Policiales Miércoles, 29 de agosto de 2018

Los condenaron por violar a una menor bajo la excusa de un exorcismo

Un hombre y una mujer recibieron 6 y 4 años de prisión en un juicio abreviado. La madre de la víctima, acusada de ser entregadora, irá a debate. Los hechos ocurrieron en Lavalle.

Tal como se había pactado la semana pasada, un falso curandero y su pareja fueron condenados a prisión por abusar sexualmente a una adolescente de 14 años en Lavalle, a quien su madre habría entregado para "exorcizarla".

Este martes se consumó el juicio abreviado que fue presidido por la juez Graciela Urciuolo. Hugo Antonio Gómez Ruiz y Miriam Estela Bustos admitieron haber cometido los hechos y fueron condenados por abuso sexual gravemente ultrajante en calidad de autor y partícipe primaria, respectivamente.

Así lo habían acordado el 21 de agosto pasado la defensora oficial de los imputados, Silvina González, y la fiscal de Delitos Sexuales Cecilia Bignert. Ahora, ambos continuarán tras las rejas hasta cumplir la condena.

De esta forma el caso queda casi totalmente esclarecido. Sólo resta resolver la situación judicial de la progenitora de la víctima, quien es tía de Bustos y sería la persona que entregó a la adolescente al abusador bajo la excusa de que había que exorcizarla. Su situación es más compleja ya que a la calificación se le suma el agravante del vínculo, por lo que arriesga un mínimo de 8 años de prisión.

La mujer -se reserva su identidad para no develar la de la menor- no quiso admitir los hechos y resolver el proceso en un juicio abreviado. Ahora su futuro se dirimirá en un debate oral pero con otro juez, ya que Urciuolo no puede intervenir por haber resuelto la situación de los otros dos imputados. Hasta el momento no hay fecha para que comience el juicio.

El caso

A mediados de diciembre de 2016, los hermanos de la víctima se acercaron hasta la Oficina Fiscal 7 de Lavalle para radicar la denuncia. La adolescente de 14 años le había confesado los hechos luego de que quisieran aconsejarla en sus inicios sexuales.

La investigación reconstruyó que la madre de la víctima decía que estaba poseída y había que exorcizarla. Para esto la llevaba al supuesto manosanta, quien es esposo de su sobrina.

Gómez Ruiz aprovechó esa situación para abusar sexualmente al menos en tres ocasiones a la menor. No sólo se trataba de tocamientos, sino que la víctima detalló que también hubo acceso carnal, aunque esto no quedó probado con el informe médico -las heridas genitales pueden haber cicatrizado porque los hechos eran de tiempo atrás-.

El hombre fue detenido a mediados de mayo de 2017. Un mes después, cayeron las mujeres que serían sus cómplices. En agosto de ese año, la Justicia de Garantías les dicto la prisión preventiva y desde entonces se encuentran tras las rejas.