Pero no por el COVID-19

El exboxeador Metralleta Pérez, acusado de narco, consiguió la domiciliaria

Por UNO

Carlos Metralleta Pérez fue atrapado con drogas en su domicilio de Junín hace casi dos meses. El exboxeador está una vez más bajo la lupa de la Justicia, pero este jueves consiguió un beneficio para salir del penal.

Te puede interesar: Día del trabajador: cómo funcionarán este viernes 1 de mayo los comercios y los supermercados

El hombre, conocido por ser juzgado en el crimen de Jose Luis Bolognezi -ver más abajo-, fue capturado el 2 de marzo pasado en una propiedad donde funciona una verdulería y donde vive, en calle Corvalán y Ruta 60.

Los policías de Lucha contra el Narcotráfico habían notado movimientos similares al narcomenudeo en el lugar. Y por esto decidieron realizar un allanamiento que arrojó resultados positivos.

En el lugar se encontraron 13 envoltorios de cocaína, una balanza y casi $74 mil que serían procedente de la venta de estupefacientes. Su hijo, Enzo Pérez, también fue detenido en el lugar.

 Embed      

Ambos fueron imputados por el delito de comercio de estupefacientes, aunque el joven recuperó su libertad y su progenitor quedó tras las rejas.

Esa fue su situación hasta este jueves, cuando el abogado Juan Rifo presentó un pedido de prisión domiciliaria. Argumentó que Metralleta está casi inmóvil en sus extremidades superiores: tiene un brazo atrofiado debido a un disparo que recibió hace años y el otro en una situación similar debido a Parkinson. Es decir, sus dolencias no tiene ninguna relación con la situación de pandemia del coronavirus.

El juez Walter Bento hizo lugar al pedido de la defensa y otorgó el beneficio domiciliario al exboxeador.

Impunidad

El 14 de septiembre de 2002 José Luis Bolognezi fue encontrado sin vida -había sido golpeado y asfixiado- en un descampado ubicado en San Martín.

Metralleta Pérez y Abdo Girala - hijo de un importante empresario- fueron acusados y juzgados en 2004. En un debate totalmente irregular, terminaron absueltos. Pero el juicio fue declarado nulo por la Suprema Corte de Justicia.

En 2013 se realizó otro juicio pero nuevamente terminaron sobreseidos. La causa prescribió un año después y el caso terminó impune.