, quiso separarlos, pero en la acción recibió una puñalada en el pecho.

Fue trasladado al Hospital Carrillo y diagnosticado con herida de arma blanca en zona precordial izquierda, estaba consciente pero grave por lo que fue derivado al Hospital Lagomaggiore donde se lo ingresó al quirófano para ser intervenido, y quedó en esta delicado.