Un detenido de 20 años, e imputado por un homicidio en Las Heras, quedará sobreseído de la causa debido a que los investigadores entendieron que el crimen ocurrió dentro del contexto de legítima defensa, cuando desde una moto le dispararon al menos 9 veces y él respondió de la misma manera y mató de un tiro al conductor. A su vez, otro joven fue acusado por tratar de matarlo.

Se trata del crimen de Tomás Patón, ocurrido en la noche del 10 de abril pasado en el interior del barrio 20 de Julio, en Las Heras. El joven de 18 años murió después de recibir un disparo que entró por uno de sus ojos y salió por la nuca.

Seguir leyendo

Cuatro días más tarde, personal de Homicidios hizo un allanamiento en calles Delgado y Villanueva, de Tunuyán, donde capturaron a Lucas Rojo, de 20 años, quien había sido señalado por testigos como quien disparó y mató a Patón.

La investigación llevada adelante por el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello, determinó que Rojo estaba en una esquina la noche del crimen, cuando Patón llegó en una moto acompañado de otro joven llamado Lucas, quien, según reconstruyeron los pesquisas, sacó un arma de fuego y tiró al menos nueve veces contra Rojo.

Este, en defensa, también sacó un arma con la que disparó y mató a Patón mientras manejaba la moto. Debido a esto, consideraron que Rojo actuó en legítima defensa y por eso el fiscal pidió su sobreseimiento.

Por otro lado, se comenzó un nuevo expediente en el cual Lucas, el amigo de Tomás Patón, quedó detenido e imputado por homicidio simple en grado de tentativa agravado por el uso de arma de fuego por dispararle a Rojo.