La investigación por el crimen de Micaela Reina (11) sumó un nuevo capítulo penal difícil de explicar. El crimen en Guaymallén ha tenido dos teorías investigativas durante estos casi 15 años: primero contra su padre biológico y luego contra su padrastro y su madre. Hace unos meses la Corte ordenó que estos últimos sean juzgados, pero en los últimos días también ratificó la condena contra el progenitor de la niña, sosteniendo así las dos hipótesis sobre el mismo caso.

La defensa de Alejandro Prádenas, el padre de Micaela Reina, había presentado un recurso para que la Suprema Corte de Justicia revise la condena en su contra a 15 años de cárcel por abandono de personas seguido de muerte. Los abogados Ariel Civit y Gabriela Massad plantearon que las pruebas son insuficientes pero, principalmente, que la misma Corte ha ordenado un nuevo juicio contra Marta Reina y Ramón Duarte, es decir, sostienen una teoría del caso contrapuesta.

Esta última línea investigativa tiene pruebas importantes: un ADN de Duarte que se halló en la ropa que tenía puesto el cadáver, la propia confesión del padrastro sobre los abusos contra la niña, el testimonio de una prima de Marta Reina quien aseguró que a la mujer "se le fue de las manos lo de prostituir a Micaela" y además varias contradicciones en sus distintas declaraciones que ha prestado la madre de la menor.

Micaela Reina fue violada, asesinaday abandonada en un bodegón.
Micaela Reina, víctima del crimen en Guaymallén.

Micaela Reina, víctima del crimen en Guaymallén.

Teniendo en cuenta que en octubre del año pasado la misma Corte ordenó realizar un nuevo juicio contra Duarte y Reina -en el primer debate fueron absueltos-, existía cierta expectativa de Alejandro Prádenas para recuperar su libertad. Sin embargo, el jueves pasado recibió un nuevo cachetazo judicial: los ministros Teresa Day, Dalmiro Garay y Julio Gómez confirmaron la condena en su contra.

Los magistrados argumentaron que "la eventual responsabilidad de Reina y Duarte no es suficiente, al menos en este estadio procesal, para revocar la condena a Alejandro Prádenas". Entre líneas lo que expresaron es que esperan una condena contra la madre y el padrastro para así poder analizar nuevamente la situación del padre biológico de Micaela Reina.

Los miembros de la Corte también explicaron que Alejandro Prádenas está condenado por un delito que habría ocurrido con anterioridad a la violación y muerte de la niña, por lo que ambas teorías "son compatibles entre sí".

Se espera que la defensa del hombre acuda a la Corte nacional insistiendo con su absolución. Mientras tanto, la Justicia provincial aún no le pone fecha al tercer juicio que se realizará por el crimen en Guaymallén.

Marta Reina y Ramón Duarte, acusados por la muerte de Micaela Reina (11)
Marta Reina y Ramón Duarte, los otros sospechosos por el crimen en Guaymallén.

Marta Reina y Ramón Duarte, los otros sospechosos por el crimen en Guaymallén.

Crimen en Guaymallén

El 17 de mayo de 2007 encontraron el cadáver de Micaela Reina en un piletón de una bodega abandonada en calle Sarmiento. Los forenses determinaron que la pequeña de 11 años murió asfixiada y, además, había sido abusada sexualmente.

Su madre, Marta Reina, encabezó los pedidos de Justicia por el crimen en Guaymallén que se replicaron en distintos medios. Su discurso fue claro: apuntó contra su expareja y padre de la víctima, Alejandro Prádenas.

La investigación estuvo plagada de contradicciones, pero así y todo el hombre llegó a juicio en 2009, imputado por privación de la libertad agravada. Fue condenado a 6 años de prisión, pero como estaba libre siguió en las calles ya que el fallo no quedó firme: fue apelado por sus abogados.

Un año después, la Suprema Corte de Justicia le dio un cachetazo. Agravó su pena a 15 años de cárcel por abandono de personas seguido de muerte. Prádenas debía caer detenido, pero escapó y quedó prófugo

Mientras las autoridades trataban de dar con su paradero, el entonces fiscal especial Santiago Garay comenzó una pesquisa con otra línea totalmente distinta. Apuntó contra Marta Reina y Osvaldo Ramón Duarte, con quien supo estar casada.

Pese a que parecía haber pruebas científicas, los jueces Gabriela Urciuolo, Agustín Chacón y María Alejandra Mauricio terminaron absolviendo a ambos en 2014.

En abril de 2017, el padre biológico de Micaela fue capturado en la Quinta Sección de Ciudad y actualmente se encuentra en el penal, cumpliendo una pena que todavía no está firme.