Policiales Martes, 21 de agosto de 2018

Falso curandero acusado de violar a una menor admitirá su culpa

El hombre decidió realizar un juicio abreviado y recibirá 6 años de cárcel. Su esposa, sospechosa de ser cómplice, será condenada a 4 años. Ocurrió en Lavalle a mediados de 2016 y la víctima tenía 14 años.

Es cuestión de formalismos para que un falso curandero y su concubina sean condenados por el abuso sexual que sufrió una menor de 14 años en Lavalle a mediados de 2016. La madre de la víctima, sospechada de haberla entregado, no quiso declararse culpable y prefirió resolver su situación en un juicio oral.

En la mañana de este martes se iba a realizar el juicio abreviado que resolvería la situación de Hugo Antonio Gómez Ruiz y su pareja Miriam Estela Bustos. La defensora oficial que los representa, Silvina González, y la fiscal del debate, Cecilia Bignert, pactaron que ambos admitan su autoría en los hechos y sean condenados a 6 y 4 años de prisión, respectivamente.

Pese a esto, la audiencia ante la juez Graciela Urciuolo, quien deber avalar el trato, no se pudo concretar ya que no se hicieron presentes la asesora de menores y al representante legal de la víctima, por lo que será cuestión de esperar hasta la reprogramación para confirmar el juicio abreviado.

Se trata de tres hechos de abuso sexual gravamente ultrajante en los cuáles Gómez está sindicado como autor y Bustos como partícipe primaria. En tanto que la madre de la víctima -se reserva su identidad para no develar la de la adolescente abusada-, a través de su abogado particular, decidió no admitir su autoría en los hechos y ser juzgada en debate.

Esta mujer, quien es tía de Bustos, puede recibir un mínimo de 8 años de prisión ya que además de estar imputada como partícipe primaria de los delitos tiene el agravante del vínculo con la víctima.

El caso

La investigación se inició en la Oficina Fiscal 7 de Lavalle a mediados de diciembre de 2016. La víctima tiene 14 años y confesó los hechos a los cuales era sometida cuando sus hermanos intentaron aconsejarla sobre sus primeras relaciones sexuales.

La pesquisa sostiene que la madre de la adolescente decía que había que exorcizarla y la llevaba a un supuesto manosanta, esposo de su sobrina . En lugar de llevar adelante los ritos curanderos, el hombre la habría manoseado en reiteradas ocasiones. La víctima detalló que también hubo acceso carnal, aunque esto no quedó probado con el informe médico -las heridas pueden haber cicatrizado-.

La causa avanzó a paso firme y el principal sospechoso fue detenido a mediados de mayo de 2017. Un mes después, cayeron las mujeres que serían sus cómplices. En agosto de ese año, la Justicia de Garantías les dicto la prisión preventiva y desde entonces se encuentran tras las rejas a la espera de un veredicto.

Más noticias