A medida que avanza la investigación penal se complica cada día un poco más la situación de un kinesiólogo acusado de abuso sexual. El hombre de 40 años, que trabajó en varios clubes mendocinos, está sospechado de vejar a un futbolista de 16 años hace cuatro meses aproximadamente.

La denuncia se radicó el 23 de abril pasado, cuando un adolescente de 16 años no quiso volver a asistir al consultorio particular del sospechoso, ubicado a cuadras de la plaza departamental de Maipú. Según declaró su madre en el expediente, el joven futbolista confesó que el kinesiólogo le había practicado sexo oral el día anterior.

Seguir leyendo

La fiscal de Delitos Sexuales Cecilia Bignert comenzó con las primeras medidas investigativas. Por un lado, declararon los familiares de la víctima que ratificaron los dichos del menor.

También se realizaron los primeros abordajes a la víctima por parte del Equipo Técnico Interdisciplinario (ETI), el Programa Provincial de Maltrato Infantil (PPMI) y el Equipo de Abordaje de Abuso Sexual (Edeaas). En esas instancias, el adolescente se dio cuenta de que en otras sesiones de el kinesiólogo lo había masturbado bajo la excusa de que eran masaje para tratar una pubalgia -una lesión muscular en la zona inguinal-.

Martín Tieppo 2.jpg
El sospechoso trabajó en Huracán Las Heras.

El sospechoso trabajó en Huracán Las Heras.

El 12 de julio, el profesional de la Salud fue detenido e imputado por abuso sexual con acceso carnal y abuso sexual simple en indeterminada cantidad de hechos -se cree que ocurrieron entre el 30 de marzo pasado y el 22 de abril-. Arriesga una potencial condena de 6 a 19 años de cárcel.

El kinesiólogo acusado de abuso -se reserva su identidad por pedido judicial- quedó alojado en la PenitenciarÍa y este martes el juez Diego Flamant le dictó la prisión preventiva, pese a que su defensa solicitó la libertad o la prisión domiciliaria argumentando que padece hipertensión y diabetes.

El magistrado contempló que el hombre ofreció su casa para el arresto, pero en el lugar viven sus hijos que son adolescentes. Además restan pruebas de vital importancia por producir, como por ejemplo el examen psicológico y la declaración en cámara Gesell del joven de 16 años.

Trascendió que el kinesiólogo acusado de abuso solía trabajar con futbolistas ya que, por ejemplo, se desempeñó en clubes como Maipú, Huracán Las Heras y Gutiérrez, según informaron fuentes ligadas a la causa.