Policiales Martes, 9 de octubre de 2018

Los condenaron por violar a un niño pero salieron libres

Un matrimonio y otro hombre fueron hallados culpables de abusar de un chico que es nieto y sobrino de los abusadores. Sin la sentencia firme siguen libres.

Una fotografía fue el puntapié inicial para que una mujer se diera cuenta de que su hijo había sido abusado en reiteradas oportunidades por su abuelo y su tío, con el consentimiento de la abuela, cuando el niño tenía entre 5 y 9 años, en la localidad de Esperanza (Santa Fe).

Aquel registro fotográfico fue encontrado en el celular del joven y sirvió para desnudar una brutal y aberrante historia intrafamiliar que terminó con Nidia Noemí Morandini (la abuela) condenada a 20 años de prisión, Víctor Hugo Baraldo (el abuelo) a 18 años y Juan Pablo Baraldo (el tío) a 16.

Luego de la sentencia, el fiscal de la causa Omar De Pedro expresó que "el fallo es ejemplar".

"Nos deja la sensación de que por fin se pudo escuchar al menor que venía sufriendo muchísimo todo esto. De alguna forma, por lo que venía diciendo la otra parte parecía que él había mentido o que era un tonto que estaba sugestionado. Todo eso quedó claro en el juicio como también quedaron claras las presiones hacia las maestras para que no vengan a declarar, hacia una psicóloga que lo estaba entrevistando para que no lo entreviste más", argumentó.

"Hay que recordar -continuó- que hasta en una audiencia uno de los imputados se dio vuelta y me hizo un gesto amenazante. El último día en el alegato final a la doctora Walker Torres se le acercó una persona a decirle que era de determinado lugar político y que tuviera cuidado con lo que iba a decir. Es una investigación que tuvo este cariz durante cuatro años e incluso se cayó un juicio".

Por otra parte, el fiscal aclaró que el "fallo no está firme", pero aseguró que no van "a bajar los brazos". Luego dijo: "Sabemos que simplemente este es el primer paso. Pero hubo tres jueces que con un fallo ejemplar de 16, 18 y 20 años nos están demostrando que creyeron todo lo que postulamos desde la fiscalía".

De Pedro explicó que en 48 horas se realizará una audiencia donde se tienen que definir cuestiones técnicas que no son menores. "Se los condenó, se los consideró culpable. De eso no hay dudas. Hoy los imputados están en libertad por cuestiones técnicas. Pero el tribunal los condenó porque son imputados de abusar durante años del menor", remarcó.

"Ahora hay una audiencia que tiene que ver con cuestiones técnicas y para eso nos estamos preparando. Pero se tiene que resolver si hasta que esto quede firme ellos van a transitar ese período en libertad o detenidos", expuso.

El dolor de la madre

Asimismo, Fernanda Baraldo, madre de la víctima, describió: "Esto es irreparable pero la justicia, aunque demoró, nos escuchó. Él está bien, contenido con su hermanito, mi marido y yo. Todavía esto no terminó porque no basta con la condena. Ellos tienen que estar adentro, no afuera".

"Esto no tiene remedio. Tuvimos que dejar nuestras vidas y poner la cara ante los hechos aberrantes. Esto no terminó y nuestras vidas aún corren peligro", afirmó.

"Tenemos que seguir", afirmó Fernanda y agregó: "Confíen en que una madre puede con todo esto a pesar que te calumnien y te destraten como mujer, se puede. O nos quedábamos encerrados o salíamos a dar batalla".

El origen

El caso tuvo su inicio a partir de la denuncia de la madre del chico. La misma fue radicada el 5 de agosto del 2014 en sede policial de Esperanza y recayó en la Unidad Fiscal que por ese entonces tenía a Clelia Trossero como titular.

Con una serie de evidencias recolectadas, Trossero ordenó la detención del abuelo del niño el 19 de agosto y tres días después, el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Sergio Carraro, dispuso la prisión preventiva. Un mes después, tras realizarse la cámara Gesell, surgió que los abusos se habían cometido con el propio consentimiento de la abuela por lo que se ordenó la detención de la misma.

Lo mismo sucedió con el tío del niño abusado. En octubre del 2015, fue imputado en tribunales y quedó en prisión preventiva por abuso sexual y coacciones agravadas por el uso de arma de fuego, ya que el mismo oficiaba como agente en una comisaría de la cabecera de Las Colonias.

Fuente: Diario Uno Santa Fe