Un roce con la Justicia. Uno de los tantos que tiene. Nuevamente, el exboxeador Carlos Metralleta Pérez está tras las rejas. En la tarde del miércoles fue encontrado con droga en su poder y, si bien no era mucha cantidad, quedó complicado porque violó la prisión domiciliaria.

Minutos después de las 18, a los policías del Este provincial les sorprendió cuando vieron a Metralleta Pérez circulando en un Ford Ka. Manejaba por calle Pringles y La Colonia, en el departamento de Junín, su tierra natal.

Te puede interesar...

Pero no les llamó la atención no sólo por ser una personalidad pública –fue un reconocido boxeador pero también estuvo implicado en uno de los crímenes más impunes de la historia mendocina-, sino porque era vox populi que estaba con arresto domiciliario.

Tras detenerlo, los efectivos realizaron una requisa y encontraron dos envoltorios de cocaína, por lo que fue trasladado a la Unidad Penitenciaria 32, ubicada en Tribunales Federales. Ahora la Justicia Federal definirá si pierde el beneficio de la domiciliaria.

La defensa, a cargo del abogado Juan Rifo, analizará presentar algún escrito al respecto en busca de evitar que sea trasladado al penal federal de Cacheuta.

Metralleta Pérez tiene a su favor que la droga que le encontraron no llegó a ser ni 2 gramos, por lo que puede ser considerada para consumo personal –es un delito igual pero con una pena muy leve-. Por otro lado, trascendió que su argumento es que había violado la domiciliara para llevarle medicamentos a su hijo.

Largos antecedentes

El exboxeador fue detenido en Junín el 2 de marzo pasado, tras una denuncia donde afirmaban que vendía droga en su verdulería ubicada en calle Corvalán y Ruta 60 de Junín. En el allanamiento, las autoridades encontraron 13 envoltorios de cocaína, una balanza y 74 mil pesos, aproximadamente. Su hijo también fue detenido.

El 30 de abril, Metralleta Pérez consiguió el beneficio de la prisión domiciliaria por cuestiones de salud: tiene poca movilidad en sus brazos debido a un disparo que recibió hace unos años y a que sufre Parkinson.

Más allá de esta causa, su identidad se hizo conocida cuando fue acusado por el crimen de José Luis Bolognezi, el joven golpeado y asfixiado en un descampado de San Martín el 14 de septiembre de 2002. Una investigación irregular y dos juicios polémicos terminaron con la absolución de los dos sospechosos: Metralleta Pérez y Abdo Girala –hijo de un importante empresario-.

El expediente prescribió en 2014 y el asesinato de Kote Bolognezi quedó impune.